Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$ 89,90
 
 
espacioliving.com
En esta terraza, al agrupar las macetas en islas se logró un efecto más verde y quedó el acceso libre para poder asomarse a la baranda.  Foto: Javier Picerno

Escenas e ideas para invitar con tragos en casa

En el mes de las reuniones y brindis, una selección de nuestras mejores producciones con propuestas para preparar un vermú y chocar las copas al atardecer.

Glamour Oriental

Géneros con algún destello de brillo, mandalas pintadas y accesorios metalizados pueden darle un tinte de Las Mil y Una Noches a la ocasión. Para aprovechar dos ambientes contiguos, bajar la luz interior y ponerla en sintonía con la de los espacios exteriores crea un recorrido armónico que une el adentro y el afuera. Iluminar el espacio entre las plantas sutilmente con velas, luces de Navidad y veladores termina de crear el clima.

Para comer con las manos, bocados en palitos de madera o un tapeo son ideales.

 
El mobiliario de esta terraza se pensó en función de su versatilidad: las reposeras estilo camastro, con colchonetas recubiertas en lona náutica, funcionan como living en ‘L’ y se reubican según la necesidad..  Foto: Javier Picerno
 
Foto: Javier Picerno

Picnic nocturno

Para crear un ambiente más distendido e informal, las claves son el piso y jugar con el color.

Una alfombra, un puff de fibras vegetales, almohadones con flecos y velas en vasitos de vidrio pueden armar un espacio de relax en cualquier terraza o balcón amplio. Lo ideal es que esté resguardado por paredes o estructuras aledañas o grupos de plantas para crear sensación de refugio.

Para los que no se animan al piso pueden funcionar puffs de lona y mesas bajas. Aprovechar las vistas del cielo desde abajo es la cuestión.

 
Foto: Santiago Ciuffo
 
Acentos de color en una terraza de Puerto Madero.  Foto: Living  / Javier Picerno

Pausa en el trópico

Las cortinas de géneros livianos en colores claros que se mecen suavemente, los grandes camastros y los parasoles de madera son típicos guiños a las vacaciones cerca del Ecuador. Para exacerbar la escena, plantas de hojas grandes, aves de papel y artesanías de madera pueden llevarnos adentro de la selva.

Si hay agua, se puede llevar la atención a ella con velas que floten dentro de fanales de vidrio.

En la mesa, imposible que falten frutas frescas y tragos con jugo. Si hay embarazadas o personas que no toman alcohol, una buena idea es servir frutas en copas de cocktail para sumarlos a los brindis con algo fresco y nutritivo.

 
Copas con frutas en un quincho con aires caribeños. 
 
Foto: Daniel Karp
 
Foto: Javier Picerno

Fogón industrial

Disco a las brasas, almohadones de arpillera, cuencos de barro. En esta escena valen los platos menos prolijos, hojas enteras en las ensaladas, vegetales quemados y embutidos sin cortar para que se sirva cada uno.

El hierro es el material estrella: en muebles, discos, pailas para bebidas y más. Lo rústico también admite detalles de materiales reciclados como las botellas cortadas con arena que sostienen velas.

 
Foto: Javier Picerno
 
Foto: Javier Picerno
 
Foto: Santiago Ciuffo

¿Qué tragos preparar para cada ocasión y cómo? Encontrá muchas ideas en el micrositio especial Temporada de Brindis.

LAS
+
VISTAS