Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$73,90
 
 
espacioliving.com

Playroom: 2 propuestas para decorar un espacio de juego

Uno recurre a tonos suaves y femeninos; otro explora la paleta de colores para ofrecer un espacio mixto

.

RITMO DE CHICAS. En este playroom fresco y luminoso, cuatro hermanas comparten momentos de diversión y creatividad: Clara, Sofía, Trinidad y Milagros, de 10, 7, 5 y 3 años.

La casa es clásica y contemporánea, con espacios cómodos y de mucha calidez. Al proyectar este ambiente compartido, alinearlo al estilo general fue el objetivo, como así también integrarlo de manera ágil y funcional con la vivienda.   Foto: Living  / Daniel Karp
El playroom se conecta con el comedor diario. El mueble que divide ambos ambientes cuenta con múltiples espacios de guardado, a la medida de las necesidades cotidianas de la familia.   Foto: Living  / Daniel Karp
Se diseñaron tres zonas definidas: un escritorio, un living y un área para comer, virtualmente separado del resto por una biblioteca traslúcida de líneas simples.   Foto: Living  / Daniel Karp
 

* En un espacio para chicos, hay que pensar en materiales de fácil mantenimiento, como el sofá blanco de cuero ecológico, los muebles en laca poliuretánica resistente y las paredes trabajadas con una pintura lavable.

* Como el color lo agregan los juguetes, conviene elegir la pureza del blanco y acompañarlo con algunos toques coloridos en los géneros de cortinados y almohadones. Por la misma razón, no es recomendable recargar con demasiados elementos decorativos.

MUCHO COLOR PARA COMPARTIR. Delfina, Felipe y Lautaro, de 3, 6 y 9 años, encuentran su lugar en este playroom para ser disfrutado entre hermanos o en compañía de amigos.

Aquí se pensó en las actividades que desarrollan los chicos solos o con amigos. Se diseñaron tres rincones específicos que responden a las necesidades de estudio, juego y relax.   Foto: Living  / Magalí Saberian
Un mueble con módulos componibles da infinitas posibilidades de guardado y de exhibición de muñecos y juguetes.   Foto: Living  / Magalí Saberian
El área de relax convida momentos tranquilos e invita a disfrutar de un libro o de una charla cómplice con amigos en la hamaca con almohadón que cuelga del techo. Estratégicamente ubicado, además de luz, este espacio recibe el aire fresco que llega directo desde el exterio.   Foto: Living  / Magalí Saberian
 

* Diseñar rincones específicos para cada uso es una buena opción para que los chicos experimenten distintas actividades en el mismo lugar.

* En los espacios destinados al juego, un pizarrón y tizas de colores les permiten crear sin limitaciones y dejar volar la imaginación.

* Los cubos para juguetes con frente de acrílico ayudan a mantener el orden y a descubrir con facilidad qué guardan en su interior.

* Agregar libros con texturas y sonidos pueden incentivar el hábito de la lectura en los más chiquitos..

LAS
+
VISTAS