Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$73,90
 
 
espacioliving.com

Casa reciclada: dos reformas con muchas ideas para imitar

Mientras un departamento en un edificio de estilo francés cobra vida a través de una reforma, un PH con patio se transforma para recibir un bebé

.

RENOVAR PARA AGRANDAR LA FAMILIA

“Si bien no tiene muchos metros, la disposición original de la vivienda permitió generar ambientes funcionales con pequeños cambios”.    / Daniel Karp
En una primera etapa, se demolió la pared divisoria, y durante varios años se mantuvo el espacio integrado, con las diferentes situaciones sectorizadas por la ambientación. Una nueva división corrediza redujo el dormitorio para darle más metros a lo que pasó a ser el living-comedor.    / Daniel Karp
Veladores restaurados le dan luz rasante al respaldo de cama, hecho con un fenólico de obra patinado en blanco. Cuadro con marco de madera ($390, Reina Batata) y baúl antiguo, regalo de los padres de Paula.    / Daniel Karp
A este butacón lo compraron en el Ejército de Salvación porque era giratorio y reclinable. Renovado, años después lo usa Renzo en brazos de su mamá.    / Daniel Karp
Se eliminó la conexión con el patio y se reubicó la puerta hacia el interior. Los sanitarios se alinearon para un mejor aprovechamiento del espacio. El dintel, cuya altura es mayor a la puerta, se aprovechó como estante de guardado. Para la ventilación se reutilizó una rejilla recuperada de la obra.    / Daniel Karp
Escritorio laqueado hecho a medida con caballetes de madera y sillón vintage retapizado. El mueble verde fue rescatado de un galpón familiar, le pusieron laca transparente para preservar su color.    / Daniel Karp
Bargueño con tapa de mármol ($1.950, Remates Fusco). En la escalera, hormas antiguas ($80c/u, Mercado de San Telmo). Junto a la maqueta, lámpara ‘Melampo’ en aluminio de Artemide.    / Daniel Karp
Cuando se eliminó la pared que dividía los dos ambientes, se invirtieron los usos y este sector se convirtió en living-comedor. El placard se desarmó por completo, se restauró y se volvió a armar adaptado en el cuarto.    / Daniel Karp
Se abrió un vano hacia el interior y se reubicó la puerta que sale al patio para una distribución más funcional. Se demolió el cielo raso aplicado y se dejó en crudo pintado de blanco.    / Daniel Karp
Sobre la mesada, botellas de vidrio ($99) y tabla de madera ($259). Abajo: bowls de porcelana blanca ($138) y jarra térmica ($499, todo de Reina Batata).    / Daniel Karp
Se hicieron los revestimientos a nuevo y quitaron la estructura que lo tapaba para dejarlo al descubierto..    / Daniel Karp
Con la intención de convertirlo en “un oasis”, Paula y Adrián lo llenaron de verde y hasta hicieron un estanque bajo la escalera.    / Daniel Karp
 

En este PH se derribaron paredes para ampliar la cocina y se aprovechó mucho mejor la luz, la vista y la ventilación de un gran ventanal de hierro. La pequeña habitación junto al toilette ganó casi un tercio de superficie al incorporar el pasillo que la separaba del living. Además, se eliminaron las dos divisiones que separaban al ambiente central del hall de recepción hacia un lado y de la cocina hacia el otro. De esa manera, se generó un espacio más funcional. Y por último, reformulando una esquina de la habitación principal se ganaron valiosos metros para hacer un placard.

