Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$40,90
 
 
espacioliving.com

Pisos en deck de madera

Una guía básica con todas las opciones y tips de instalación y mantenimiento para rincones al aire libre

En un principio, revestir un piso con tablones de madera estaba limitado a las cubiertas de los barcos. Pero fue hace relativamente pocos años que saltaron de su hábitat inicial a otros ámbitos, en los que también despliegan sus cualidades benéficas tanto en el aspecto estético como en el estrictamente funcional. Efectivamente, son pisos ideales para áreas expuestas a las inclemencias del tiempo, donde hasta hace algunas décadas reinaban exclusivamente los cerámicos o las clásicas piedras naturales.

Posibilidades y ventajas

Los pisos de deck aportan una salida inteligente para esos lugares complicados de revestir, como las galerías, los bordes de las piletas de natación, un estar al aire libre o un solárium. Esto solamente es posible gracias a las variadas cualidades que tiene la madera: no cabe ninguna duda de que su color, calidez, textura y noble aspecto son incomparables.

Es bien sabido que la madera, al tener poca absorción del calor, es apta para zonas expuestas al sol, lo que permite caminar descalzos sobre ella, sin preocupaciones, a diferencia de ciertas piedras. También es interesante hacer notar que, al haber una pequeña separación entre las tablas, el agua nunca queda estancada en su superficie, lo que reduce el riesgo de sufrir resbalones.

Instalación

Como primera medida, hay que hacer un contrapiso. Esto es absolutamente esencial para darle el soporte necesario a la estructura, y puede realizarse de cemento y canto rodado, o de tosca y un recubrimiento plástico que evite la aparición de yuyos. En el caso que esté pensando en hacer un deck en una terraza o en un patio, proteja el piso de baldosas o cemento con una membrana asfáltica recubierta de aluminio y polietileno, para evitar que ante alguna rajadura filtre el agua.

Debajo de las tablas que usted ve, los decks tienen una estructura de soporte bastante simple. Unos pilotines de apoyo enterrados, que pueden ser de madera con cemento, o de hormigón. Luego está la estructura de soporte (debería ser de 5 x 15cm con separación no mayor de 60cm).

Transversalmente se ubican las tablas, o el deck propiamente dicho, de aproximadamente 1 pulgada (2,54cm) de grosor, con los bordes preferentemente redondeados, y separadas entre sí lo menos posible. Recuerde que esta separación sirve para permitir el escurrimiento del agua, pero no debe ser muy grande ya que pueden lastimarse los dedos al caminar descalzo o encajarse los tacos de los zapatos femeninos.

Para fijar las tablas es recomendable hacerlo con tornillos, ya que los clavos (aún los espiralados) pueden llegar a levantarse. Tenga en cuenta que los tornillos deben ser, sí o sí, de acero inoxidable o galvanizado. Existe un método novedoso que incluye PVC, enmascarando así las uniones que se hacen con los tornillos, logrando resolver el problema estético de la vista de los tornillos.

Tanto a la estructura del deck como al contrapiso, déle una ligera pendiente, así permitirá que el agua de deslice hacia fuera.

Cambios en el color

Los decks son muy atractivos pero, como en el caso de todas las cosas naturalmente bellas, hay que implementar ciertas medidas para que conserven ese encanto original. En especial, lo que más rápido se altera es su color, por lo que el mantenimiento en este aspecto es fundamental.

Muchas personas optan por no protegerlos y más bien dejar que la madera se vaya quemando con el sol para lograr un aspecto natural. El resultado es que el color del deck se irá apagando gradualmente, y virará a ese color grisáceo tan frecuente de ver en los muelles de pescadores del Delta, por ejemplo. Si ese es el efecto que busca, adelante, pero tenga presente que una vez que toma ese tono gris-plateado, la madera nunca recuperará su color original.

Mantenimiento

Toda madera expuesta a la intemperie debe protegerse con aceites, barnices o lacas especiales para superficies transitables. El efecto que logran es hacer sus fibras más flexibles e impermeabilizarlas dentro de lo posible. Es un mantenimiento mínimo, siempre dependiendo del tipo de madera, que por lo general exige solamente una o dos aplicaciones por año.

El mejor tratamiento para su deck es aplicarle sustancias (fenoles o aceites) que penetren en la madera y no que formen un película, como los barnices o las lacas que se descascaran. Los impregnantes (que penetran en los poros) suelen ser de base acuosa, lo que permite un rápido secado al evaporarse el agua de la solución. Otra ventaja que presentan es que no tienen olor y que, además, suelen contener insecticidas y fungicidas.

Pisos flotantes

A estos pisos se los denomina "flotantes" porque se colocan a unos 60cm del suelo. Las tablas de madera no pueden apoyarse directamente sobre el piso existente ya que se pudrirían por estar poco ventiladas y en contacto permanente con la humedad. Se colocan por encima de una "platea" (o base de preparación), que bien puede ser de tierra o de cemento. También es posible colocarlas sobre balcones, terrazas o patios existentes, pero siempre lo suficientemente elevadas como para que la madera pueda librarse de la humedad también por su cara inferior.

Tipos de madera

En la madera está la clave de la duración del deck. Las duras y semiduras (teca, viraró, lapacho ipe, lapacho miel, roble brasilero, laurel, pino hemlock o mara boliviana) son las que recomiendan los instaladores. Y, adivinó, también son las más caras: un deck de lapacho ipe o teca puede costar alrededor de $150 el m2. También podemos usar tablas de maderas blandas como el pino Elliotii, que, sí o sí, deben impregnarse en un líquido, llamado CCA, que contiene cromo, cobre y arsénico.

Este tratamiento las protegerá de la humedad, los insectos y los hongos. Tenga en cuenta que este tipo de madera tiende a revirarse, rajarse y a astillarse rápidamente sino está debidamente estacionada: es decir, secada en posición horizontal, apilada de tal forma que pueda pasar el aire entre las tablas hasta obtener un contenido de humedad normal. .

Asesoramiento: Patagonia y Arquisolado
LAS
+
VISTAS