Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Claves a tener en cuenta para elegir una biblioteca

Son soluciones ideales para mejorar el espacio de guardado de tu casa y para darle un toque diferente a cualquier habitación.

La biblioteca viste un ambiente, cualquiera sea éste. En un living es ideal, mientras que en un estar puede hasta incluso ser útil para sostener un televisor o equipos de audio. Y, por supuesto, si existe un escritorio va a la perfección para completar su equipamiento. Incluso, dependiendo de su diseño y tamaño, hasta puede ser usada como divisor de espacios.

La madera sigue siendo el material más elegido, incluso está pasando por un resurgimiento. Hoy se ven muchas piezas hechas en maderas macizas en tonos medios como el nogal y se las combina con texturas, por ejemplo el pergamino o el cuero.

Para determinar el diseño y qué medidas tendrá, lo primero que hay que hacer es estudiar sobre qué pared se la colocará, evaluar la altura y si pasará por las aberturas al momento de entrarla al lugar. Si la queremos más alta habrá que hacerla en módulos por separado para poder facilitar su movimiento. Otro tema importante a tener en cuenta es si tenemos alguna colección de libros con alturas especiales, así se les puede crear una línea de estantes especiales para colocarlos.

Un diseño que se ve con frecuencia hoy en día son las irregulares, pues son prácticas y van muy bien en lugares más informales, por ejemplo en el estar donde vemos la tele. Además, van adaptándose a las edades de los que viven en la casa.

También permiten poner cajones en las partes inferiores y estantes en las superiores para poder guardar más y mejor las cosas.

Un lugar muerto de las viviendas y que puede ser reutilizado con eficacia es el largo de los pasillos que muchas veces está desaprovechado. Colocar allí una biblioteca no solo soluciona brindando lugar de guardado, también hace al tránsito más agradable entre cuarto y cuarto.

Para dar vida a uno de estos muebles es bueno ocuparlos con mucho más que libros. En ellos se pueden apoyar fotos, recuerdos de viajes, alguna colección de objetos pequeños y más. Siempre aplicando un criterio estético para no saturar.

 
Foto: Living 
Por Graciela Tarrab, socia de Creadores de Ambientes
creadoresdeambientes.com
.

LAS
+
VISTAS