Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$38,90
 
 
espacioliving.com

Transformar las bases

En su propia casa, la joven diseñadora de moda Inés Dorado puso en práctica el arte de saber mirar el potencial de cada cosa. Y ella misma las hizo florecer.

En el patio: sofá y mesa de 1,50x0,80m en hierro oxidado de (ambos de Arte Escondido) con almohadones tapizados por Inés. Faroles (Sentido).   Foto: Living  / Magalí Saberián
El sofá, tapizado en tono neutro, tiene en el respaldo una tela que Inés compró originalmente para hacer vestidos y almohadones con estampas de zapatos (Pulga Chic)..   Foto: Living  / Magalí Saberian
Las cortinas se hicieron con un género comprado en Tailandia..   Foto: Living  / Magalí Saberian
Manta de piel comprada en Perú forrada con pana beige. Acolchado y almohadones de Pottery Barn. Lámpara (Maraña) y ordenador de collares (Colgarte)..   Foto: Living  / Magalí Saberian
Aplique de luz, portavaso y toallero (Andrea Peraita). La cortina es de Anthropologie..   Foto: Living  / Magalí Saberian
El comedor, con un aparador adquirido en el Mercado de Pulgas y un cuadro de Patsy Lynch comprado en Arte Espacio..   Foto: Living  / Magalí Saberian
Los muebles de la cocina (Reno) van muy bien con los estantes (Imagina Muebles), de donde cuelgan tres gallinitas de tela (María Pancha)..   Foto: Living  / Magalí Saberian
Puerta de vidrio repartido en rojo furioso: un elemento que acentúa la transición y mantiene aislada la cocina. Tiene un picaporte antiguo de Anthropologie..   Foto: Living  / Magalí Saberian
 
Producción: Cristina Solanet | Fotos: Magalí Saberian

La diseñadora de vestidos de novia y de fiesta Inés Dorado tiene el vicio de la reforma, ese don innato que te permite visualizar un resultado. Por eso, cuando estaba por casarse, le echó el ojo a este PH "porque estaba en muy mal estado, ¡había que reformarlo todo!". Y ella misma se ocupó de hacerlo, sin arquitecto ni director de obra, con proveedores que conoce o recomendados de la familia.

La idea rectora fue imprimirle luminosidad a lo antiguo, manteniendo en lo posible los detalles dados pero incorporando otros elementos más actuales. "El piso original mezclaba todo: alfombra, cemento… Resolvimos poner Solar Deck en el living y porcelanato en la cocina, porque es limpio y práctico. En el dormitorio principal optamos por pisos de madera antigua. Además, subimos los techos de toda la casa, cambiamos la cocina de lugar y reemplazamos los cerramientos por otros de hierro, porque iban mejor con el estilo de la casa", cuenta Inés. Para las paredes, se eligieron tonos claros. "Gris para el living y beige para el cuarto, porque permiten libertad al momento de plantear la decoración."

Muchos de los muebles que hay en esta casa son herencia de familia. Otros, los compraron en mercados de pulgas y ferias. "Los guardé durante mucho tiempo hasta que tuviera mi casa. Cuando llegó la hora, los acondicioné y retapicé con telas que compro cuando me voy de viaje, algo que hago inevitablemente por mi trabajo", nos explica. "Soy una romántica. Me gusta hacer cosas nuevas con materiales viejos. Casi todo lo que hay en mi casa son muebles restaurados"

 
Foto: Living 

La dueña de casa sugiereCOMPARTILO

- "Éste es un departamento antiguo. Para devolverle su identidad original subimos los techos y cambiamos los cerramientos por otros de hierro para que fueran más coherentes con el estilo".
- "Las puertas interiores de la casa también tienen su tratamiento. Algunas las pinté y otras, las lijé con lijadora eléctrica para hacerlas parecer más viejas".
- "Siempre que se tenga un espacio disponible para guardarlos (siempre se agradece la ayuda de familia y amigos), los fanáticos de los muebles reciclados los pueden ir comprando en remates y mercados aun antes de tener su casa".
- Los textiles cambian radicalmente el aspecto de los muebles. ¡Retapizar un sillón es como cambiarlo por otro! Pero también valen las telas usadas como throw o las mantas que aportan estampados y colores diferentes..

LAS
+
VISTAS