Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$79,90
 
 
espacioliving.com
El protagónico del living es para el sillón ‘Up’, un clásico del diseñador italiano Gaetano Pesce. Mesa baja (Pablo Ledesma) y sofá blanco ‘Ghost’ de Paola Navone para Gervasoni. Lámpara de pie diseñada por Mariano Fortuny. En las paredes, obras de Eduardo Hoffmann, Andrea Moccio, Lucio Boschi, Facu.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
“Compré esta casa porque me gustaron los herrajes de las puertas y la escalera. El resto lo hice todo. También el muro, que armamos con ladrillos que traje desde San Andrés de Giles”.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
Sobre el muro de ladrillones que se repiten en la vereda, dos gallos de cerámica (Desirée de Ridder) custodian la entrada. La inmensa puerta de doble hoja es creación de Pablo, que compró las ventanas guillotina en una demolición y las pintó de blanco para darle ese aire tan inglés al conjunto. .   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
Las lámparas colgantes de la planta baja (Net) son todas diferentes.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
El comedor, con mesa redonda (Pablo Ledesma), sillas (Lejano Oriente) y una vista sin par a la torre que aloja el estudio. Obras Eduardo Hoffmann y Sébastien de Ganay..   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
El lavatorio del toilette es una rareza que me regaló mi amigo Coco Gutiérrez”. Importantes marcos (Pablo Ledesma), con y sin espejo, y una mesita restaurada. En el hall, ropero chino (Collector’s Bazaar) y la bici de Francesca.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
Con patas lustradas y contrastes de tonos y texturas, el mueble de cocina es a la vez cajonera, estantería y mesada de madera (Pablo Ledesma)..   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
a profunda pileta enlozada es original inglesa. Encima, en un enorme pizarrón (hecho a partir de tablas y con marco) rotarán cuadros, carteles y mensajes. El piso de calcáreos blancos vino con la casa.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
Mesa redonda (Pablo Ledesma) y banco de hierro curvo (Trading Post de Aaron Hojman, Punta del Este).   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
La torre que Pablo construyó está totalmente forrada en tablas de lapacho, y sus puertas alguna vez fueron de un calabozo. “Siempre quise tener un jardín inglés. Y, aunque hasta el momento no lo he logrado, la enredadera que cubre las paredes es parte de ese proyecto”.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
Cama (Pablo Ledesma) forrada con bolsas de arpillera turcas, lámpara de techo (30quarenta) y alfombra de caña y cuero. En la pared, foto tomada por Facundo de Zuviría y piezas del taller de Pablo.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
Vestidor y escritorio (Pablo Ledesma); silla sueca y alfombras blanca y turca (Facundo Lhez). Bajo el escritorio, tacho que Francesca hizo para su papá y, sobre él, lámpara ‘Ktribe’, de Philippe Starck para Flos.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
El cuarto de juegos tiene el techo pintado de verde y un cartel de heladería. En el baño, la puerta es fucsia con un componente flúo para que brille más. Ventana redonda y lámpara fileteada por Luis Zorz.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
En el cuarto de Francesca, juego de camas forradas en arpillera con baldaquino y acolchados (Paula Cahen D’Anvers), ropero rojo de ferrocarril y cajonera que hace de mesa de luz. La luz de noche es un perrito fucsia (Jonathan Adler).   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
 

Una casona decorada para dar confort

Pablo Ledesma hace muebles. En el lugar donde vive, elige rodearse de cosas que transmiten sensaciones (lo funcional es secundario)

Por Arq. Eugenia Cides y Santiago Ciuffo | Para Living

A primera vista parece una casa masculina donde domina la madera. Después de un rato, notás las concesiones: los techos de colores, el arte en las paredes, los libros y esa clase de objetos que no son necesariamente prácticos pero que dan vida, como el conejo verde de cerámica en la cocina o el perro fucsia velador.

Pablo Ledesma es el nombre de una marca de diseño y producción de muebles. Pero también el de un hombre atento a lo que lo rodea.

¿Qué clima querías lograr?

Lo que busco son sensaciones. Me importan los espacios más contemplativos que funcionales.

Tres cosas que te gustan de la madera.

El perfume, el carácter y sus posibilidades infinitas. Me atrae especialmente esa madera recuperada que viene con sus propias huellas, en las que yo no intervengo pero con la que armo piezas imposibles de reproducir.

¿Cuál es la época en la que más disfrutás de estar acá?

A fin de la primavera. Es el momento de la mejor luz y cuando el jardín se pone más lindo.

Si por arte de magia pudieras cambiar hoy mismo una sola cosa de tu espacio, ¿cuál sería?

Renovaría los baños.

Texto: Carmen Güiraldes .

LAS
+
VISTAS