Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$69,90
 
 
espacioliving.com

4 hermanos nos muestran sus cuartos adolescentes

En la casa de una familia numerosa, dos de las trillizas comparten un cuarto, mientras que la tercera y el varón duermen solos, pero todos en espacios que los representan

Por Soledad Avaca Cuenca y Javier Picerno | Para Living

.

CAMILA Y MANUELA (15 años)

"Nos encanta nuestro cuarto. Como es el más cómodo, siempre nos juntamos acá a estudiar o cuando vienen las amigas de las tres"

Camas de madera laqueada (Fernando González) con acolchados de panamá y almohadones de diversos motivos (todo de Virginia Calvo). Velador rojo y lámpara con pantalla de lino (ambos de Omniluz).    / Javier Picerno
Original y llamativo, el cuadro del perro es del artista Marcello Mortarotti (galería Brillante Arte Contemporáneo).    / Javier Picerno
Sobre la mesa Saarinen con sillas de esterilla tapizadas en lino (Breuer Moreno), juego de té antiguo y tazas blancas (Z Market). Cortinas de lino (Virginia Calvo).    / Javier Picerno
El perchero de madera de paraíso suma diseño al orden, y a la vez es un buen exhibidor.    / Javier Picerno
La pared junto a la mesa de reunión contrasta con el resto. Se pintó con pintura de pizarrón (Prestigio) para los momentos de estudio y creatividad. El amor por el arte lo heredaron de su mamá, Carina Matteo, artista y dueña de Brillante Arte Contemporáneo.    / Javier Picerno
 

IDEAS

En el cuarto compartido, se priorizó el lugar de encuentro. Para darle espacio a la mesa, las camas se ubicaron contra las paredes.

Los postigos en la ventana de Juana son de demolición. Se cepillaron para dejarlos como nuevos.

En el refugio del varón, se aprovecharon al máximo los metros disponibles con un escritorio volado, un mueble de guardado con asiento y una superficie extra de apoyo que recorre el tope del revestimiento de la pared.

JUANA (15 años)

"Mis hermanas se quedaban hablando hasta tarde y al otro día me costaba levantarme para ir al colegio. Ahora que duermo sola, tengo más privacidad y puedo irme a domir a la hora que quiero"

Para un toque más bohemio, Virgina Calvo diseñó con pareos hindúes un gran almohadón rectangular y otro tipo caramelo y un pie de cama terminado con pasamanería que combinan con la nórdica de plaza y media ($750, Arredo). Antiguo sillón tapizado con lino beige y guirnaldas de luces (Z Marquet) sobre.    / Javier Picerno
Se mantuvieron los estantes de lo que anteriormente era el escritorio familiar para aprovechar la superficie de apoyo.    / Javier Picerno
 

FÉLIX (13 años)

"Cuando mis hermanas están con sus amigas, prefiero quedarme en mi cuarto escuchando música"

Sommier con respaldo de arpillera (Virginia Calvo), funda de edredón ($1.100), almohadones cuadrillé ($120, todo de Arredo), lámpara de escritorio (Iluminación Agüero) y alfombra de lana (Z Market).    / Javier Picerno
Pared bicolor con pintura verde (Prestigio) y revestimiento de madera laqueada con estante (Fernando González).    / Javier Picerno
 
LAS
+
VISTAS