Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Cómo equipar tu primer departamento

Si te estás por mudar solo y no sabés por donde arrancar a equipar tus casa, acá te damos una breve guía para que tengas en cuenta

Por Gustavo Peláez

Quizás estás pensando en mudarte solo pero no sabes por dónde empezar. La clave es no desesperarse si tu casa no está equipada desde el primer día. Lo mejor es ir construyendo tu lugar de a poco. Pero, ¿qué es lo primero que hay que comprar? o ¿cómo resolver algunos detalles que te van a ayudar a mejorar el funcionamiento en tu nueva casa?

Bueno, lo fundamental es proyectar bien cada detalle, para evitar errores que generalmente son muy fáciles de cometer al apurarnos en las decisiones. Lo mejor es ir paso a paso para llegar al resultado que realmente buscas.

Acá armamos una guía con los ítems más importantes que deberías tener en cuenta primero:

- Armate una imagen mental de cómo querés que sea el lugar. Esto te va a ayudar a pensar cómo y cuáles serán los muebles definitivos.

- Tomá bien las medidas del espacio antes de comprar cualquier elemento. En los negocios las cosas no se ven como en casa, entonces o mejor es comprobar dentro del espacio como van a quedar. Particularmente cuando se trata de la mesa con las sillas, el sillón o un mueble grande. Lo mejor es hacer una plantilla en papel con la medida escala 1:1 y ubicarla en el espacio que va verificando alturas con el metro.

- Antes de entusiasmarte con elegir objetos para la casa, como carpetas, lámparas o almohadones, concentrate en lo básico que vas a necesitar.

- Lo ideal es ir comprando de a poco, cada elemento y según lo que vayas necesitando. Es mejor empezar uno a uno con elementos que te gusten y que perduren, apostando a las maderas y a tonos que no pasen de moda.

- En una primera instancia, pensá en cuales podrían ser las "piezas heredadas" que te podrían servir. Tal vez algunos puedan ser los definitivos repintándolos o con alguna otra terminación. Podrías forrarlos en papel, o solamente removiendo el barniz para que solo esto haga que se adapten al nuevo espacio.

- Viví el espacio para ver qué es lo primero que vas a necesitar, para conocerlo un poco mas antes de ver que es lo que vas a incorporar.

- Si el espacio es acotado, pensá que actividades realizás en casa. Si trabajás allí, lo ideal es tener una mesa que también funcione para comer. Si no, una ratona (que sea de una altura cómoda en relación al asiento que elijas) para evitar incluir la de comedor (a la que deberías sumarle las sillas).

- Si la idea es contar con un living-comedor, tené en cuenta las escalas de cada elemento y cuántos son quienes usualmente van a utilizarlo, para que no de como resultado un espacio lleno de muebles.

- Siempre elegí la pieza ideal pensando en darle más de un uso. Algunas ideas para que te sirvan de ejemplo son adoptar un banco que uses también como mesa ratona que, incluso, al principio te sirva como mesa de comedor; los cubos de madera (la medida estándar ideal es de 40altox40largox30ancho) también resultan buenos aliados. Los podés usar apilados para los libros, como mesa de luz o lugares para sentarse cuando vienen amigos para que sean bien cómodos incluso poder incluirles almohadones. Algún baúl o caja cerrada que sea asiento, mesa y que te permita guardar cosas adentro.

- Una buena opción es recorrer algunos locales con muebles usados e imaginar "como serian con una lavada de cara" o recorrer sitios de internet en busca de oportunidades..

LAS
+
VISTAS