Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$40,90
 
 
espacioliving.com

De brillante solidez

La armonía de una familia joven se revela en la reforma y la decoración de su departamento de 1939 con vistas al Jardín Botánico

Alfombra de sisal (Mihran), sillón curvo tapizado en terciopelo con almohadones de piel de zorro y de lino, sofá con funda de lino blanco y almohadones en gris y malva.   Foto: Living  / Magalí Saberian
  Foto: Living
  Foto: Living
Tríptico de Juan José Cambre, una mesa de líneas escandinavas con tapa enchapada en palisandro del río y estructura en hierro rodeada por un juego de sillas Thonet en madera y rafia (todo de Mesopotamia Buenos Aires)..   Foto: Living  / Magalí Saberian
Hall con un banco de petiribí crudo (Mesopotamia Buenos Aires) y la obra a lápiz de Mónica Millán El secreto apenas..   Foto: Living  / Magalí Saberian
El espacio de trabajo de Maica: una mesa con tapa de mármol y caballetes de lapacho y cuatro sillas: dos Luis XV tapizadas en terciopelo, una Thonet y una ‘Wishbone chair” vintage del danés Hans Wegner.   Foto: Living  / Magalí Saberian
Para la cocina se optó por muebles enchapados en nogal italiano con mesada y alzada en mármol de Carrara y una lámpara industrial negra.   Foto: Living  / Magalí Saberian
Para aprovechar el hall de entrada circular, se colocaron dos banquetas rayadas y una mesa con estructura metálica (todo de Mesopotamia Buenos Aires).   Foto: Living  / Magalí Saberian
Escritorio realizado con maderas de demolición y patas de hierro. Cuadros de la serie "Huellas de edificios" (Mesopotamia Buenos Aires)..   Foto: Living  / Magalí Saberian
Objetos de madera (Muji) y una lámpara colgante (Ikea) a tono con el techo. Un dúo de sillas ‘Bertoia’ pintadas de blanco (Manifesto) completa el conjunto..   Foto: Living  / Magalí Saberian
Como mesita de luz, dos clásicos contemporáneos: una ‘Tulip’ (Manifesto) con una lámpara ‘Tolomeo’. La ropa de cama (Ramos Generales) suma calidez con diferentes texturas..   Foto: Living  / Magalí Saberian
Respaldo de cama con funda de lino rayado, una biblioteca enchapada en zebrano (todo de Mesopotamia Buenos Aires) y un banco de lapacho (Net) ubicado debajo..   Foto: Living  / Magalí Saberian
El toilette de la planta baja, en cuyo diseño la dueña de casa se permitió algunas licencias..   Foto: Living  / Magalí Saberian
En el pasillo decidió incorporar dos muebles funcionales, como la biblioteca de petiribí (Mesopotamia Buenos Aires) y el perchero de paraíso (Net)..   Foto: Living  / Magalí Saberian
Tapizadas en terciopelo, las camas están vestidas con colchas de tusor. La lámpara de pájaros (todo de Mesopotamia BA) suma al estilo lúdico del ambiente..   Foto: Living  / Magalí Saberian
 
Producción: Violeta Quesada | Fotos: Magalí Saberian | Texto: Lucrecia Álvarez

El arquitecto Ignacio Ruiz Orrico y su mujer, la decoradora Maica Bruzzo, dieron con esta propiedad atraídos por la antigüedad del edificio y su relación con el paisaje del Jardín Botánico. A él le tocó encarar la reforma: integró las áreas sociales para aprovechar las vistas e hizo visibles las transformaciones dejando al descubierto parte de la estructura original de hormigón. Ella asumió la ambientación, apoyada en su experiencia: con sus socios de siempre, Cata y Sebastián Solari, hace años lanzaron Lista Propia, una firma de muebles para listas de casamiento. "Poco a poco empezamos a hacer mobiliario para decoraciones particulares y, con el correr del tiempo, consolidamos una identidad, diseños propios, nuestra paleta de colores. Mesopotamia Buenos Aires (tienda de muebles y objetos actuales y vintage intervenidos) es nuestra nueva marca, el resumen de nuestro trabajo de todos estos años". Es esa filosofía, sedimentada con el ejercicio de la profesión, la que llevó a su hogar, atenta a sus gustos y costumbres, así como a los de su marido y sus dos hijos. Queda claro que es una época de nuevos emprendimientos, en todo sentido.

Para tomar notaCOMPARTILO

- Reafirmando las decisiones de la arquitectura, Maica eligió un tono de gris que enmarca y contrasta con el paisaje y resalta su colección de arte contemporáneo.
- En tapizados, alfombras y muebles, en cambio, optó por colores cálidos y neutros. Un trabajo conjunto, respetuoso y armónico como escenario y metáfora de la vida familiar.
- Encontrar un color matizado según la función de cada ambiente ayuda a unificar un conjunto de grandes dimensiones.
- Para hacer espacios expresivos conviene valorizar lo que naturalmente tenían para dar (su claridad, geometría o materiales) y destacar esos rasgos.
.

LAS
+
VISTAS