Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$79,90
 
 
espacioliving.com

Decorá con origami

Conocemos las grullas y guirnaldas; pero hay un mundo de infinitas posibilidades, de formas y colores en figuras de papel y, aunque menos populares, también de tela

Por Natalia Iscaro | Para Living

Además de contar con el exotismo propio de las prácticas heredadas de otras tierras –en este caso, niponas-, el origami es una técnica del papel que nos llena de asombro y admiración. Decidir sumergirse en este universo único es como un emotivo regreso a las manualidades de la infancia.

Poner la mesa

Posavasos, servilleteros, cajitas para té, souvenirs y cuadritos son algunas alternativas para renovar la mesa, que propone Danisa Jauvel, el alma máter de Origamizate. Tras dos años de formación en Artes Visuales en el IUNA, hoy da cursos y workshops de origami en su estudio y otros espacios culturales, donde demuestra que no hay límites para la aplicación de esta técnica milenaria. Ella cuenta que descubrió el origami por casualidad. "Una sobrina cumplía 15, y comenzamos a organizar su fiesta. Tomé un curso para aprender la grulla y decorar su fiesta. Así, el espacio se llenó de grullas y para mí se abrió un gran camino". Según Jauvel, la gente elige el origami por "la sensación de belleza y asombro que despierta el saber que todo parte de un papel plano, un material noble que todos conocemos y que tenemos". Su blog es una inspiración para todos aquellos que tengan ganas de iniciarse en esta actividad.

Grullas aplicadas a la decoración de muffins, de Origamizate.
Decoración en palitos, de Origamizate.
Origami de posavasos, de Origamizate.
Cuadro ideal para cuarto de nena, de Origamizate.
Propuesta para una mesa de fiesta infantil, de Origamizate.
Souvenirs para fiesta, de Origamizate.
Cajitas para hebras de té, de Origamizate.
 

Espacios de trabajo

"La gente elige al origami por su carácter original, y por su retorno a los objetos únicos y de autor", detalla Florencia Riobó, Lic. En Comunicación Social que llegó al origami para realizar los souvenir de la comunión de su hija. Era la semilla de su futuro proyecto, Origami Fest. Ella propone piezas ideales para el escritorio: organizadores y contenedores que le den un gesto renovado a un ámbito rutinario. "Son adornos que destacan cualquier rincón, y que además tienen su valor simbólico", detalla. Y aporta que hay papeles especiales para realizar esta práctica, que no se quiebran al plegarlos. "Son durables, porque están realizados libres de ácidos, y por eso no se modifican con el tiempo. Incluso existen papeles resistentes al agua, que son aptos para exterior y para sumergir". Igualmente, agrega que cualquier papel puede servir. Jauvel coincide, y aporta: "El punto es comprender en qué pieza utilizarlos –explica-. Por eso, papeles de regalo, cartulinas, libros que ya no aportan lectura, papel de revista o folletos, gramajes altos y bajos… Todo encuentra su función en el origami. Lo mejor es guardar y probar", aconseja.

Contenedor flor estrella, de Origami Fest.
Contenedor para lápices y biromes, de Origami Fest.
Contenedores para elementos pequeños, de Origami Fest.
 

Prendas de origami

La última novedad del origami es el trabajo en tela. "Un día me di cuenta de que estaba ‘origamizando’ las prendas, sin haber aprendido formalmente el arte de plegar papel", cuenta Romina Goransky.

Licenciada en Economía y ex estudiante de Historia del Arte, Romina retomó la costura para diseñar y realizar prendas a medida. A la hora de trabajar cuenta que "los moldes se realizan en papel, la forma del molde se pasa a la tela, se corta, se cosa y así se genera la prenda para cubrir el volumen del cuerpo", explica. "El proceso implica un paso de dos a tres dimensiones, que es lo que sucede en el origami: partiendo de un papel, se generan piezas en volumen". A la hora de trabajar, reconoce algunas dificultades, como que las telas deshilachan y que, cuando se marca un pliegue, no queda bien definido como sí sucede con papel. Precisamente por eso es importante utilizar telas livianas, que sean dúctiles para plegar. Goransky transmite este y otros tantos saberes en sus talleres de la escuela del origami. Allí también se revelan otras alternativas para trabajar el papel: pura belleza para plegar.

Vestido de origami en tela de Romina Goransky.
Diversas formas de origami en tela de Romina Goransky.
Cajas de tela de Romina Goransky.
Molino de tela de Romina Goransky.
 
LAS
+
VISTAS