Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$79,90
 
 
espacioliving.com

Estilo campo: dos casas que se funden en sus paisajes

Una de ellas mezcla objetos rurales, piedras del Norte y colores de la tierra; la otra reúne los materiales de la Patagonia: piedra, madera, tierra y agua

.

Esta casa se pensó como un refugio y mirador abierto al infinito. Es la vivienda de tiempo libre de una familia que ama la Patagonia y los deportes que allí se pueden practicar, como la pesca con mosca. Por eso, la cercanía con el agua era vital: fue así que se orientó la estructura arquitectónica de modo que el eje del estar coincidiera exactamente con el eterno fluir del río.

La cocina está en el punto opuesto al living. En medio está el comedor, y las tres zonas conforman un solo ambiente. La cocina se proyectó teniendo en cuenta su practicidad..
La mesa del centro tiene la tapa de cuero de vaca sin pelo (todas de Arte Étnico Argentino). Al costado de la chimenea, dos lámparas geométricas (La Ferme)..
La aspereza de las piedras del lugar se equilibra con la madera de los estantes y fajas y el estucado en rojo..
El mueble de múltiples cajones que perteneció a una vieja estación de ferrocarril (Pablo Ledesma)..
En el cuarto de pesca se colocaron todas las comodidades para que los dueños de casa pudieran guardar prolijamente sus cañas, anzuelos, rieles y más..
El respaldar de las cama es de listones de maderas antiguas, al igual que las mesas de luz (todo de Pablo Ledesma). Detrás, la tradicional lámpara Tolomeo (Iluminación Agüero)..
El baño fue hecho con piedras de la zona semipulidas y microcemento en tono hueso para darle un estilo fresco y elegante. Las toallas, totalmente blancas (G&G)..
El gran portón fue hecho con maderas de más de 100 años. Sus herrajes son de hierro forjado a mano; se colocaron mosaicos calcáreos en la entrada..
La terraza principal da hacia el río. Por eso, allí se colocaron las reposeras de madera de lapacho..
El paisajismo es obra de Mariana (“Nana”) Cordero..
“El diseño y la construcción fue de una perfecta comunión entre los dueños y el equipo de trabajo. Nos dieron total libertad”, comenta Agustina Gaddi.
 

En Ayacucho, provincia de Buenos Aires, se plasmó la otra propuesta que hoy les acercamos. Una reforma permitió ajustar la casa al ritmo de una familia numerosa y llenarla de todo lo que había acumulado durante tanto tiempo, cuando soñaba con ella. La decoración mezcla de objetos rurales, piedras del Norte, colores de la tierra, pigmentos de la Puna, madera suave de tan gastada, fotos de caballos, texturas y, sobre todo, predilecciones y recuerdos.

El parque fue plantado por la familia. Los árboles tienen más de veinticinco años y, recuerda Gloria, "¡hasta los amigos de mis hijos ayudaron a plantarlos!"..
Alrededor de la mesa de comedor heredada, juego de sillas retapizadas (La Tiendita). Roperito antiguo decapado (El Galpón). Las cortinas de algodón (La Tiendita) aplacan algo la luz del día..
En el living, el sofá tapizado en pana marrón cobra color con aguayos antiguos apoyados en el respaldo, una manta tejida y un almohadón de piel de oveja (Prágmata). Sillitas norteñas con asiento bordado (Ana y Malena López Sanabria)..
Contra el ventanal que da a la galería, banqueta cubierta con manta de Tilcara y almohadones cilíndricos tejidos al crochet con lana teñida a mano (María Cavanagh) y banquito tapizado en barracán (Carolina Hardoy)..
Junto a la isla de madera (El Galpón), bancos altos (Puerto de Frutos de Tigre) con fundas de lana tejidas por las hijas de Gloria, Caro e Inés. Sobre la mesada de mármol, repisa de madera.
El comedor diario armado con una mesa vieja y bancos pintados de rojo se ubicó junto a un fogón con frente de piedra. Sostiene la puerta una silla santiagueña con manta bordada del NOA..
Aunque parece un todo integrado, en realidad la casa tiene un volumen aparte, con dos cuartos y un baño, destinado a Martín Hardoy (h.), quien ayuda a su madre con el trabajo en San Alejo..
El monturero no es más que un típico galpón revestido con chapa de aluminio. En la pared junto a la puerta, perchero construido con la madera recuperada de la manga..
En el dormitorio principal, se proyectó una chimenea en esquina. Banquito de tapizado en barracán bordado (Carolina Hardoy). Sofá de dos cuerpos con manta tejida en el apoyabrazo. Un baúl antiguo rescatado de un galpón..
, Camas antiguas recicladas con Las colchas y almohadones de Falabella y un banco apoya-todo debajo de la ventana especialmente traído de Salta. Cortinas blancas de lino (La Tiendita)..
Camas con espaldares rojos de madera laqueada; al pie, mantas de Tilcara. La mesa de luz contrastante -de herencia familiar- y los banquitos (Carolina Hardoy)..
La consigna detrás de la decoración de esta casa fue usar materiales que significaran algo para su dueña: adoquines de la zona, piedras de Tandil, ladrillones de Cafayate.
Para los pisos de las galerías se usaron ladrillones hechos a mano en Cafayate, Salta, y transportados por la misma Gloria en un camión..
Juego de mesa y sillas de hierro (El Galpón) y, detrás de éste, aparador verde comprado en un remate de Ayacucho donde se apoyan los viejos faroles a querosén..
La mesa antigua con bancos (El Galpón) es uno de los curtidos puntos de encuentro..
La galería principal de la estancia San Alejo, en Ayacucho. En una esquina, reposera pintada en el mismo color de las aberturas (Puerto de Frutos de Tigre) con antiguas mantas y almohadones del Norte (Sueño). Además, fiambrera, juego de mesa y sillas en hierro rojo reciclado..
 
LAS
+
VISTAS