Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$ 89,90
 
 
espacioliving.com

Las mejores propuestas deco y gourmet en Maschwitz

A menos de 45 minutos del Centro, encontramos un pueblo apasionado y de identidad inimitable, que plantó bandera para entretener, inspirar, colorear, concientizar, nutrir y servir la mesa.

Como todo pueblo que se precie, Maschwitz tiene una plaza arbolada sin rejas, una iglesia pintoresca, una estación de tren que sobrevive digna el paso del tiempo y un parque que se llena de chicos en bici y familias haciendo picnics los fines de semana. No hace falta adentrarse mucho más en la provincia de Buenos Aires para sentir un clima de comunidad que comparte sus días puertas afuera, duerme siesta y va al almacén con canastas de zuncho: basta apuntar al kilómetro 44 de la Ruta 9 (Ramal Escobar de la Panamericana) para palpar esa vibra de vecindario argentino.

Sin embargo, algo lo distingue: Maschwitz pegó el estirón sumando –en la última década– talleres de artistas abiertos al público, un polo gastronómico diverso y sibarita, un almacén ciento por ciento orgánico, casas de oficios y diseño, y locales de antigüedades puestas a punto. Lisa y llanamente, afloraron propuestas nacidas de un estilo más amable, que atiende con alegría y respeta los tiempos de su gente y de la tierra.

 
En Die Ecke conviven antigüedades, diseños de autor, caprichos hogareños, indumentaria y hasta una estupenda terraza para alquilar y celebrar cualquier tipo de evento.  Foto: Javier Picerno
1. Die Ecke Universal Market. Paquita Romano y Bobby Rastalsky esperaron quince años para tener esta casa, hoy bautizada "la esquina", en alemán. Esta figurita difícil, que tanto se hizo desear, fue en otros tiempos el primer almacén de ramos generales de Maschwitz y el punto de encuentro barrial. No sorprende entonces que esta pareja de diseñadores de indumentaria mantuvieran su belleza y esencia abriendo las puertas de una tienda dedicada a vestir gente y casas, con una pequeña pulpería incluida, para que sus amigos y clientes puedan tomar algo, jugarse el honor en el viejo metegol y también comprar productos de almacén de elaboración artesanal. Redondeando, si el Ingeniero extrañaba su viejo almacén, ahora puede superar la pérdida en este espacio ambientado con buen gusto y repleto de piezas de vajilla de vidrio, loza y cerámica; muebles recuperados, luminarias de todas las décadas, fragancias para el hogar y muchos pequeños placeres más. | Ituzaingó 985, Ingeniero Maschwitz, die.ecke@yahoo.com.ar
 
Scrap Life es una propuesta que vale la pena conocer.  Foto: Javier Picerno
Scrap Life. Hace cinco años Karina descubrió la técnica del scrapbooking, que permite perpetuar recuerdos en cuadernos conformados por nuestros recortes, fotos, cartas, stickers y elementos de papelería. Hoy la desarrolla a medida de los interesados, que pueden elegir las telas, papeles, cintas y detalles a piacere acá, en su local que es también taller, a la vista de todos. | Mercado de Maschwitz. Mendoza 1731.

 
Costumbres como el encuentro en el bar, el amor por el oficio y el uso de la biblioteca popular están más vigentes que nunca.  Foto: Javier Picerno
Cata. Este encantador bistró francés nació como fiambrería y almacén de delicatessen que todavía opera y congrega a fanáticos del sabor. En el comedor elija entre sus veinte tipos de sándwiches, picadas y una carta nocturna. No cobran cubierto y los comensales pueden comprar el vino en el almacén a precio de vinoteca y llevarlo a la mesa, con un módico descorche de $18. | Mercado de Maschwitz. Mendoza 1731.

 
Un ícono de Maschwitz, la Bibliocabina.  Foto: Javier Picerno
Bibliocabina. Símbolo total y absoluto del pueblo: esta cabina inglesa fue restaurada por los vecinos y convertida en biblioteca abierta, pública y gratuita. | Plaza de Maschwitz. Av. Villanueva y Maipú.
 
Hasta el día más gris se llena de color con los materiales reciclados que le dan forma al Mercado de Maschwitz, construido a imagen y semejanza de los conventillos de La Boca.  Foto: Javier Picerno
Mercado de Maschwitz. Bienvenidos al primer paseo comercial a cielo abierto. (Cualquier parecido con La Boca es adrede). Está construido con materiales reciclados, como chapas, molduras, ventanales de vidrio repartido, hierro, cenefas y mucho criterio estético, que se repite sistemáticamente en todos los locales. Hay una colorida verdulería, un centro gastronómico con cartas nacionales e internacionales, negocios de ropa, diseño, antigüedades y servicios también. La primera etapa se inauguró en marzo 2011 y hoy ya cuenta con 38 locales. Los días más concurridos son jueves, viernes, sábados y domingos (en la mayoría de los casos), pero se puede dejar el auto en el estacionamiento contiguo ($20 la estadía). | Mendoza 1731.
 
