Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$79,90
 
 
espacioliving.com
Como una baraja de lisos y estampados, las obras de arte y los adornos se reparten por la casa en composiciones firmemente entrelazadas para crear rincones vanguardistas, románticos o clásicos.    / André Luiz Cronemberger Nazareth
 
Amarillo en los brillantes muebles laqueados de la cocina .    / André Luiz Cronemberger Nazareth
¡Verde e amarelo! Lo más alegre de la bandera brasileña rejuvenece la arquitectura colonial.    / André Luiz Cronemberger Nazareth
Aprovechando la claridad general, se proyectaron puntos focales en colores shocking. Algunos utilitarios, como la biblioteca turquesa, o un empapelado que es pura fantasía .    / André Luiz Cronemberger Nazareth
La habitación de Manu tiene un sector de estar con una biblioteca pintada en azul Tiffany, elegido por la dueña del cuarto, y un sofá con almohadones ‘Uglydoll’. El contexto de la cama remite a una auténtica casa de muñecas con empapelado de Farm (la marca de su mamá) y acolchado también con flores .    / André Luiz Cronemberger Nazareth
En un toilette, el verde intenso del mueble y el espejo resaltan sobre las pálidas flores del papel de Ralph Lauren.    / André Luiz Cronemberger Nazareth
Acompañando el recorrido de la escalera, fotos familiares se mimetizan con retratos antiguos. La puerta del jardín, encantadora en azul; el mismo que delinea los marcos de las ventanas que dan a la galería o el de las antiguas mayólicas.    / André Luiz Cronemberger Nazareth
 

Decorar con color: una casa con estilo colonial y toques tropicales

El estilo colonial de esta casa se rindió a los pies de su dueña, una diseñadora inspirada por la bossa nova que le puso una nota tropical a cada rincón

Por André Luiz Cronemberger Nazareth y Simone Raitzik | Para Living

Tom Jobim (creador de la garota más famosa del mundo) decía que su obra es todo un canto de amor a Brasil, a su tierra, su gente, su flora y su fauna. Fuertemente arraigado en la cultura del país, el artista es una referencia que trasciende el ámbito de la música en todas las escalas. De hecho, fue la inspiración para esta casa.

Cuando la diseñadora Kátia Barrios (creadora de la marca carioca de moda femenina Farm) tuvo que materializar su idea de hogar para ella y su hija en Río de Janeiro, se propuso que la gente que la visitara se sintiera como se siente con la música de Jobim. Ese objetivo la trajo colina arriba hasta el barrio de Jardín Botánico. Si bien sus 600m2 resultaron algo intimidantes al principio, no tardó en sumar un equipo que la ayudó a definir los espacios, ambientarlos y hacerlos “más cercanos”, como a ella le gusta.

La caja blanca, apenas matizada por el piso de madera, aprovecha y destaca la luz que recibe esta vivienda con vistas al verde y al mar. La tapicería, la ropa de cama y hasta las obras de arte y los muebles son coloridos y estampados. Así nació este conjunto profundamente brasileño, con la dulce frescura de una bossa nova..

LAS
+
VISTAS