Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$73,90
 
 
espacioliving.com

Ecodiseño: la tendencia que transforma la forma de fabricar muebles

Con el ojo puesto en el cuidado del medio ambiente, esta propuesta cambia el proceso de producción del mobiliario y los materiales que se utilizan para lograrlo

Por Gustavo Peláez | Living

Mucho se habla sobre la sustentabilidad relacionada con el diseño. De eso se trata ecodiseño, una tendencia que pone el ojo en la producción cuidando el medio ambiente y que sirve como disparador para los diseñadores.

El ecodiseño nació en los años ´70 con tres principios fundamentales propuestos por el diseñador industrial Víctor:

1. Concientización sobre las necesidades de la sociedad y el medio ambiente.

2. Uso de materiales que generen baja cantidad de energía en relación a la producción.

3. Productos de calidad que mejoren la vida de los usuarios.

Reciclar sin dejar huella

El espíritu sustentable invita a comprometerse con el cuidado del medio ambiente a través de la utilización de materiales ecoamigables y un cuidadoso proceso de confección. Este último comprende el consumo de energía durante la fabricación, el ensamblado y la recuperación de las partes luego de su uso.

Quienes adhieren a esta tendencia se preocupan por la huella de carbono (el impacto que generamos en el planeta con la emisión de dióxido de carbono a través de medios de transporte, procesos fabriles, etc.) y la emisión de compuestos orgánicos volátiles (COV) que se evaporan en los distintos procesos.

En la actualidad, el principal desafío del ecodiseño es que sus propuestas resulten accesibles y masiva.

Diseños emblemáticos del Ecodiseño

Sushi Chair, de Fernando y Humberto Campana: está confeccionada con tiras de plástico que se enrollan y se incorporan a una estructura de metal que componen el cuerpo de la silla.
Madam Rubens, de Frank Willems: materializado a partir de colchones desechados y atados a bancos, mesas o sillas, que luego se cubren con espuma impermeable y se pintan.
The One Day Paper Waste, por Jens Praet: confeccionados a partir del desperdicio de papeles de oficina, mezclados con resina y comprimidos en moldes para dar forma a los distintos tipos de muebles que hay en la colección.
Honey-pop, de Tokujin Yoshioka: sillón de papel prensado en forma de panal de abeja. Se puede modelar adoptando la forma de un sillón y al final de su vida útil se degrada fácilmente .
Carboard Lounge, por David Graas: un sillón construido enteramente en cartón corrugado cuyo ensamble se hace de manera simple.
Chiquita Chandelier, por Anneke Jakobs: lámpara realizada con recortes provenientes de cajas de cartón de bananas.
N+ew: No More Electronic Waste, por Rodrigo Alonso: un banco fabricado con desechos electrónicos, resina epóxi y aluminio fundido. Ninguna pieza es igual a otra.
 
LAS
+
VISTAS