Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$ 89,90
 
 
espacioliving.com

Dos estilos para un cuarto de bebé

Uno con estética vintage y otro con aires románticos. Mirá los dormitorios de estos recién nacidos y elegí el que más te guste

.

El primer cuarto que hoy les acercamos es el de Teo. El espacio sigue una línea vintage, pero modernizada. La cuna y el cambiador de color roble claro van muy bien con el piso de este PH reciclado de Palermo. ¿Qué les parece?

En el “rincón de Teo”, cuadro con su nombre (Tiny Things), cartel It’s a boy y reno. En el centro, caballito que se mece estilo vintage (todo Chapó Loló).    / Magalí Saberian
La arquitecta Cinthia Slemenson y su divino bebé, Teo. La arquitecta Cinthia Slemenson y su divino bebé. Cuna Steps (Baby Piac, con módulos de transformación y colchón para la primera etapa) en MDF y guatambú, que se adapta al desarrollo del niño hasta los 6 años.    / Magalí Saberian
Al cuarto se ingresa por una puerta antigua con postigones pintados de azul eléctrico, que le dan mucha personalidad. Los ventanales con vidrios tonalizados filtran luces de colores.    / Magalí Saberian
Sillón Eames (Entreformas) con manta tejida (Miga de Pan) y almohadones (Bla Bla). Las esferitas de papel iluminan tenuemente, pero también hay una lámpara que hizo Cinthia con un pie metálico y una canasta del Puerto de Frutos de Tigre.    / Magalí Saberian
“Junto a la ventana armamos el ‘rincón de Teo’, con fotos, algunos juguetes que eran del papá, como el Oso Yogui, y libritos de cuentos”.    / Magalí Saberian
Tanto los estantes de madera sostenidos con ménsulas como el mueble bajo son diseños de Cinthia (el conjunto). Sobre los estantes, cuadro Pacman Boy (Tiny Things) y robots de madera de colores (Chapó Loló)..    / Magalí Saberian
“Se eligió una paleta con colores alegres como el naranja y el verde aqua, y los grises. Preferimos evitar el azul o celeste, típicos indicados para varones”.    / Magalí Saberian
 

La segunda propuesta es la del cuarto de la pequeña Alba. Para darle frescura y un aire joven a este ambiente antiguo, ubicado en un centenario edificio francés, eligió un mobiliario de estilo contemporáneo y toques románticos; aquí el resultado.

La cuna Nido de madera patagónica (Krethaus) está vestida con una chichonera tejida a mano por la abuela de Alba, en hilo de algodón crudo; una colcha estampada comprada en el exterior (Smallable) y un coqueto baldaquino de algodón en tono natural (Krethaus).    / Pompi Gutnisky
Además de ser un femenino remate para la cuna, el baldaquino crea un entorno calmo y protegido para la beba. Guirnaldas de luces decoradas con flores de tela rosada y en combinación de rosa viejo, gris y amarillo suman color y crean un cálido efecto para la hora de dormir.    / Pompi Gutnisky
La corona de bienvenida también es home made: se hizo con tul, un cartel de madera tallado (Julio Briatore) y un par de escarpines. La cajonera Nido (Krethaus) viene con una bandeja cambiadora que puede colocarse encima de la cuna durante los primeros meses.    / Pompi Gutnisky
En la pared, una composición realizada con postales del ilustrador estadounidense Mark Ryden, cuya obra se caracteriza por una singular mirada del universo infantil. Se colgaron con económicos marcos encargados a medida con molduras de yeso pintadas a imitación de los modelos antiguos (El Perro Negr.    / Pompi Gutnisky
Dos agarraderas hechas con llaveros de cerámica con motivo de pájaros (El Postigo) y soga trenzada sostienen las cortinas de lino gris (LB). Sobre el silloncito mecedor Desmayate con respaldo en cuero color suela (Eugenio Aguirre), una manta tejida a crochet con hilo de algodón (Brood).    / Pompi Gutnisky
Muy moderna, la lámpara colgante modelo Maskros, fabricada en acero inoxidable y papel, remite a la flor del “panadero”, creando sombras decorativas en el techo y las paredes (Ikea). Junto a la puerta, el acrílico The Butterflies Constantine, del artista Joe Sorren.    / Pompi Gutnisky
 
LAS
+
VISTAS