RECICLAR PARA ACTUALIZAR EL ESPACIO

Se tiró el tabique que lo separaba del living. La otra pared se adelantó ganando metros para la habitación principal, ubicada del otro lado. Esto también permitió generar el nicho para el placard de la entrada. Al quitar la alfombra, apareció el piso granítico original, del que se preservó una franj.    / Santiago Ciuffo
Se tiraron todos los tabiques divisorios y S.se recuperó la altura original de los cielos rasos para conformar un espacio amplio y luminoso con el hall de entrada, el living, el comedor y la cocina integrados.    / Santiago Ciuffo
Al unir los ambientes, se amplió la incidencia del ventanal original de hierro y se ganó luminosidad y ventilación cruzada. Las arquitectas renovaron el sillón ‘Egg’ con tapizado en lino celeste, el Chesterfield con cuero grafito, y restauraron la mesita de acero y madera de demolición y el antiguo .    / Santiago Ciuffo
Con ladrillos antiguos rescatados de las paredes eliminadas, se reconstruyó una sección del tabique original para dar apoyo al mueble-bar y ocultar parte de las funciones de la cocina. El cielo raso y las paredes blancas junto con el nuevo piso de microcemento en el mismo tono refuerzan la claridad.    / Santiago Ciuffo
Vidrios transparentes reemplazaron a los esmerilados, lo que permitió una mayor entrada de luz y la vista a un enorme gomero que pasó a ser el protagonista del nuevo espacio, ahora sin divisiones. Las carpinterías de hierro se pintaron de negro.    / Santiago Ciuffo
Se hicieron a nuevo una estructura en madera, la mesada y la alzada. Con el mismo recurso, pero aprovechando conductos de ventilación en desuso, se pudo alinear la heladera con el mueble de cocina. Se eligieron electrodomésticos en negro y acero para que no desentonaran en la composición con las abe.    / Santiago Ciuffo
Tras tirar todas las divisiones, se reconstruyó la pared entre el pasillo y el living utilizando ladrillos antiguos rescatados de la obra, que se dejaron a la vista como fondo de la biblioteca. El mueble que contiene la TV también se hizo de guatambú para reforzar la unidad de este espacio de usos m.    / Santiago Ciuffo
Eliminando la pared que cerraba la pequeña habitación y preservando la que separa el living (sobre la que se apoya la bicicleta en la imagen), el corredor se convirtió en parte del cuarto.    / Santiago Ciuffo
Este ambiente avanzó sobre el pasillo para aumentar sus dimensiones y convertirse en un estudio. Una de las paredes pintada con pintura satinada gris refleja la luz y suma profundidad.    / Santiago Ciuffo
Al reformular los ambientes sociales, parte del hall de entrada, que corre en paralelo a la cabecera de la cama del otro lado de la pared, se usó para hacer un placard empotrado. Ropa de cama en tonos neutros y respaldo en terciopelo color plata con perímetro de tachas. Mesitas de luz en hierro con .    / Santiago Ciuffo
Se reubicó el aire para colocar el televisor frente a la cama. Parte de la pino tea que se sacó del living sirvió para completar el piso acá, copiando la guarda original de nogal. Espejo facetado octogonal ($600, Good Luck Casa), silla antigua retapizada con género a rayas (Compañía del Comercio) y .    / Santiago Ciuffo
En el antebaño, mesada de Silestone con grifería y accesorios de FV ‘Libby’. En el baño, artefactos Roca de la línea ‘Hall’. Piso y paredes en porcelanato ($1.280 el m2, SBG).    / Santiago Ciuffo
Se mantuvo la división de funciones. En la zona de baño se reemplazaron todos los cerámicos y, en lugar de bañadera, se hizo una ducha con mampara corrediza (Glassic).    / Santiago Ciuffo
Manteniendo la distribución original, se cambiaron todos los revestimientos y, en lugar del vanitory, ahora hay una mesada angosta con bacha cerámica. Se liberó la ventana y se cambiaron los vidrios de la puerta original por espejos para darle más luminosidad. Sobre la mesada flotante de madera maci.    / Santiago Ciuffo
Se removió el barniz de las carpinterías de roble para resaltar su tono original. Se pintó íntegramente en blanco y se ambientó con muebles patinados y maderas de demolición. Ropero y mesa de luz patinados en azul, respaldos de cama de maderas recuperadas, pies tejidos en color crudo ($1.770, Cosa B.    / Santiago Ciuffo
 

El departamento necesitaba un cambio de aire. Se eliminó el tabique entre los dos ambientes y se hizo una división de paneles corredizos que amplió la zona de living-comedor. El baño, que originalmente también tenía puerta al patio, ahora sólo tiene conexión con el dormitorio. Además, el placard empotrado estaba en lo que ahora es el living. Se desarmó y se adaptó para trasladarlo al cuarto. Y se restauró el piso de pino tea y se volvió a descubrir el patio retirando un viejo cerramiento colocado en una reforma anterior..

LAS
+
VISTAS