Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$ 89,90
 
 
espacioliving.com

Simpleza, estética y funcionalidad en las alturas de Barcelona

Menos paredes y mucho más blanco hicieron de un viejo ático este flamante dos ambientes

Por Sol van Dorssen y Georgina Dell´Isola | Para Living

 
Sin demasiada posibilidad de ubicar bibliotecas, los antepechos de las ventanas dan apoyo a libros y deco, como la piña negra de cerámica (Sacum) y la maceta de madera (Natura). En la página opuesta, Marta Prats, encargada de esta remodelación.  Foto: Gentileza Georgina Dell Isola

.

“Nos encontramos con un piso muy pequeño dividido en tres ambientes minúsculos. Pensando en sus nuevos dueños, una pareja joven, tiramos paredes para crear espacios modernos y abiertos”. Marta Prats, interiorista, responsable de la reforma.

 
En el rincón del estar: alfombra (Lorena Canals), sofá en ‘L’ (Ikea) con almohadones estampados (H&M Home) y manta gris; puf tejido con género de hilo (todo de Zara Home) y bol negro (Armani Casa) sobre una mesa auxiliar de madera (Sacum).  Foto: Gentileza Georgina Dell Isola

Se eliminó el tabique del pasillo para abrir la cocina al living-comedor contiguo y de ese modo ganar luz natural y sensación de amplitud.

 
Sillas y mesa de madera (Ikea) con un textil de lino (Zara Home). Detrás, la alacena empotrada, que se preservó como vajillero, delimita la zona del comedor.  Foto: Gentileza Georgina Dell Isola

Se mantuvo su distribución, pero ahora está conectada al resto, también por el agregado del nuevo piso laminado. Tiene alzada con azulejos blancos trabados, mesada de madera y un elegante planteo bicolor.

 
Amoblamiento de cocina de madera, grifería, barral y utensilios (Ikea). Repasador de lino (H&M Home) y cafetera italiana (Habitat). Piso flotante sobre lámina amortiguadora.  Foto: Gentileza Georgina Dell Isola

El piso y las paredes claras, así como la transformación del cuarto contiguo en vestidor, permitieron ganar metros y claridad. Dos puertas corredizas conectan con el baño y con el estar.

 
Mesa de luz (Sacum), aplique de pared (Interiorista Marta Prats) y floreros amarillo y azul. La cama se vistió con funda de lino celeste (todo de Zara Home), pie Príncipe de Gales y almohadones en lino verde y combinados en blanco, negro y gris (todo de Calma House).  Foto: Gentileza Georgina Dell Isola

Más amplio y desplazado de su ubicación original, se transformó en una ‘L’: esa decisión permitió hacer un cómodo box de ducha. En riguroso blanco, el piso calcáreo y los apliques negros hacen eco del estilo planteado en la cocina.

 
Se incorporó un mueble de madera con una bacha de apoyo y grifería ‘Galindo by Presto’. Espejo sin marco y toalla de hilo (Materia)..  Foto: Gentileza Georgina Dell Isola
 
Azulejos biselados y mosaicos calcáreos (Vives) cambiaron radicalmente el baño..  Foto: Gentileza Georgina Dell Isola

Antes

El hall de acceso se prolongaba en un pasillo que conectaba los ambientes. La cocina, cerrada y rectangular, llegaba hasta la columna negra. .
La cocina tipo pasillo estaba prácticamente en ruinas, sin muebles, con revestimiento de azulejos y piso cerámico oscuro. .
El pasillo comunicaba con el dormitorio y éste, a su vez, daba a un cuartito que funcionaba como depósito. Estaba pintado de verde, tenía piso de baldosas rojas y un gran placard que ocupaba espacio y quitaba luminosidad..
El baño, cuadrado y reducido, estaba revestido con azulejos verdes y piso cerámico negro. La pequeña ducha estaba en un rincón. .
 

Qué se hizo

 

  • Se vincularon el pasillo de acceso, la cocina y el ambiente principal de living-comedor.
  • El baño se desplazó de su ubicación original para generar un acceso a la terraza rodeando por fuera el sector de la ducha.
  • Sendas puertas corredizas comunican el cuarto con el baño y con el estar.
  • Una habitación chiquita –a la que se accede a través de la principal–, se convirtió en vestidor para liberarla de placares.
.

LAS
+
VISTAS