Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Cuando gana el conjunto

La interiorista Grace Devecyan, reconocida y reconocible por su manejo exquisito y contemporáneo de los géneros, nos explica uno de sus trabajos recientes con lujo de detalles.

Los sillones de tres cuerpos enfrentados, diseño de Grace Devecyan, tapizados con arpillera de lino, con fundas de lino natural. Las sillas de hierro son de remate. Los almohadones caramelo son de picote del Norte.   Foto: Living  / Mauro Ramírez
Gran alfombra (Elementos Argentinos) hecha a medida, de tejido plano teñida con tintes naturales. Sobre la chimenea, el cuadro de Marina Dorignac agrega a la trama de color elementos de la trama familiar..   Foto: Living  / Mauro Ramírez
  Foto: Living
La alfombra de patchwork de kilim es de Mihran y no necesita bajo alfombra porque tiene una base de género que evita deslizamientos..   Foto: Living  / Mauro Ramírez
A las sillas Grace les cambió el asiento por este símil junco muy suave al tacto y les dio una pátina grisácea semimate.   Foto: Living  / Mauro Ramírez
  Foto: Living
Camastros (Grace Devecyan) con colchones rellenos de placa soft tapizados en bull. Lámpara de hierro oxidado se la enriqueció con una pantalla de mimbre, pintado con aguada.   Foto: Living  / Mauro Ramírez
  Foto: Living
En el comedor al aire libre. Se repite el modelo de lámpara colgante, pero aquí la base es de madera natural..   Foto: Living  / Mauro Ramírez
El tono (de color y de ánimo) corre por cuenta exclusiva del mantel por el que se opte..   Foto: Living  / Mauro Ramírez
El ambiente es claro y luminoso, lo que, en la opinión de la experta, permite una gran libertad en los colores, cantidad y formas de los almohadones..   Foto: Living  / Mauro Ramírez
Mesa de Arte Étnico, araña de La Rue de Stella y sillas heredadas a las que se les puso un almohadón, cada uno de género sutilmente distinto. En este caso, las cortinas de lino tienen una guarda en azul (Grace Devecyan)..   Foto: Living  / Mauro Ramírez
Blanco y negro grafito para el hierro de la cama, los almohadones y las pantallas..   Foto: Living  / Mauro Ramírez
  Foto: Living
Dormitorio para varón, pintado hasta media altura. Pantallas de mimbre, almohadones azules de seda rústica y cubrecama de lino (todo de Grace Devecyan)..   Foto: Living  / Mauro Ramírez
En el cuarto de huéspedes, importantes respaldos de cama (Grace Devecyan) forrados en arpillera de lino teñida, de ahí el tono no uniforme que tienen, un efecto expresamente buscado..   Foto: Living  / Mauro Ramírez
El piso blanco y brillante continúa en el luminoso corredor que lleva a la suite principal..   Foto: Living  / Mauro Ramírez
En el dormitorio de la niña, pantalla recubierta de flores de gasa, alfombra tejida de Nadine Zlotogora y cama de Simpson Antigüedades..   Foto: Living  / Mauro Ramírez
 
Producción: Matías Errázuriz | Fotos: Mauro Ramírez

"Cuando me dicen que el lino se arruga, ¡yo contesto que lo elijo justamente por eso! Además, sus arrugas no me molestan, no son como las que se forman en géneros más duros. Es como si la arruga fuera parte de su esencia".

"Hice las fundas un poco sueltitas precisamente para que se notaran más los pliegues y transmitieran una sensación más relajada".

"Quisimos lograr algo fresco y permanente. Acá la idea no es estar cambiando fundas con cada estación. Para eso se buscó una combinación de colores y géneros muy armónica, en la que se mezcla el lino de los sillones con almohadones de panas teñidas, por ejemplo, con texturas cálidas".

"¿Cuál es la ventaja del bull? ¡El precio! Además, es fuerte y viene en colores neutros. Pero cuidado: hay que tener en cuenta que se achica bastante con el prelavado".

"No quisimos usar para los almohadones géneros especiales para la intemperie, porque la idea era continuar la onda del interior".

"Para no estar guardando almohadones, la solución que propuse fue hacer tres grandes fundas de plástico cristal. No sólo por la humedad, sino también por los gatos que rondan a la noche".

"En el family hay dos modelos de cortina de acuerdo con las distintas aberturas. Se eligió una romana para el ventanal de la izquierda porque el vidrio no llega al piso, y una de colgar hubiera incomodado al que está sentado en el sillón".

"En la puerta-ventana que comunica con la galería, colgamos un solo paño bien grande -de casi 5m- de organza de lino que se corre enteramente a un lado o al otro para maximizar el contacto con el exterior. Pudimos hacerlo porque la organza ocupa poco lugar, y de ese modo no tenés dos franjas que enmarquen demasiado la ventana".

"Las cortinas son de lino, un género flojo que tiene muy buena caída".

"No las forramos para conseguir la onda informal que buscábamos, al margen de que el color lo permite. Si hubieran sido de un tono fuerte, habría sido indispensable forrarlas porque, de otro modo, el sol las decoloraría".

"Hago una advertencia: lo ideal es mandar estos cortinados a lavar en seco una vez por año, lo que tiene su costo. Sobre todo porque el lino requiere un planchado especial para no perder su carácter".

"La tendencia hoy tiene más que ver con lo genuino, con armarse un lugar más simple. Ojo que hablo de lo que es mi estilo: no me seduce lo tecno ni lo ultracontemporáneo".

"Por su calidad, hay una revalorización de los materiales más naturales. El lino, del que tanto hablo, por ejemplo, tiene mil variantes: organza de lino, de trama fina, con trama de arpillera, infinitos colores. O las maderas más vírgenes, sin lustre, en las que se puede apreciar la veta".

"La combinación de estilos es también un signo de estos tiempos. El saber que se puede, literalmente, romper el juego. Como se hizo en el comedor de esta casa, donde no son iguales las sillas y la mesa. O como pasa con los juegos de té: antes se te rompía una taza y te arruinaba todo; ahora, mezclás". .

LAS
+
VISTAS