Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$ 89,90
 
 
espacioliving.com

Básicos para Vivir bien en casa: Un poco de glamour y El perfume

Elegimos 18 conceptos que pueden ayudarnos a estar mejor en casa y consultamos a expertos y referentes de distintos saberes para que nos den su mirada al respecto. Hoy les compartimos estos dos: “Un poco de glamour”, por Celedonio Lohidoy; y “El perfume”, por Eleonora Dubini.

 
Celedonio en su hogar, y un detalle de su estudio a la derecha.  Foto: Living  / Pompi Gutnisky

Un poco de glamour

Las creaciones de joyería de Celedonio Lohidoy son tan elaboradas y espléndidas como él sencillo y accesible; tan barrocos y marcados por el claroscuro sus ambientes como él es solar. Lo que no tiene contradicciones es su infaltable magic touch.

¿Qué le puede sumar brillo a una casa para que no sólo sea la famosa “máquina de habitar”?

Elementos no convencionales. Cosas que uno se encuentra mágicamente por la vida, desde una rama tirada en la calle, un cuadro que no sabés bien por qué te gusta o un objeto intervenido de manera curiosa. No siempre el brillo lo aporta lo caro, sino más bien el ingenio, conectarse con lo que uno desea: de ahí partís.

 
Cuadros que se derriten y lámparas de techo con flores y mariposas. Así es el universo de Celedonio Lohidoy.  Foto: Living  / Pompi Gutnisky

¿Cuáles son esos elementos para vos?

Tengo un cuadro hecho por mi sobrina con cositas que encontramos en el costurero de mi abuela; no sé si es una obra de arte, pero es mágico: me remonta a otros tiempos, me emociona. Eso es lo que hace que una casa sea un hogar: las emociones que genera y disfrutar de ellas.

Algunos de esos elementos “brillantes” tienen un lugar fijo en mi casa, pero en general voy creando situaciones diferentes con los objetos de siempre. Mi modo de operar es el mismo en las áreas sociales que en las privadas, porque habito todas por igual y busco espacios que me inspiren. En ese sentido, mis cuadros me resultar irremplazables: soy muy visual y me transportan.

¿Cómo hacer que la casa se “glamifique” de noche?

La clave es pensar, observar y conectar con tu casa durante la noche. como generalmente no se hace, la estética de la noche termina siendo consecuencia de decisiones tomadas durante el día. Me fascinan las sombras que proyectan los objetos, y eso sólo lo percibo de noche. Las casas de noche sugieren y eso me gusta mucho.

 
El detalle en su máxima potencia. Donde se mire, el ojo encuentra objetos para deleitarse.  Foto: Living  / Pompi Gutnisky

¿Tenés una paleta que te identifica?

Los colores que me identifican son el negro humo, los grises, el blanco, los colores metalizados como cobre, plata y oro y sus variantes en óxido. Después, me gusta oponerles no solo colores, sino también elementos contrastantes.

Describí un living que te aburra en el acto. Y viceversa.

No siento que algo pudiera aburrirme en el acto; si un lugar no me encanta, enseguida me entretengo pensando qué podría sumarle. Lo que sí consigue divertirme instantáneamente son los espacios que me sorprenden, y las razones pueden ser muy diversas: desde la belleza de lo ultra simple hasta la irreverencia de lo no convencional y muy cargado, si está bien hecho. Lo no pretencioso me atrae mucho.

 
En su casa, Celedonio, genio y figura: elementos poco convencionales como troncos de abedul que separan el comedor del living.  Foto: Living  / Pompi Gutnisky

¿Cualés son tus básicos para vivir bien?

Tienen que ver con el bienestar verdadero: dormir bien, comer rico y lindo, tomar un rico vino, compartir. Los objetos que ayudan a que todo eso suceda son mis básicos. Un súper edredón y cazuelas de barro en invierno. Los candelabros y las flores me dan felicidad, entonces trato de que no falten. Tener un dimer para regular la intensidad de la luz y crear diferentes climas para diferentes estados. Me gusta mucho cocinar y tengo mil ollas de materiales varios que me transportan a mi niñez en el campo, donde es muy común demostrar el amor a través de las comidas y las cocinas.

celedonio.com.ar

FB:celedonio.lohidoy

@celedoniolohidoy

El perfume

Eleonora Dubini, verdadera alquimista de los aromas, tendió un puente sensible con las personas a través de esencias, cremas, velas y jabones hechos con cuidado artesanal, conciencia ecológica y espíritu artístico.

 
Eleonora Dubini, alquimista de los aromas.  Foto: Living 

¿Por qué para vos el aroma agradable es un básico para vivir bien?

Creo que el mundo está atravesando tiempos convulsionados: salir a la calle muchas veces implica exponerse a una hostilidad que se va naturalizando, por lo que cada vez es más necesario que la casa sea nuestro remanso. el celular se volvió protagonista, las casas se van despojando de los aparatos que antes creíamos vitales y esos espacios ahora están dando paso a los verdaderos básicos para vivir bien: una rica comida, un buen libro, la música que más nos guste, una obra de arte que nos inspire y el aroma que nos conecte con lo que queremos sentir.

