Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$79,90
 
 
espacioliving.com

Un dúplex funcional y con toda la onda

Joel y Diane, una pareja de suecos que viven desde hace quince años en La Pampa, remodeló un dúplex en Palermo para sus frecuentes estadías en capital

Por Arq. Eugenia Cides y Santiago Ciuffo | Para Living

Las arquitectas Céline Mignot y Luciana Porta, del Atelier de Arquitectura (BA 75), son las responsables de esta lindísima reforma.

 
“Un piso unificado y una barra liviana como divisor entre el living y la cocina aprovechan al máximo los 24m2 de área social”. Arqs. Céline Mignot y Luciana Porta, de (BA 75), a cargo de la reforma.  Foto: Living  / Santiago Ciuffo
 
Sofá ‘Iker’ de bull gris ($27.000, Diamante Sillones) con manta ($3.420, Petite Margot). Sobre un cuero comprado en Santa Rosa ($2.900, Artesanías Argentinas), mesas bajas chica ($5.400) y grande ($6.200, todo de Talleres Sustentables), con jarrón de cerámica ($590) y velas aromáticas ($289, todo de.  Foto: Living  / Santiago Ciuffo

El espacio se reformuló con una distribución en ‘U’, si tenemos en cuenta la mesada. La pileta se ubicó en el lateral, se colocó una mesada de cuarzo y muebles y alacenas con frente enchapado de guatambú, diseño del Estudio. Para optimizar los metros, el horno se reemplazó por una pequeña versión eléctrica y un anafe vitrocerámico de dos hornallas sobre la mesada.

 
n la cocina, muebles enchapados en guatambú con perfilería de hierro (diseño del Estudio), pileta Johnson con grifería FV ‘Cibeles’ (todo de Banchero Sanitarios), mesada de cuarzo gris (Capi) y alzada de azulejos esmaltados de 15x15 (El Ángel del Puente).  Foto: Living  / Santiago Ciuffo

La escalera se tiró abajo y se reemplazó por una versión más ligera y angosta. En el espacio que se ganó con el cambio, se ubicó una barra enchapada en guatambú que se desprende en voladizo desde un mueble debajo de la escalera, y oficia de mesa de comedor a la vez que separa la cocina del living. Además, se colocó piso de microcemento sobre el piso existente para unificar.

 
En la barra, banquetas ‘Tolix’ ($1.000, Bruta Deco), lámparas ‘Flor’ ($890, Estación Ortiz) y vajilla ‘Flat’ ($1.849) sobre individuales de ratán ($380 c/u, Petite Margot). Piso de microcemento gris (Urbánico).  Foto: Living  / Santiago Ciuffo
 
Un pleno de color sobre el ladrillo a la vista lo rejuvenece y revitaliza el ambiente.  Foto: Living  / Santiago Ciuffo

La escalera se reemplazó por una versión más recta y transparente, con soporte de hierro cortado y soldado y peldaños de madera. Siguiendo con la idea de hacerla leve, en los laterales se pusieron tensores a modo de baranda.

 
Los escalones se hicieron en guatambú estacionado, pulido e hidrolaqueado (D’Ercole), idéntico al usado en los muebles de cocina y el piso de la planta alta, dándole así coherencia a los espacios.  Foto: Living  / Santiago Ciuffo

El nuevo piso es idéntico al de la escalera y la cocina. El aire acondicionado se reemplazó por un split sobre la ventana. Las carpinterías hoy son de vidrio doble y tienen cortinas romanas con black-out.

 
Sobre la cama con cajones inferiores ($20.000, Blanca Goñi), acolchado ($2.600), almohadones a tono ($1.650, todo de Paul French Gallery) y manta de lana tejida a mano ($1.699, Elementos Argentinos). Espejo con marco de arabescos ($2.950, Gavia) y alfombra tejida a mano (María Vuarambon).  Foto: Living  / Santiago Ciuffo

Cambiando la puerta que abría hacia adentro por una versión corrediza, se ganó espacio para un vanitory con dos estantes revestidos en microcemento y se completó con un espejo estilo camarín. Los pisos y paredes se recubrieron con microcemento en las zonas que estaban en buen estado, y nivelando en los sectores donde los cerámicos o azulejos existentes estaban flojos.

 
Sobre la mesada, en microcemento alisado (Urbánico) al igual que las paredes y el piso, bacha cuadrada (Piazza) con grifería ‘Libby’ de FV (Bachero Sanitarios). Espejo retroiluminado con tira de led y artefacto tipo camarín de 5 luces (Perfil Iluminación).  Foto: Living  / Santiago Ciuffo
 
La escalera lleva a la terraza.  Foto: Living  / Santiago Ciuffo

Antes

La cocina era cero práctica: tenía una bacha muy chica en la esquina y escasísimo espacio de guardado. Por no hablar de las pocas ganas que daba cocinar ahí. .
El sector de cocina estaba ‘encerrado’: hacia el living, por la base de la escalera de material, y hacia la entrada, separado por un tabique. .
a escalera de material ocupaba mucho lugar e interrumpía la circulación, sobre todo en la planta baja. Con varios escalones angostos y de diferentes alturas era, además, incómoda y peligrosa. .
El piso flotante de la planta alta estaba deteriorado, tenía un viejo aire acondicionado empotrado y carpinterías antiguas. .
El baño gritaba “años 80”: cerámico negro desde el piso hasta media altura en la pared, rematado con un listón ondulado y azulejos en diagonal. .
 

Qué se hizo

 
Foto: Living 
 
Foto: Living 

  • Se mejoró la circulación y la apariencia del departamento reemplazando la escalera existente por una versión ‘flotante’ de hierro y tablones de madera.
  • La cocina se hizo a nuevo, con una barra en voladizo que la separa del living.
  • En la planta baja se unificó el piso con microcemento; arriba, con madera de guatambú, la misma que se usó en los escalones y los muebles de cocina.
  • En ambas plantas se reemplazaron los cerramientos por versiones de doble vidrio para aislar el ruido que llega desde la calle.

Texto: Bárbara Orlando..

LAS
+
VISTAS