Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Claves para elegir la iluminación para cada espacio

La elección del tipo de luz en cada ambiente puede ser un desafío. Aquí, algunas claves para acertar según las características y funciones de cada espacio

 

Por Gustavo Peláez.

PARA EL LIVING

La iluminación en el living debe ser muy flexible porque necesita cubrir las diversas necesidades que allí se realizan.

- Es aconsejable que la luz sea de una tonalidad cálida para invitar al relax. La elección se debe hacer teniendo en cuenta el material y el color de cielorrasos, pisos, paredes y cortinas.

- Lo ideal es ubicar más de una lámpara para que se complemente de acuerdo a las actividades a realizar en cada ambiente: las lámparas de techo son las más parejas y las que más abarcan, al igual que aquellas de pie que tengan el haz orientado hacia el cielorraso; las de mesa dan un efecto relajante y envolvente, al igual que las de pie cuya luz no esté orientada hacia arriba.

- Para resaltar la textura de un muro (ladrillos, piedra o bloques), habrá que ubicar muy cercano a este una línea de focos dirigidos, ya sea hacia abajo cuando se parta de un cielorraso o hacia arriba cuando la base sea el piso.

-Los focos que den una luz puntual y generen juego de luces y sombras aportan profundidad y volumen (un recurso ideal para espacios chicos).

-Los apliques empotrados dan un efecto similar al de una lámpara de pie, con la ventaja de que ahorran espacio.

PARA EL COMEDOR

- Es recomendable incorporar una luz puntual sobre la mesa a una altura que vaya de 0,70 a 1,20m para que quede bien focalizada y enmarque el espacio. La luz no debe ser muy baja porque este lugar también puede aprovecharse como espacio de trabajo, y por eso es conveniente una luz de cierta intensidad.

PARA LA COCINA

Es el "corazón" de la casa, la protagonista indiscutida donde se realizan innumerables tareas a diario. Por eso, en ella la iluminación debe ser práctica y funcional.

Lo recomedable es combinar una luz general ubicada en el centro del espacio con otras puntuales y frías sobre las áreas de trabajo y cocción (bajo las alacenas y en donde esté la cocina). De contar con una barra o comedor diario, lo mejor es apostar por luces cálidas para estas áreas.

PARA EL DORMITORIO

- Acá también se pueden desarrollar varias actividades además del descanso: trabajo, juegos, estudio, etc. Por eso, es básico que el dormitorio esté bien iluminado, con una luz central cálida, complementada con veladores que se utilicen cuando el espacio no requiera una luz no tan intensa.

EN UN ESPACIO DE TRABAJO

Lo ideal es contar con una luz general y una puntual, sobre todo si trabajamos con una computadora. En este caso debemos tener en cuenta que la luz fría fomenta la actividad.

BAÑOS Y TOILETTES

-Lo usual es que la luz general sea halógena y esté instalada en el cielorraso, logrando una iluminación agradable y pareja.

- Deben ser abundante y estar colocada para iluminar de forma pareja y sin producir brillos, sombras o destellos sobre el rostro cuando estemos frente a espejo, el cual idealmente hay que iluminar de forma lateral..

LAS
+
VISTAS