Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$79,90
 
 
espacioliving.com
Una estantería blanca actúa como divisor semitransparente entre el área social y la suite, además de alojar el televisor, libros, revistas y discos. En el estante superior, la livianísima bicicleta sin cadena que usa Martín y una silla ‘Wiggle’, obra del arquitecto Frank Gehry.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
Esta mesa de roble de Eslavonia pertenecía a un sastre: tiene 3m de largo y 110 años de antigüedad. La acompañan sillas de origen vintage y clásico-moderno (desde una provenzal hasta el icónico modelo de Verner Panton, en negro) y lámparas galponeras. Detrás, vieja cajonera de joyero con espejos y l.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
La esquina que da a la terraza se destinó a los instrumentos musicales y se convierte en ‘escenario’ cuando vienen visitas. Como límite con el living, dos sillones ‘Brno’, celebrado modelo de Mies van der Rohe de 1930.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
La cocina se ubicó tras un vano de 4m de ancho y se pintó de negro. Tiene mesada de hormigón revestido con mármol veteado, muebles bajo mesada con puertas de metal desplegado y una estantería de hierro y madera que llega hasta el techo. La alzada se pintó con pintura de pizarrón para anotar recetas .   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
Sobre la estantería: revolucionaria por su forma y material, la silla de cartón corrugado ‘Wiggle’, diseñada por Frank Gehry en 1972, se exhibe cual escultura.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
En los estantes superiores de la biblioteca, mapa de París, una obra de Damián Rilo y ‘Kiss’, de Roy Lichtenstein. Más abajo, dibujos del diseñador Allan Fletcher retroiluminados con una lámpara de brazo móvil. En la esquina junto a la salamandra de alto rendimiento (Bosca) se armó un rincón de lect.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
Para el baño, mesada de mármol ‘Verde bosque’ con doble bacha, espejos y lámparas amuradas.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
En la suite, cama baja de madera con acolchado blanco. La cabecera se hizo con una placa de MDF retirada un par de centímetros de la pared, con dos sencillísimos planos de madera a modo de mesas de luz. Enmarcada, una serigrafía de Pentagram Design.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
Este módulo se pensó como estudio de Martín, pero también lo comparte con el resto de la familia.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
El espacio se dividió en tres sectores bien definidos. Primero, el escritorio, con una amplia mesa con tapa de madera y sillas ‘Bertoia’. Al otro, una mesa ratona angosta combinada con mesitas de arrime redondas en hierro negro y dos sillones originales diseñados por Hannah & Mor.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
La vista desde la planta baja termina en este muro, que se cubrió con una enredadera de hoja caduca para disfrutar de distintos colores según la estación.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
“En el módulo que aloja mi espacio de trabajo usé un lenguaje más industrial. Elegí hacer un techo bajo con diseño de vigas para que diera la sensación de ser un auténtico refugio”.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
El hogar, con laterales de vidrio templado, se apoya sobre una base de cemento que sirve como superficie de apoyo y también como asiento. En la esquina, lámpara ‘Una Luna’ (Iluminación Agüero). El living al aire libre se trazó con un banco, una mesa regulable diseñada por el dueño de casa y un cómod.   Foto: Living  / Santiago Ciuffo
 

Un PH decorado con grandes diseños del siglo XX

Una distribución abierta, materiales nobles y seleccionados ítems con la firma de grandes diseñadores del siglo pasado definen el compás único de este PH en Palermo, que se reafirma en cada reunión y zapada compartida

Por Santiago Ciuffo y Josefina Serial De La Torre | Para Living

Martín Fileni es diseñador gráfico, está al frente de su propio estudio de branding y se luce como músico amateur. La casa que comparte con su novia y su hijo de 20 años refleja esas facetas: un afiladísimo ojo estético se aplica libremente en espacios abiertos, cómodos y llenos de instrumentos.

La locación que eligió para armar su hogar es un PH en Palermo Soho, un barrio que siempre encontró inspirador por su movida cultural y trazado ecléctico. Este edificio en particular solía ser una fábrica de zapatos, y en 2005 se reconvirtió en seis viviendas con plantas totalmente diferentes sin perder detalles de carácter ni vibra industrial.

“Tuve la suerte de dar con el más grande (150m2 cubiertos y 120 de terraza) y con el de ubicación privilegiada: es el último PH, bien alejado de la calle y cerca del pulmón. Casi como vivir en una casa, y hasta mejor: tranquilísimo, silencioso. Y ni hablar de que podemos juntarnos a tocar con mi hijo, nuestros amigos y jamás molestar a nadie. Eso es invalorable para todos”.

 
Foto: Living 

* En la planta baja se ubica el gran ambiente social, con living-comedor y cocina integrados. La estantería que se extiende en el lateral es también separador de la entrada de la suite. Junto a la escalera, la entrada a la habitación de Teo, el hijo de 20 años de Martín.

* La planta alta estaba ocupada por la terraza en su totalidad. Se construyó un volumen de metal que se usa como espacio de trabajo al que más tarde se le adosó un sector semitechado.

Texto: Bárbara Orlando.

LAS
+
VISTAS