Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$69,90
 
 
espacioliving.com

Casas con diseño para alojarte en Berlín

Viajamos a la capital alemana para traerte las últimas tendencias. Y, de paso, direcciones para que vivas como un berlinés en los cuatro barrios del momento

Por Mariana Kratochwil y Inés Marini | Living

MITTE

En el centro de la ciudad, fue uno de los primeros barrios en reconvertirse después de la caída del Muro. Concentra una cantidad espectacular de atractivos históricos y, además, está lleno de barcitos, boutiques y locales independientes bien camuflados entre edificios residenciales. Les damos nuestras recomendaciones para disfrutarlo a fondo… y algunas direcciones secretas.

PARA ALOJARSE CON ESTILO

+ Este departamento respira moda y glamour: amarillo, metales y un papel de piso a techo con motivos botánicos y estilo a mano alzada.

 
Foto: Gentileza Airbnb

+ Otra alternativa: un loft colorido y artístico, con piano, gran biblioteca e iluminación teatral. Inspiración en la ciudad del arte.

 
Foto: Gentileza Airbnb

BUENAS IDEAS

Para visitar la cúpula vidriada del Reichstag (obra brillante de Norman Foster), hay que acreditarse online con bastante anticipación. ¡A no colgarse!.   Foto: Living  / Daniel Karp
Como la ciudad tiene mayormente edificios bajos, desde muchos puntos de Mitte se puede ver la torre de TV, durante décadas símbolo de Berlín Oriental. A la derecha, la Puerta de Brandemburgo, emblema de la ciudad desde fines del siglo XVIII y el lugar de concentración y celebración por excelencia.   Foto: Living  / Daniel Karp
Una de las joyas de la ciudad: la isla de los Museos, para ir a visitar el busto de Nefertiti, por ejemplo.   Foto: Living  / Daniel Karp
Una parte de lo que hoy parece ciencia ficción, sigue firme en medio de la ciudad.   Foto: Living  / Daniel Karp
Si el tiempo ayuda, no hay que dejar de ir a un clásico biergarten, como el Café am Neuen See en medio del Tiergarten.   Foto: Living  / Daniel Karp
Tratar de ir a una función en la Filarmónica, obra maestra del arquitecto Hans Scharoun y una de las salas con mejor acústica del mundo.   Foto: Living  / Daniel Karp
Comer en la terraza del restaurant Pauly Saal, que pasa desapercibido dentro de una antigua escuela de niñas judías. La comunidad la recicló como espacio de arte viviente antes que monumento.   Foto: Living  / Daniel Karp
Parada obligada para los fanáticos de la arquitectura, el Archivo de la Bauhaus.   Foto: Living  / Daniel Karp
Las calles de Mitte.   Foto: Living  / Daniel Karp
 

* Pararse frente al Museo Bode al atardecer, con una vista fabulosa del río y de la famosa torre de TV.

* Subir a la cúpula del Reichstag.

* Tener otra perspectiva de la ciudad viéndola desde el agua.

* Para los amantes de la arquitectura, un tour por Hansaviertel. Y después, comer una clásica Baumkuchen en la confitería Buchwald, la más antigua de la ciudad.

* Historia y arte unidos de manera única en el búnker de Boros.

* Ponerse al día con todas las novedades de deco, diseño, lifestyle, paisajismo y arte en la librería Do yo read me?

* Comer en el jardín escondido de Laden (Joachimstrasse 20, Mitte).

* Si no hay localidades en la Ópera o la Filarmónica, una alternativa es ir a un Espresso Concert en el Konzethaus de Gendarmenmarkt.

CHARLOTTENBURG

Uno de los barrios más antiguos de la ciudad y también, de los más elegantes. Es un excelente lugar para concentrar las compras, pero, también, para alimentar el alma con sus galerías de arte, el Palacio Real, lindísimos cafés y restaurantes ocultos en el verde y espectáculos de calidad en decenas de teatros o en la gloriosa Deutsche Oper.

PARA ALOJARSE CON ESTILO

Un departamento acorde con el tono de Charlottenburg: arquitectura señorial, pisos de parquet, techos de doble altura y decoración sofisticada.

