Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Una cocina a punto caramelo

Un planteo ideal que invita a potenciar el uso del ambiente más concurrido de la casa y compartirlo en familia.

  Foto: Living
  Foto: Living
  Foto: Living
  Foto: Living
  Foto: Living
  Foto: Living
 
Producción: Cristina Solanet | Fotos: Daniel Karp | Texto: Lucrecia Álvarez

El estudio Uman Arquitectura, integrado por las arquitectas Laura Rodriguez Segat y Sofia Focaccia, proyectó esta cocina en un departamento justo sobre las copas de los árboles, en el cuarto piso de un edificio de los 70. Los dueños de casa, una pareja con tres hijos pequeños, querían una cocina operativa donde cocinar y lavar los platos y un área más informal para usar en familia. Con intención de lograr "una imagen clásica, con el confort de lo moderno", en el sector de trabajo se optó por un piso calcáreo (Moltrasio) en base a un diseño de dibujos chicos y sin guardas realizado especialmente por el estudio. Para ambientar, se compraron marcos antiguos (La Aldea) y se mandaron a hacer pizarrones (Malevich). En las ventanas, soportes con macetas y malla de protección (Netzen).

En la zona de trabajo se encuentran el artefacto de tipo industrial con seis hornallas y tapa de vidrio (Smeg) y la campana en acero inoxidable (De Otro Tiempo).Las generosas dimensiones del ambiente permitieron prescindir de alacenas: en lugar de eso se diseñó un gran despensero frente a la zona de los fuegos. Aprovechando el área libre, se colocó un estante flotante con un diseño de varillas que funciona como superficie de apoyo, así como soporte para colgar ollas y utensilios de uso diario (De Otro Tiempo) mediante ganchos rústicos. Dispuesta en forma lineal, se hizo una larga mesada de Silestone blanco 'Zeus' (Grupo Artecnica) bajo la cual se encuentran los muebles de madera maciza replanada y lustrada con herrajes Blum (De Otro Tiempo) diseñados por las arquitectas y un sistema de guías de deslizamiento ultraligero ocultas en los cajones de madera (Tandembox).

Para el sector familiar se destinó un ambiente más amplio. Allí continúa la mesada de trabajo con los mismos muebles bajomesada (De Otro Tiempo). En el centro está la mesa de lapacho (Laura O.) con individuales (Apatheia) frente a un mueble vajillero que funciona como fuelle respecto al playroom contiguo. Entre los dos primeros ambientes se colocaron cuatro puertas-ventanas recicladas de una casa de Barrio Parque. Las lámparas colgantes (Costado), así como el piso de pino tea recuperado, distinguen este ámbito. Las cortinas fueron hechas a medida por Ana Fuchs. Hacia el fondo se integra el espacio de la tele con un sofá con funda blanca y almohadones (Apatheia).

IdeasCOMPARTILO

La arquitecta Laura Rodriguez Segat, del estudio Uman Arquitectura, sugiere diseñar soportes metálicos para macetas de aromáticas en las ventanas: "Además del toque natural, podés cosechar tus propios condimentos".
- "En vez de colocar alacenas que entorpezcan la vista, se puede pensar en estantes con varillas para colgar utensilios"
- "Si se tienen mesada y muebles blancos, conviene complementar con materiales cálidos en el piso o en la pared -madera o calcáreos, por ejemplo- y con accesorios vintage como las lámparas, los pizarrones con marco moldurado y la vajilla a la vista"
- Por último, cuando el espacio lo permite, Laura recomienda vincular la cocina con el playroom. "Así tenés cerca a los chicos mientras hacés las cosas". .

 
Foto: Living 

Ficha Técnica:
Proyecto: Uman Arquitectura
Superficie: 28m2
Pisos: calcáreo y pino tea de recuperación
Mesada: Silestone blanco 'Zeus'
Grifería: monocomando Hansgrohe 'Talis'
Iluminación: spots y colgantes
COMPARTILO

LAS
+
VISTAS