Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$38,90
 
 
espacioliving.com

Cómo decorar tu casa con recuerdos de viaje

Cuando viajamos casi siempre traemos algún suvenir que, si no tenemos claro cómo incorporar, queda perdido en un cajón

 

Por Gustavo Peláez.

¿Quién no se trae algún que otro recuerdo cuando viaja? Cuadros, adornos y ceniceros, son sólo algunos de los objetos que suelen acompañarlos en nuestra valija de regreso. Pero, ¿cómo incorporamos estos elementos sin hacer de nuestra casa un cocoliche? Aquí, algunos consejos:

-Lo ideal es comenzar con un rejunte de lo que tenemos para hacer una selección previa de lo que finalmente vayamos a exhibir.

- En segundo lugar, habrá que tomar los objetos y plantearse cuáles queremos que queden más a la vista y en qué ambientes: el living, el comedor, la entrada o, por qué no, el dormitorio o un espacio de trabajo.

- Si los elementos son muchos, se los puede ir rotando con el tiempo para no sobrecargar los espacios.

- Otro punto a tener en cuenta es la escala de cada elemento. Su tamaño nos va a dar la pauta de cuál será su rincón ideal dentro del ambiente. No es lo mismo una vasija que un textil, un mueble o una pequeña figura de madera.

-Si la idea es incorporar una alfombra, el lugar ideal para que genere un efecto de impacto es un hall de entrada o de distribución. Si queremos que sea la verdadera protagonista, podría complementarse con una mesa de vidrio u otra de aspecto bien liviano.

-Cuando incorporamos piezas chicas podemos agruparlas para formar conjuntos. Si son objetos grandes lo mejor es elegir un par para no saturar el lugar elegido para ubicarlos: sea la mesa ratona, una consola o sobre la mesa del comedor.

- Los diseños con muchos detalles pueden sobrecargar el espacio; entonces lo mejor es ubicarlos en sectores puntuales, aislados entre sí.

- A los cuadros, fotos o platos que vayan sobre la pared es ideal enfatizarlos con una buena iluminación. El color de la pared es otro punto básico: una "caja" blanca o un color contrastante son el mejor aliado para destacar adornos colgantes.

-Si la idea es "salpicar" con detalles el espacio, lo mejor es que tengan un hilo conductor, es decir, algo en común, como podría ser el tamaño, la forma, el materia o, por qué no, la temática.

- Las texturas de la madera tallada o rústica en figuras o muebles, los tejidos y las fibras naturales en almohadones, alfombras o tapices, la piedra, el ónix, la porcelana… La clave es armar un rompecabezas haciendo referencia a diferentes culturas, espacios y tiempos, basándonos en las formas, el color y las texturas..

LAS
+
VISTAS