Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$38,90
 
 
espacioliving.com

Un depto equipado con hitos del diseño

Un departamento clásico se hace irrepetible con obras y objetos combinados por una familia que hace gala de auténtico savoir faire

En el living, una obra de Sergio Avello y dos mesitas de anticuario; un sillón redondo (Feria Tristán Narvaja, Montevideo), un banquito americano (Mercado de Pulgas) y un sofá realizado a medida. La silla, que reitera los tonos de la serigrafía de Alexander Calder, es un prototipo de José Strier, de.    / Pompi Gutnisky
En la mesita de los años 50 (Guevara Gallery), dos pisapapeles (o sulfuros) comprados en Montevideo (Feria Tristán Narvaja) y el libro Carnet de Voyage, de Louis Vuitton.    / Pompi Gutnisky
Entrando, se accede al hall que distribuye a la derecha, hacia los cuartos y a la izquierda, al comedor que desemboca en el “primer living”, como lo llaman los dueños de casa. Se equipó con un sillón Chesterfield y una lámpara de pie cromada de los 60, de herencia familiar.    / Pompi Gutnisky
En el hogar, la obra ‘Osito’, de Alfredo Prior y un acrílico de Carlos Masoch. Enfrente, ‘Cruzamento’, de León Ferrari, y cuatro acrílicos de Alfredo Prior, de los 70. La mesa provenzal (Mercado de Pulgas de Dorrego) se pintó a tono con las sillas ‘Butterfly’.    / Pompi Gutnisky
Sobre la biblioteca metálica, lámpara vintage (Mercado de Pulgas de Dorrego) y lámpara ‘Flor’ traída de París (Habitat); pequeño florero de asta (Allá ité); acrílico sobre tela de Carlos Masoch, y rinoceronte de cerámica verde (Wirkaal). En la pared, obra de César Paternostro y óleo sobre papel de .    / Pompi Gutnisky
En el pasillo que lleva a los cuartos, obra de María Boggiano; un objeto de la feria de artistas de New Haven; pañuelo de Yayoi Kusama; impresión de la obra ‘Joy Feel when Love Has Blossomed’’, también de Kusama, y acrílico de José Garófalo. Remata la caja lumínica de Pablo Siquier.    / Pompi Gutnisky
. En el cuarto principal, cama vestida con almohadones pintados (Good Luck Casa) y mesita de la abuela de Roby con un velador alemán antiguo comprado en la feria paraguaya de San Bernardino. El toque rústico está dado por la alfombra en cuero crudo bordado (Allá ité) y el banco de madera.    / Pompi Gutnisky
 

Basta entrar en la casa de Roby y Guillermina para deducir que se trata de una pareja con un alto sentido estético. Para quienes comparten su gusto por los objetos, será una travesía irresistible recorrer los ambientes poblados de muebles de los 50 y los 60 combinados entre sí con picardía y dejarse sorprender por la selección y disposición de la colección de arte contemporáneo que esta doctora en Letras y este productor musical han sabido conseguir. Por caso, la colección es apenas una expresión de la verdadera conquista de la familia: un estilo de vida propio que se enriqueció con el nacimiento de Ina, su primera hija. "Si bien vivíamos en una casa lindísima, su llegada impuso los cambios lógicos en nuestra cotidianidad y nos mudamos buscando un lugar más luminoso, sin escaleras, desniveles u otras barreras, y cercano a una plaza amigable para ir con ella", relata la mamá. Así decidieron mudarse a este departamento en Recoleta, al que no tuvieron que hacerle más que habitarlo con sus cosas y su arte. "Lo fundamental es querer que las obras te acompañen cada día. Sentir, además, que te aportan una cuota de felicidad, de regocijo estético y de placidez así como también te comunican cuestionamientos esenciales, transmiten ideas, plantean problemas; algunas son, incluso, una declaración de principios", dice Guillermina para concluir que, en definitiva, el espacio que habitan habla de ellos, y por ellos.

Los dueños de casa sugieren

* Para adaptar el hogar a la vida familiar y a sus hábitos sociales, Guillermina y Roby se concentraron especialmente en el living-comedor: lo buscaron amplio y separado de los cuartos.

* Alterando la distribución tradicional de este tipo de departamento, consiguieron una circulación ideal ubicando sucesivamente el comedor, un pequeño estar y el living propiamente dicho.

* Con el lujo de una chimenea y delicadamente iluminado, el comedor brinda el marco perfecto para las reuniones nocturnas y para las comidas en familia.

Producción: Violeta Quesada | Texto: Lucrecia Álvarez..

LAS
+
VISTAS