Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Una casa con estilo patagónico contemporáneo

Vecina al Cerro Chapelco, esta casa del club de campo Peñón del Lolog es el retiro estival de una familia porteña. Síntesis arquitectónica en medio de la inmensidad.

Aquí se combinan distintos materiales, como el pórfido (en el hogar y las paredes) y las maderas (guayubira en el cielo raso y petiribí, más liviano, para los muebles)..
Para el piso se eligió un porcelanato claro que unifica los ambientes. El living se armó con sillones neutros y dos bancos artesanales en madera y piel (Natura). Sobre la mesa baja, bandeja redonda y tetera con mango de bambú (todo de Natura)..
El living, la cocina y el comedor ocupan un gran ambiente único que se abre al paisaje mediante ventanales con carpintería de aluminio con RPT (ruptura de puente térmico) de Cristalmet..
En el dormitorio principal, un volumen revestido en madera hace las veces de cabezal de la cama matrimonial y, del otro lado, contiene la mesada del baño..
En el baño, mesada en madera con bacha de vitrofusión. En su juego de ángulos y alturas, el techo contiene el lucernario, que permite aprovechar al máximo la luz natural..
En el sector húmedo, revestimiento de venecitas en tonos tierra y mampara de Blindex para la bañadera, mientras que el resto de las paredes están cubiertas en madera..
La cocina y el comedor tienen salida directa a una terraza con deck donde se ubica la parrilla revestida en piedra y protegida con una pérgola de madera que filtra el sol sin bloquearlo..
Para poder comer afuera incluso en las noches más frías, la salamandra es de rigor. La baranda es de hierro con terminaciones de madera. Muebles artesanales realizados con maderas recicladas..
El proyecto de los arquitectos Santiago Servente y Victoria Larrazábal se despega de la vivienda tradicional patagónica..
 

Productora: Arq. Eugenia Cides | Fotos: Daniel Karp.

La escena es de privilegio. Aunque el Estudio Servente Larrazábal Arquitectos, con base en San Martín de los Andes, esté habituado a trabajar con vistas a pinos y picos nevados, el terreno sobre el que se emplazó esta casa -de un matrimonio con dos hijos pequeños y espacio para que los visiten sus abuelos- tiene una pendiente intermedia, lo que implicó un desafío y una recompensa.

Explotar la relación con el entorno a través de la elección de los materiales de construcción fue una de las premisas. Otra, aprovechar al máximo el panorama, para lo cual se ubicaron en la planta alta recepción, cocina y dormitorio principal, mientras quedaron abajo los dormitorios infantiles y el sector de servicio.

El proyecto de los arquitectos Santiago Servente y Victoria Larrazábal se despega de la vivienda tradicional patagónica. "Desde adentro o afuera, la casa logra una lectura conceptual a primera vista con matices progresivos. Con los decks laterales que vuelan para encontrarse con el terreno sin llegar a tocarse logramos vincular la planta alta con el parque a través de unos pocos peldaños".

"Podriamos decir que es una arquitectura contemporánea que utiliza los materiales de una manera muy franca y visible; que es regional porque refleja el lugar donde fue realizada, ya que las costumbres de la mano de obra y los materiales con los que contamos -así como el clima- van definiendo inconscientemente su resultado", concluye Servente..

LAS
+
VISTAS