Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Una casa integrada y moderna

Las hermanas y arquitectas Laila y Heidi Goldfeder renovaron juntas esta casa modernista de los años 50, obra del gran Jorge Gazaneo.

La barra con mesada de Corian y revestimiento de madera recuperada (todo de Skema Revestimientos) da inicio a un recorrido en el que predominará el mobiliario moderno..
Las puertas de las alacenas se hicieron en MDF laqueado y sin manijas (Estudio G2): allí se esconde todo, hasta la heladera..
Poul, en blanco; junto al sillón, mesa baja ‘Edén’ y, en el otro extremo, lámpara ‘Trígono’ (Federico Churba)..
Heidi (der.) y Laila (izq.) Goldfeder proyectaron la reforma de ésta, la casa de Laila. Están sentadas en el sofá ‘Poul’ y frente a las mesas ‘Pluvial’ (todo de Federico Churba)..
. A cada lado de la cama, las mesas ‘Corchea’ ponen la nota curva entre tantas rectas. Sobre ellas, lámparas ‘Hanoi’ (Federico Churba)..
Por los distintos tonos de la madera, el revestimiento de pino tea recuperada genera un efecto fascinante, similar a una obra de arte por la contundencia su trama.
Si bien el cuarto de Ana, la hija de Laila, tiene un marcado tono infantil, se repiten el alisado de cemento, la biblioteca ‘Chocolate’ (Federico Churba) y los apoyos en Corian debajo de la ventana..
“La luz natural generó un cambio rotundo: llenó la casa de vida y la conectó con el exterior todos sus ambientes. Para nosotros, la captación de la luz desde la propuesta arquitectónica es crucial..
 

Producción y texto: Silvina Bidabehere | Fotos: Javier Csecs.

Feliz destino el de esta casa ubicada en una zona muy atípica para su estilo en los 50: la aledaña a la actual Panamericana, en Boulogne. (En aquel entonces, en esos pagos abundarían las chacras agrestes antes que el modernismo). De ahí la sorpresa de Laila Goldfeder cuando la descubrió. "La había visto varias veces mientras rastrillaba la zona, pero no estaba en venta. Unos meses más tarde, mi marido me pasó un dato: cuando llegué, ¡era esta casa! En esa primera visita me enteré de que era una obra de Jorge Gazaneo, un arquitecto y profesor que admiro mucho", nos cuenta Laila, emocionada con el moño impecable que trazó su suerte. Es que ese reconocido arquitecto argentino nacido en 1928 fue, por ejemplo, parte del estudio de Amancio Williams, y actualmente es director del centro de investigaciones de la Facultad de Arquitectura, entre otros títulos meritorios. A raíz de esta nota, Laila y Heidi (hermanas, arquitectas y socias en el Estudio 2G) se animaron a llamarlo y contarle la historia de la reforma y rescate que aquí hicieron. Gazaneo, conmovido, se alegró de enterarse de que su obra no había sido demolida, sino todo lo contrario: valorada y recuperada. Es que en la intervención se eliminaron divisiones y se integró todo en un gran ambiente, con la chimenea de metal martelinado como protagonista absoluta. "Los cambios más importantes fueron nivelar los pisos (en la recepción había varios desniveles) y sumar aberturas, dejar entrar la luz", explica Heidi y apunta que, como Estudio, con Laila siempre están buscando obras que tengan un valor agregado. En este caso, homenajear el estilo modernista fue uno de los pilares del proyecto.

Qué hicieron las arquitectas

* Unificaron los materiales para lograr armonía: en este caso, se reiteran el alisado de cemento, la pino tea recuperada y el Corian en toda la casa.

* Si bien los ambientes se abrieron, cada uno tiene autonomía. Por ejemplo, el diseño de la planta hace que el comedor quede visualmente separado de la cocina.

* Hicieron que la chimenea funcionara como separador y marcara la circulación de la casa.

* Usaron alfombras para sectorizar el gran espacio integrado.

* Pensaron un mobiliario especial para que hubiera un diálogo coherente entre un sector y otro..

LAS
+
VISTAS