Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$69,90
 
 
espacioliving.com

Decorar con color: claves para aplicarlo en cada espacio

El color es una de las herramientas más importantes para generar climas y efectos. Podés aclarar u oscurecer un ambiente, captar la atención hacia un punto focal o desviarla hacia otro. A continuación, 5 claves para que te animes a incorporarlo

Por Gustavo Peláez | Living

.

 
Foto: Living  / Archivo LIVING

  • Tomá en cuenta que tanto la luz natural como la artificial jugaran un papel fundamental en los espacios. Por eso, hacé una evalución de la cantidad de horas de sol, la orientación y también el tipo de luces artificiales que vayas a utilizar (frías o cálidas) y su disposición.
  • Si estás en duda sobre cómo utilizar un color intenso, lo recomendable es aplicarlo sólo sobre una pared (la que consideres más importante dentro del ambiente). Para el resto de los muros optá por tonos neutros.
  • Aprovechá la riqueza del color para jerarquizar sectores. En el muro contra el ubiques el sillón del living, en el cuarto detrás de la cama, acompañando el recorrido de una escalera o sobre una pared en una circulación que sea muy larga.
  • El ojo reacciona ante las diferencias. Para atraer la atención elegí colores claros, intensos y brillantes. Para desviarla incorporá los más oscuros, neutros y apagados. Si los metros cuadrados no te acompañan, optá por familias de colores, eligiendo distintas versiones de un mismo tono en cada ambientes. Reserva los más intensos para el "área social" (living, comedor, cocina) y los más suaves para las áreas privadas (cuartos, playroom y estudio).
  • El blanco tiene una doble función: iluminar y ampliar. Si la idea es darle volumen al ambiente combinalo con detalles de uno o más colores (o incluso con otros neutros).

Color Power

  • El color tiene un factor psicologíco muy importante. El rojo (en dosis bajas), el naranja y el amarillo revitalizan y energizan. El azul, en todas sus versiones, estimula la concentración. El verde, rosa, lila y celeste invitan al relax.
  • El hall de entrada: en él vale todo teniendo porque es un lugar de paso. El color elegido debe tener una correlación con los colores del living, ya que es un espacio de transición hacia la calle.
  • El toillete: ¡jugá, jugá y jugá! Es un lugar donde el show está a la orden del día; el lugar que sorprenderá a tus invitados con su diseño.
  • El living comedor: vale todo siempre que apuestes a los tonos que generen sensación de comodidad.
  • La cocina: si bien tiene que ver mucho con su estilo, en términos generales los colores como el amarillo, naranja y rojo la hacen más cálida, sobre todo si incluye un comedor diario.
  • El espacio de trabajo: el color más recomendado es el azul porque brinda tranquilidad y estimula la concentración. Es especial para combinar con blanco y gris claro.
  • El cuarto: tanto el verde como el celeste ayudan a la relajación. Combinan muy bien con el blanco y los neutros. En el cuarto de los chicos conviene elegir colores alegres. El rojo en dosis bajas, un amarillo o naranja, el azul o gris van bien.
  • El patio o la terraza: para armar un paisaje dentro de este espacio podés optar por los colores más intensos: violeta amarillo, rojo y naranja. Pero si queres prolongar el jardín o generar un cielo artificial en un lugar no muy luminoso, el verde y el celeste bien intensos serán los indicados.
.

LAS
+
VISTAS