 
Foto: Gentileza Airbnb

BUENAS IDEAS

La plataforma panorámica de la Columna de la Victoria (donde los ángeles de Wim Wenders desplegaban “Las Alas del Deseo”) ofrece vistas espectaculares.   Foto: Living  / Daniel Karp
En este barrio, dar vuelta la esquina es sumergirse en la sorpresa. En una de esas vueltas tuvimos la suerte de toparnos con una joya: la Literaturhaus. Con librería selecta y un fabuloso café en medio del jardín.   Foto: Living  / Daniel Karp
Desde los jardines de la Literaturhaus, vista del Museo dedicado a Käthe Kollwitz, una de las artistas más importantes del siglo XX.   Foto: Living  / Daniel Karp
Caminar por la larga avenida Kurfürstendamm (Ku’damm para los amigos) depara shopping ininterrumpido y en todo el rango de precios.   Foto: Living  / Daniel Karp
La Iglesia Memorial del Káiser Guillermo se mantiene como ruina para no olvidar los efectos devastadores de la guerra.   Foto: Living  / Daniel Karp
Hay que ir atento a los edificios que sorprenden con su arquitectura.   Foto: Living  / Daniel Karp
 

* El último piso del KaDeWe (el equivalente berlinés de Harrod’s) tiene kilómetros de góndolas con delicatesen para llevar y un patio de comidas excelente.

* En las inmediaciones de la Savigny Platz, restaurantes y cafés exquisitos, lejos del ruido.

* Las galerías de arte volvieron al barrio. Y también los negocios de muebles vintage, como Jochum-Rodgers.

* Bien merecida una visita al Museo de Fotografía de la fundación Helmut Newton.

KREUZBERG

Hasta hace unos años, seguía siendo el último orejón de la ciudad. Hoy muy recuperado, este barrio se sigue distinguiendo por su población de origen turco (y, en consecuencia, grandes lugares para probar su cocina) pero también por su vibra bohemia y dinámica, nuevos museos, su gran concentración de jóvenes y activa vida nocturna

PARA ALOJARSE CON ESTILO

+ Este departamento da al río Spree, que cruza la ciudad. Remodelado y decorado en neutros, es ideal como contrapunto a la propuesta variopinta del barrio.

 
Foto: Gentileza Airbnb

BUENAS IDEAS

En la Berlinische Galerie, arte creado en Berlín desde 1870 hasta el presente: pintura, fotografía, arquitectura, dibujos y grabados.   Foto: Living  / Daniel Karp
Kreuzberg es uno de los barrios con mayor concentración de extranjeros.   Foto: Living  / Daniel Karp
Arquitectos, diseñadores, artistas y artesanos encuentran en Modulor la mejor selección de productos para esos rubros. Si no entramos en la clasificación, vale entrar, mirar y tomar un café.   Foto: Living  / Daniel Karp
 

* Pasar por el Markthalleneun, uno de los mercados más antiguos y recientemente reabierto para conseguir manjares a buen precio.

* El Museo Judío, obra del genial arquitecto Daniel Libeskind, narra la historia de los judíos que viven y vivieron en Alemania durante los últimos dos mil años a través de obras de arte y objetos de la vida cotidiana.

* Los Prinzessinenngärten son un ejemplo de la movida europea por crear huertas y jardines urbanos y colectivos

PRENZLAUER BERG

Con una preciosa base arquitectónica que se viene recuperando sostenidamente, concentra, en su mayoría, a familias jóvenes, locales independientes, y cafés y restaurantes de bajo perfil pero muy buenas cartas. Vida de barrio por excelencia, en primavera y verano es una delicia con una onda increíblemente relajada. Puede parecer lejos a primera vista, pero tiene buenos accesos a los medios de transporte para llevarnos al centro en pocos minutos.

PARA ALOJARSE CON ESTILO

+ Un departamento absolutamente cool, con los colores y la deco del momento.

 
Foto: Gentileza Airbnb

O un estudio muy personal, con toda la tranquilidad que ofrece su ubicación hacia el pulmón de manzana.

 
Foto: Gentileza Airbnb

BUENAS IDEAS

Las calles de Prenzlauer Berg.   Foto: Living  / Daniel Karp
Las calles de Prenzlauer Berg.   Foto: Living  / Daniel Karp
Las calles de Prenzlauer Berg.   Foto: Living  / Daniel Karp
Las calles de Prenzlauer Berg.   Foto: Living  / Daniel Karp
 

* Pasear alrededor de la Helmholtzplatz no cansa nunca. Verde, linda, llena de tilos y bordeada por innumerables restós y cafés. Uno de los más lindos: Liebling (Raumerstraße 36ª).

* Un local de deco artesanal, orgánica y muy simpática: Victoria met Albert.

* Acá lo importante es experimentar la vida tranquila y auténtica de la zona antes o después de turistear. Ir a comprar el pan para el desayuno, o tomar un aperitivo a la vuelta.

Fotos: Daniel Karp..

LAS
+
VISTAS