La escenografía del Mercado de Maschwitz fue configurada para generar la sensación de estar paseando por otro tiempo y otro lugar. Al lado, Ley Primera.  Foto: Javier Picerno
Los caminos adoquinados del mercado, las mesas de hierro en exteriores y la presencia de árboles a lo largo y ancho de todo el Mercado recrean una puesta que se siente como estar de viaje: las galerías en dos pisos remiten a las edificaciones de Nueva Orleans.
Ley Primera. Pisos calcáreos originales, enormes ventanales transparentes y de colores repartidos, y mesas vestidas con mantel y con un gran papel en blanco (adentro o bajo la galería, como se ve a la izquierda) son el marco perfecto para un almuerzo o cena con gustito a brasas. Ley Primera se especializa en parrilla (que funciona a la vista), pero también sirven pastas y frutos del mar.
 
Este nuevo polo comercial y gastronómico llegó para cubrir tanto necesidades básicas como deseos de diversión y consumo. Los habitantes de zona norte, agradecidos.  Foto: Javier Picerno
Chapadas a la Antigua. El pasillo interior del primer piso del Mercado de Maschwitz delata la existencia de una prolija tienda dedicada a las antigüedades, muebles acondicionados y tesoros heredados.
Verdulería del Tomate. La mejor síntesis y carta de presentación del Mercado es verdulería, muy fresca y colorida. Atendida por sus dueños, aseguran materias primas de estación y algún que otro ingrediente difícil de conseguir en locales tradicionales.
 
“Hacete socio del Bondi”, reza el cartel que tan bien sintetiza el sentido de comunidad de este centro cultural, hecho por y para todos.  Foto: Javier Picerno
Colectivo Cultural. Con la misión de promover la integración social, el respeto por los derechos humanos y el cuidado del medioambiente, la ONG Colectivo Cultural desempolvó lo que 40 años de abandono y varios incendios casi destruyen del hotel abierto por Don Benito Villanueva (fundador de Maschwitz), sede del Salón Social del pueblo y, más recientemente, del viejo Cine Gloria. Por obra de arte y dedicación, hoy gente de todas partes puede dar y tomar clases (de tango, música, pintura, dibujo, danza, folclore o fotografía, por ejemplo), organizar y participar en eventos, y disfrutar espectáculos como show de títeres, cine para chicos y grandes, obras de teatro y mucho más. Por si fuera poco, desde el primer piso transmite FM 96.9 Radio Activa. Las puertas están abiertas y, las paredes, pintadas por artistas como Jerónimo Gregorini, PIMANYá (Magdalena Arcieri Valdés y Pini Ponce) y Nushi Muntaabski, autora de la obra realizada con la técnica del mosaiquismo en la fachada junto con los habitantes del pueblo, que participaron en la intervención. | Av. El Dorado 1518, frente a la estación.
 
La naturaleza, en todas sus acepciones, es protagonista en este rincón de provincia, empezando por su venerada y bien cuidada arboleda.  Foto: Javier Picerno
El Dorado. Arriba, tramo de una avenida escoltada por añosos árboles, casas señoriales y un extenso parque muy concurrido por grandes y chicos los fines de semana. | Av. El Dorado entre Mendoza y Av. Villanueva.
Paseo Mendoza. Este paseo es otra prueba del esfuerzo en equipo y de las ganas de hacer un aporte valioso a la comunidad. Cinco familias amigas realizaron este centro cálido y con constante energía veraniega para tener un lugar donde poner el arte sobre el tablero. Actualmente presenta 35 locales ligados al arte, la expresión y el bienestar. | Mendoza 1578. Cerrado los lunes.

 
El taller de Inés Repetto, un espacio de arte para quienes estén interesados en la materia.  Foto: Javier Picerno
Espacio de Arte Inés Repetto. En su galería y taller, está Inés Repetto con todas sus mujeres, que no tienen nombre pero sí ojos profundos e historias que termina de dibujar la persona que se enamora de ellas y se las lleva a casa. Sus colores reflejan el espíritu apasionado de su creadora, y sus vestidos detallados, su paso por la carrera de indumentaria. Hoy, pinta, da talleres, expone y gestiona arte. "Nada es rígido en mi vida", concluye mientras completa una de sus musas sobre una vieja sábana. | Mendoza 1578. Paseo Mendoza.
 
