Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Modernismo en medio del campo

Desarrollada en una sola planta y con un sugestivo juego de transparencias, esta casa de Los Cardales despliega todo un ejercicio de reflexión constructiva

Todos los elementos –pisos, tableros de hormigón– está modulado según medidas que se repiten.Es un juego de módulos perfecto..
En el living, mesa ratona (Net), la chaise longue (diseño de Mies van der Rohe), y el gran cuadro con la firma del artista plástico Daniel García..
“Los colores son los de los materiales”, resalta el arquitecto..
El techo es de hormigón armado que, según el arquitecto “es trabajoso a nivel proyecto, pero luego no necesita mantenimiento”..
La casa está trabajada en “espesores constructivos”, lo que se nota al observar en la pared el plano de hormigón (sobresaliendo apenas) y a continuación la placa que arma la cámara interna..
El piso de toda la casa es de mármol Travertino modulado (Ragolia).La cocina se resolvió con un mueble ejecutado en madera de incienso (carpintería Oscar Dutra), con una mesada en granito y sus correspondientes artefactos (Smeg)..
Simpleza extrema en el comedor: apenas un clásico del diseño de Eero Sarinen en el juego de mesa y sillas y un cuadro con la firma del dueño de casa..
El pasillo de 40m que sirve como circulación hace las veces también de galería de arte, para lo cual cuenta con la iluminación puntual para cada cuadro y otra que, más cerca del piso, aporta la luz necesaria para caminar (Arq. Delia Dubra)..
mueble que contiene la cama fue proyectado a medida en madera de incienso. El respaldo sirve como espacio de guardado y del otro lado funciona como un completo vestidor..
Junto a la chimenea de hormigón se luce un discreto sillón blanco, otro clásico diseño con la firma de Mies van der Rohe. Las cortinas son roller screen Thermoveil y blackout vinílico (Leval)..
Aquí, el vestidor..
El baño mantiene el mismo criterio decorativo que el resto de la casa: austeridad en los recursos decorativos. Tiene carpintería de incienso, mesada de mármol de Carrara (Ragolia) y griferías FV (Barugel Azulay)..
Arte a pleno en uno de los cuartos infantiles: una obra de Carlos Herrera sobre la pared, un biplano de colección en miniatura y un cuadro del dueño de casa apoyado sobre el mueble laqueado blanco..
Las transparencias vuelven sugestivos esos puntos desde los cuales es posible leer por completo tanto el eje vertical como el horizontal. Este último, a su vez, se remata en ambos extremos con visuales hacia el exterior.
En el patio exterior se puso una piedra más rústica: laja San Luis con junta ancha. Una pérgola se encarga de tamizar los rayos del sol hasta que, de a poco, crezcan las plantas..
El taller de los dueños de casa, ambos artistas, se construyó en un sitio apartado de la construcción principal que ya formaba parte del terreno..
El interior hace lucir los materiales tal cual son. Frank Zanada , parte del estudio LPZ Le Monnier-Preiti-Zanada.
A lo largo de la casa –y con la misma medida de 40m del pasillo interno– se construyó una pasarela de circulación que vincula los ambientes y permite bajar al jardín a través de dos podios con sus respectivas escaleras.
La única abertura en el muro de piedra Mar del Plata es el acceso principal que, al ser transparente, permite observar el paisaje al otro lado de la casa..
El aventanamiento modular crea otro efecto llamativo: si alguien pasa por el pasillo interior, desde afuera da la impresión de que aparece y desaparece.
 

Producción: Cristina Solanet | Fotos: Javier Picerno | Texto: Verónica Ocvirk.

Queda en Los Cardales, en medio de una zona bien rural, y ocupa una fracción de 12 hectáreas rodeadas de naturaleza agreste. Es simplemente una casa, y sin embargo exhibe algunas notas que la convierten en una construcción única y sumamente original, aunque no por eso menos confortable para una familia formada por una pareja de artistas plásticos y sus hijos.

"Fue casi un sueño crear esta vivienda. De hecho, los clientes apenas nos dijeron cuántos dormitorios querían y con qué funcionalidad, dejando a nuestro criterio el resto de las decisiones. Grandes obras, grandes clientes: es una ley de la arquitectura que casi nunca falla", arranca contando Frank Zanada, del estudio Le Monnier-Preiti-Zanada, autor del proyecto.

La disposición de la casa, que en total tiene 300m2, está organizada en una sola planta alargada compuesta por tres franjas: la primera, el volumen principal (cuyo frente se ve en la página anterior), que alberga los ambientes sociales y "flota" sobre un sistema de pilotes; la segunda es un sector de baños, patios mínimos y cuartos menores que, envuelto en un muro de piedra, se encuentra "anclado" en la tierra y protege al conjunto de la peor orientación. En tercer lugar, y por último, aparece un pasillo de 40 metros que "cose" ambos volúmenes y funciona, además como galería de arte..

LAS
+
VISTAS