¿Por dónde está yendo el interés de la gente en ese aspecto?

Si bien hay quien todavía se inclina por fragancias sintéticas bien penetrantes, la tendencia va marcadamente hacia lo natural en todos los aspectos de la vida. Cada vez más se eligen productos y aromas que remiten a la naturaleza, aromas que se puedan identificar por su composición simple y pura. En ese caso, la calidad es esencial, ya sea que elijas fragancias sintéticas o aceites esenciales. Un claro ejemplo se da con la lavanda: hay una diferencia abismal entre la que se usa para perfumería o productos de limpieza y el aceite esencial puro de lavanda (Lavandula angustifolia, mi especie botánica preferida).

 
"Perfumar es una forma de decorar con los sentidos".  Foto: Living 

¿Cuáles fueron tus últimos descubrimientos?

Soy aromaterapeuta certificada en Nueva York y miembro de la asociación Nacional de aromaterapia Holística (NaHa, según sus siglas en inglés). En el exterior, los productos naturales tanto para la casa como para el cuerpo están súper instalados, y en la argentina la corriente pisa cada vez más fuerte. Te puedo contar, por mi propia experiencia, que la gente está ávida de conocimiento, de ir a talleres para reemplazar productos clásicos por otros naturales. Lo que antes se subestimaba como hippie, hoy se considera evolucionado.

¿Qué pensás que hay debajo de todo eso?

Una vuelta a los orígenes, a conectarnos con nuestra verdadera esencia. De todos nuestros sentidos, el del olfato ejerce el mayor impacto emotivo. El perfume de nuestra casa sin duda puede influir en cómo nos sentimos.

 
“Si tengo que elegir mi aroma favorito, no lo dudo, es el de la leña. Cuando abro la puerta de casa y siento y oigo la leña chispear, sé que me voy a encontrar a mi marido y a mi perra Nolita al lado de la chimenea. Y esa para mí es la felicidad. Ese instante”.  Foto: Living 

¿Te gusta que tu casa tenga un perfume identificable?

Las casas deben tener vida, por eso el aroma de mi casa y de cada ambiente va variando según los momentos nuestros. Creo en las casas que reflejan a sus dueños, tanto en la decoración como en los perfumes: algunos pueden no ser mis preferidos, pero cuando siento que se identifican a la perfección con sus dueños, encuentro armonía.

¿Hay aromas que se adaptan mejor a ambientes específicos de una casa?

Creo que sí. Para el cuarto me inclinaría por un blend de los aceites esenciales más relajantes (lavanda, melisa), los que ayudan a respirar mejor (eucaliptus) y los más alegres (naranja dulce, bergamota, mandarina roja, neroli), para bajar el estrés y lograr un sueño profundo.

Para el living, donde se suelen reunir la familia y los amigos, elegiría los que fomentan el diálogo (salvia, sándalo) y los que distienden y animan (geranio, pomelo rosado, lemongrass, palmarosa). En el baño, siempre los más frescos (limón, lima, bergamota, lavanda), que además tienen propiedades antibacterianas. En la cocina, sólo hierbas frescas. En el comedor, ninguno, porque la protagonista debe ser la comida.

Y para la entrada, romero. Más allá de sus propiedades, desde la antigüedad existe la creencia de que protege en todo sentido: era una hierba sagrada en egipto y en Grecia; en la edad media se colgaba del cuello para protegerse contra la plaga; se usaba también para espantar los malos espíritus y las pesadillas; y aparece en muchas imágenes de afrodita (de ahí eso de que “donde florece el romero, la mujer manda”).

 
"Me encantan las sábanas perfumadas. Y me gusta rociar las almohadas antes de dormir todas las noches".  Foto: Living 

¿Cuál es un método sutil para perfumar las sábanas?

Me gusta rociar las almohadas antes de dormir todas las noches. El mismo blend que les conté para relajar el cuarto, se puede usar para las sábanas. Si van a hacer su propia agua de cama, sugiero que le agreguen alcohol, que tiene un efecto seco, porque si la base es sólo agua, va a dejar las sábanas y fundas húmedas.

Si prefieren poner unas gotitas de aceites esenciales directamente sobre la almohada, aconsejo que lo hagan en las puntas y no en el centro, para evitar una posible irritación en los ojos, y que elijan aceites claros, que no manchen los géneros.

¿Cuáles son los de tu infancia?

Los bizcochuelos. En casa todos los viernes se hacía un bizcochuelo porque mamá decía que siempre volvíamos con amigos del colegio. Y era verdad. No importaba lo mal que nos hubiésemos portado todos esa semana, el bizcochuelo no faltaba nunca, porque más que un premio, era el ritual del encuentro, de las risas, de compartir.

broodargentina.com

@broodargentina

Workshops: info@broodargentina.com.

LAS
+
VISTAS