Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$40,90
 
 
espacioliving.com

Cuarto para chicos: Al don marinero

Una ambientación realizada a partir de un fantástico regalo convirtió el cuarto de Valentino (2 años) en un mar de aventuras.

“Me gusta mezclar estilos; incluí detalles vintage en los géneros y en las texturas patinadas y también materiales rústicos como madera, hierro y ratán.”.   Foto: Living  / Magalí Saberián
Las olas y el viento. En la distribución del cuarto se consideró la función lúdica de la cama: alinearon la popa con la ventana para que Valentino explore horizontes lejanos..   Foto: Living  / Magalí Saberián
“Cuando Valentino vio la habitación terminada, quedó fascinado. La cuna la usa mucho para jugar: con la pared pintada de azul siente que está navegando en alta mar.”.   Foto: Living  / Magalí Saberián
“Me encanta cuando las clientas deciden incluir algún elemento específico en la decoración porque están aportando personalidad e historia al ambiente.”.   Foto: Living  / Magalí Saberián
  Foto: Living
 
Producción: Cristina Solanet / Fotos: Magalí Saberián / Texto: Lucrecia Álvarez

Lo primero que hizo la mamá de Valentino al convocar a la decoradora Agustina Cerato fue mostrarle el original regalo de un amigo carpintero: una cama con forma de barco. "A partir de eso continué el estilo marinero con detalles icónicos y una paleta azul- rojo- blanco", describe Agustina. En la mesa de luz decapada en natural ($2.420), lámpara cromada ($710, todo Agustina Cerato) y soldaditos de madera ($45 c/u, Chapó Loló). Sobre la alfombra con pompones (Aires de Ensueño), lechuza traba-puertas ($240), caja de madera con pizarra ($180), canasto de alambre ($190) y puff redondo ($590). En la ventana, banderines ($149), cortinas de tela importada y guirnaldas de pompones crochet ($170 c/u, todo de Agustina Cerato).

Para crear el clima se usó iconografía relacionada con el tema y se pintó de azul la pared sobre la que apoya la cuna, algunos toques en natural, azul gastado y pinceladas de rojo acompañan la onda marina. "Lo más dificil de hacer en un cuarto infantil es satisfacer las necesidades de los chicos, y pensar en la funcionalidad del espacio sin ocupar lugar con cosas innecesarias. El desafío es encontrar el punto medio entre la decoración y la función de los elementos", explica Agustina. En la ventana más chica, una tira de mini-banderines ($95). Sobre los estantes flotantes, porta-retratos en madera antigua de colores (desde $290, ambos de Agustina Cerato) y jinete de arrastre ($145, Chapó Loló). En esta página, un detalle de la cuna con acolchado patch work ($1.320), chichonera ($770), almohadón caramelo ($ 290) y gato porta-pijama ($220, todo de Agustina Cerato).

Para la ambientación del cuarto se partió de la premisa de la cuna-barco y un pedido especial de la mamá de Valentino: incluir un sector funcional con un cambiador y un sillón. Para ese rincón, la decoradora destinó un sillón de rattan y madera tallada ($3.500) con un almohadón redondo con botón ($195, ambos de Agustina Cerato). El mueble de madera fue realizado a medida (El Postigo) y, sobre éste, se colocó un cambiador de tela ($468). Completan el rincón, la lámpara de pie óxido ($1.010) y la guirnalda de banderines crochet ($218, todo de Agustina Cerato).

IDEAS
- "Para hacer cuartos temáticos, recomiendo informarse un poco acerca del tema: ayuda a disparar ideas y evita errores", dice Agustina Cerato.
- "Recurrir a elementos que, a simple vista, evidencien temática elegida. La iconografía asociada que siempre ayuda."
"Siempre algún elemento figurativo, que facilite la lectura para aquellos que no tienen mucho conocimiento del tema y especialmente para los más chicos." .

LAS
+
VISTAS