Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$79,90
 
 
espacioliving.com

Claves para decorar un cuarto infantil compartido

Una guía para que aprendas a elegir las mejores alternativas y que los chicos disfruten de su espacio compartido

Por Gustavo Peláez | Living

 
Foto: Living  / Magalí Saberian

.

Chicos del mismo sexo

* Jugá con elementos comunes para los dos hermanos: el mismo modelo de camas, la misma paleta de color para ambos en acolchados y accesorios.

*Tomá como disparador un personaje en común para ambos.

*Apostá a los detalles que den autonomía e identifiquen a cada uno.

Chicos de distinto sexo

* Tomá en cuenta los elementos que puedan ser comunes para ambos con una base en común, para no correr el riesgo de hacer un cuarto ni masculino ni femenino.

* Incorporá estantes, paneles de corcho o paredes-pizarrón para que sea un espacio realmente compartido.

Distintas edades

* Elegí una base neutra para las paredes, los textiles y muebles. Que sus ocupantes elijan cómo se completarán los detalles.

*La manera de vivir el cuarto será diferente para cada integrante, por lo que habrá que plantear una estrategia de uso según la rutina de cada uno, como juegos y estudio.

Bebé y niño

* Es fundamental que al compartir el espacio con un nuevo integrante el hermano mayor no se sienta invadido, pero también que el flamante bebé sienta a futuro que el cuarto le pertenece.

* Incluí al hermano mayor en las decisiones de la deco.

* A medida que el nuevo integrante crezca, el espacio irá cambiando. Por eso, es importante que la zona que ocupe cada uno sea equitativa en metros cuadrados.

Las estrategias que transforman un cuarto en un espacio individual

- Sacale el jugo a la altura: en lugar de camas marineras podés ubicar dos camas en altura y aprovechar el espacio inferior para crear microespacios independientes.

- Respetá los límites: hay que idear estrategias para limitar las zonas de cada hermano. Podés hacerlo de forma virtual con, por ejemplo, una alfombra; o que el acolchados sea de un mismo estampado pero en distintos colores.

- Sector con sello propio: la premisa será utilizar elementos neutros y otros que identifiquen a cada ocupante, apostando a detalles que se puedan adaptar a ambos. Algunas opciones son textiles de diseño geométrico, rayas, diseños con los que los dueños del ambiente se sientan identificados, e incluso tonos neutros que se conecten y sean comunes para ambos.

- El poder del ángulo: es una buena alternativa para sectorizar. Los escritorios o las camas en "L" pueden ofrecer un tipo de límite y generan intimidad y pertenencia.

- Guardar los limites: además de los lugares de guardado comunes es importante que cada uno tenga el propio, utilizando estantes sobre las camas o aprovechando el espacio debajo de la cama con cajas o cajones.

-Luz a medida: además de la luz general habrá que tener en cuenta que los veladores tengan un tipo de luz dirigida para cuando no molestarse mutuamente..

LAS
+
VISTAS