Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$73,90
 
 
espacioliving.com
Sofá en tussor natural (El Estudio Interiorismo, de Laura González Pagliere y Giada Valsecchi) con almohadones de terciopelo color calabaza (Good Luck Casa) y rectangular beige (Laura O.). Tacos de álamo (Net) y sillas ‘Eames Plywood’ (Raresh Home). Sobre la mesa ‘Block’ (Paul French Gallery), jarró.   Foto: Living  / Magalí Saberian
Lámpara ‘Matilde’ con pie de petiribí (Las Marinas). Sofás ‘Emiliano’en lino gris (Paul French Gallery) con almohadón a rayas (H&M Home) y manta (Good Luck Casa). Cortinas traslúcidas (Carolina Brizzi para Estudio Chiappori) y maceta de laurel con strelizia blanca (Deco Exterior para Estudio Chi.   Foto: Living  / Magalí Saberian
Sillón y apoyapiés ‘Artiste’ (Paul French Gallery), mesa auxiliar con tapa de mármol, corderito (ambos de El Estudio Interiorismo) y cesto metálico para leña (Fuegos Hierros). El cuadro es de la artista Paula Bladimirsquy.   Foto: Living  / Magalí Saberian
La obra llave en mano generó en la dueña una sensación contradictoria: “Me fascinaba y me inhibía al mismo tiempo. Tuve que apropiarme de la casa”.   Foto: Living  / Magalí Saberian
Sobre la mesa en madera desgastada, fuentes de cerámica (todo de Paul French Gallery), tetera de hierro (Good Luck Casa), tacitas traídas de un viaje, frutera de metal (Didot) y jarrón negro (Ikea) con flores (Otra Sudestada). Sillas ‘Wishbone’ (Raresh Home) y textiles (Materia).   Foto: Living  / Magalí Saberian
El piso del comedor, que era de cemento alisado, se reemplazó por tablas de quebracho teñido. Mueble vajillero laqueado (Paul French Gallery).   Foto: Living  / Magalí Saberian
“Es uno de los lugares que más me gustan de la casa; adoro el aroma que larga la madera con el calor:me lleva a los bosques del Sur, es una maravilla”.   Foto: Living  / Magalí Saberian
Mesada de mármol de Carrara (Mármoles Naturales), cubrecampana con perfilería de hierro y vidrios fantasía y amoblamiento de madera maciza teñida de gris (todo de Estudio Chiappori). Cortinas de Riel Americano (Taupe para Estudio Chiappori).   Foto: Living  / Magalí Saberian
Lámpara ‘Flexo’ (Costado) sobre la mesa de lapacho con patas torneadas y sillas ‘Wishbone’ (todo de Raresh Home). En el pasillo junto al ventanal, alfombra rayada (Paul French Gallery), chaise longue heredada, mesita ‘Boomerang’ (Raresh Home) y cuadros realizados por la dueña, Giada Valsecchi.   Foto: Living  / Magalí Saberian
Con la mejor y más amplia vista del río, este rincón resultó ideal para la chaise longue de los 60 que estaba en la casa donde se crió Giada: “Desde chica amo tirarme ahí; me llena de felicidad tenerla conmigo”.   Foto: Living  / Magalí Saberian
La cama tiene un cover de lino blanco (Zara Home), pie color maíz (Materia) y almohadones estampados (H&M Home) y lisos. Banqueta ‘Aaron’, corderito, mesa de luz ‘Alvear’ y espejo de pie. En la otra página, sillón ‘Madeleine’ con funda de lino y mesita auxiliar de chapa modelo ‘C’ (todo de Paul .   Foto: Living  / Magalí Saberian
Amoblamiento de madera (Estudio Chiappori) con tiradores vintage (Anthropologie). Mesada de mármol de Carrara (Mármoles Naturales para Estudio Chiappori), bacha y grifería Robinet (todo de Barugel Azulay). Taco de álamo (Net).   Foto: Living  / Magalí Saberian
“La estructura ya había tenido varias intervenciones y pudimos mantener la distribución. No tiramos ninguna pared; más que quitar, lo que hicimos fue sumar. Poner revestimientos y muchas texturas” Giada Valsecchi, artista plástica y dueña de casa.   Foto: Living  / Magalí Saberian
 

Una casa se moderniza y cobra calidez tras una reforma

Una remodelación con el sello de Pablo Chiappori sorprendió a los dueños de esta casa junto al río con ambientes modernos y rincones que evocan los climas de la vida misma

Por Sol van Dorssen y Magalí Saberian | Para Living

El barrio cerrado en Pilar estuvo bien durante varios años para Giada, su marido Hernán y sus dos hijos. Cuando los chicos crecieron empezaron las inquietudes, la necesidad de acercarse a la ciudad y el tímido deseo de habitar un espacio más moderno. San Isidro ofrecía la distancia ideal pero en el barrio que eligieron no encontraban propiedades del estilo que querían. Entonces dieron con una vivienda que parecía tener el potencial deseado, Pablo Chiappori sería el encargado de conseguirlo. “Yo lo defino como un mago”, arriesga Giada sobre el trabajo del decorador, cuya estética ya es marca registrada. “Teníamos charlas muy divertidas, porque él dice que es un oscurecedor y yo quería luz a toda costa”. Los escenográficos ambientes que creó el experto dan cuenta de una filosofía sobre los momentos y los espacios donde transcurren. Se sabe: sin oscuridad, no se puede apreciar la luz y hay un tiempo para cada cosa. Esta casa y sus rincones, son prueba de ello.

Texto: Lucrecia Álvarez.

LAS
+
VISTAS