Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$79,90
 
 
espacioliving.com

Guía para limpiar y mantener las alfombras de fibras naturales

Los expertos de Alsina Alfombras nos cuentas las claves para que este tipo de textil se vea siempre como nuevo

Las alfombras de fibras naturales requieren de un cuidado especial. Es importante elegir la fibra que más se adecue al lugar donde se la vaya a utilizar la alfombra. Por eso, hay que tener en cuenta la especificidad de cada tipo de material: el coco es más robusto que el sisal, y éste más que el yute. Para lugares de alto tránsito no es conveniente elegir colores claros.

 
Foto: Archivo LIVING

EL MANTENIMIENTO

Dado que la mayor parte de las alfombras de fibra natural cuenta con una base de látex, el polvo no se deposita bajo la alfombra. Es indispensable aspirar o barrer, aunque la suciedad no sea visible, porque las pequeñas partículas de polvo penetran las fibras y causan su desgaste. Una alternativa es sacudir la alfombra golpeándola suavemente desde la base o utilizar un cepillo, siempre de cerda natural.

El sisal es una fibra natural resistente, libre de estática, por lo tanto no atrae el polvo o la suciedad del ambiente. Las alfombras de este tipo son sólo para uso interior. No deben colocarse colocadas al sol o expuestas a la lluvia o la humedad excesiva. Se recomienda rotar las alfombras una vez por año para igualar el desgaste de las diferentes zonas.-

Para proteger las alfombras de fibras naturales, la atención inmediata de cada tipo de mancha es muy importante. Los pasos recomendados son los siguientes:

1. Limpiar el área afectada inmediatamente. En el caso de los líquidos, utilizá un papel absorbente, sin presionar ni frotar. Para los sólidos, lo ideal es quitar el exceso antes de limpiar, utilizando un cuchillo de punta redonda o una espátula.

2. Si la mancha está seca, cepillá suavemente el exceso de material y pasá una esponja o un paño húmedo para quitar el resto. No intentes quitar la mancha con productos caseros o desconocidos.

3. De tener que lavar la alfombra en su totalidad, para evitar que una mancha de humedad se seque y deje una aureola, utilizá un jabón neutro con agua para eliminar todas las impurezas. Dejá secar la alfombra colgándola a la sombra. Una vez seca, ubicarla al sol por media hora.

4. En caso de tener que recurrir a terceros, tomá en cuenta que sean profesionales especializados en limpieza y restauración de alfombras de fibras naturales.

5. Nunca utilices productos químicos domésticos.

6. En caso de humedad interna en las fibras, además de utilizar un paño seco para absorberla, lo mejor es que utilices un secador de pelo para evaporar lo que quede de ella.

A cada mancha su solución

* Grasa y aceites: para combatirlas, quitá el exceso con un cuchillo y luego pasá un paño blanco con alcohol.

* Chocolate, leche o café: antes que nada, retirar el líquido con papel absorbente por encima; luego pasá un paño blanco con alcohol.

* Vino y otras bebidas: absorber el líquido de ambos lados de la alfombra usando un paño seco o papel absorbente, sin refregar .En caso que la mancha persista, pasá un paño seco con alcohol.

* Sangre: limpiá el área afectada con un paño blanco humedecido con agua oxigenada de 10 volúmenes.

* Cera y vela: raspá suavemente la cera con un cuchillo de punta redondeada.

* Frutas y salsas: retirá el exceso con una cuchara y pasá un paño blanco con alcohol.

* Tinta: tan rápido como puedas, limpiá con un paño blanco con alcohol.

* Arcilla o barro: dejá secar y quitá el exceso con un cepillo seco. De persistir, limpiá la superficie con alcohol.

Agradecimiento: Alsina Alfombras..

LAS
+
VISTAS