Las antigüedades y genialidades de ETC despiertan una lista tan larga de deseos y emociones que ameritan un etcétera para redondearla.  Foto: Javier Picerno
ETC. Letras de chapa, muebles remozados, viejos camastros, piezas de arte, lámparas nuevas o hechas con piezas de madera o bases de hormas de zapato, enseres de cocina marcados por el tiempo, juegos de jardín, almohadones artesanales, y muchísimo más. Etcétera, para abreviar. Aquí los objetos llegan cada semana, sorprenden y vuelven a salir para habitar nuevos espacios. "ETC es la mélange: vas a encontrar desde cosas súper económicas hasta una mesa de comedor de madera maciza", nos cuenta Lucila, la encargada de atender con pericia y buen humor lo que Sonia Bustamante, Soledad Benvenuto y Fernando Battilana, dueños de este pozo sin fin de tesoros, encuentran y producen. | Mercado de Maschwitz. Mendoza 1731.
 
Un gran valor que no se ve pero se palpa inmediatamente en cada tienda es la fraternidad de su gente. Una sensación que hace más placentero aún el recorrido.  Foto: Javier Picerno
Bio Almacén. Este almacén orgánico y de comercio justo: es justo con la salud, los sabores y los pequeños productores locales que trabajan bajo los mandatos de la biodinámica. Mariana Souto con gusto explica cada paso de la producción y procedencia de lo que ofrece. Paseo Mendoza.

 
Ramona ofrece comida muy rica y en porciones para compartir.  Foto: Javier Picerno
Ramona. A Ramona le gusta que le digan "Cocina de Amigos": desde que llegó, sus comensales siempre vuelven. Será su comida casera rica, elaborada y abundante; la selección de sus pescados y carnes; la muñeca para hacer sus woks o las pastas que amasan ahí mismo. O la atención de sus dueños, Victoria Winkelmann y Gonzalo Recalt Campos. O su selección musical, que cosecha cultores de la sobremesa. | Paseo Mendoza.
 
El verano eterno existe en El Chiringuito, un bar de playa sin arena, pero con tapas españolas y la barra más nutrida, diversa y de categoría de la zona.  Foto: Javier Picerno
El chiringuito. Luciana Boragnio y Máximo Giordano, ciudadanos del mundo y eternos aventureros, se conocieron en alguna de sus vueltas por España. Al llegar la oportunidad, trajeron todas sus experiencias a El Chiringuito, el bar de playa que lidera la escena central del Paseo Mendoza, con sillas y mesas a cielo abierto. Más allá de los servilleteros artesanales que trajeron de Centroamérica, de los botes reinventados como bancos y estantes para cristalería, el gran imán es la barra, que ofrece cuatro tipos de cerveza tirada artesanal (las premiadas La Loggia y Finn), una generosa cantidad de tequilas o ron de todos los países de Lationamérica. ¿Para acompañar la selección? Tapeo español, picadas y ensaladas gourmet. Todos los fines de semana, se suma al equipo un bartender profesional y además tocan jazz, percusión o piano muy buenos artistas en vivo. | Mendoza 1578. Paseo Mendoza.
 
Rarezas y objetos bellos en Portobello Design.  Foto: Javier Picerno
Portobello Design. El gran sueño de Corina de tener un emprendimiento propio cobró vida cuando visitó a su hija mayor en Londres y se enamoró del mercado de Portobello, en cuyo honor nombró su local y en el que vive ese espíritu inglés. Corina recorre subastas y remates buscando rarezas y bellezas del pasado que restaura con su equipo de trabajo y luego exhibe con prolijidad. Se especializa en piezas vintage, de los años 50, en los estilo escandinavos, provenzal y rústico de campo. No se preocupen, que la oferta de carteles enlozados se renueva constantemente. Por si fuera poco, Corina acepta los pedidos de búsquedas especiales. | Mercado de Maschwitz. Mendoza 1731.
 
Corina, la dueña orgullosa de Portobello Design.  Foto: Javier Picerno

Y todavía hay más

* Matryoshkaté: casa de té en el Paseo Mendoza, donde además se juntan grupos para tomar clases conversación en inglés.
* La Sinvergüenza: Original tiendita de antigüedades, muebles y textiles. lasinverguenzadeco@gmail.com
* Creativas Fusión de Artesanías y Diseño: artesanías y bijouterie de calidad. Tienen todos los modelos de Amarte en Seda.
* Maison Bleu: la primera galería de arte de Maschwitz, liderada por la Arq. Daniela Cettour.
* El Granero de Maschwitz: Tienda de diseño y decoración de estilo romántico.
* Mundo Cacharro: Cerámicas hechas y pintadas a mano de excelente calidad.

Producción y texto: Verónica Mariani..

LAS
+
VISTAS