Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Una casa de ensueño en la ribera

Una arquitecta y una galerista compraron una casa diseñada como un artefacto estético y la convirtieron en su preciado su refugio de fin de semana

La casa es una rareza entre las construcciones vecinas. Si bien tiene el tradicional emplazamiento sobre pilotes, como lo demandan las subidas de la marea, presenta un formato que se relaciona más con la estética de las típicas casas de playa..
El más grande de los dos volúmenes que componen la vivienda contiene la cocina, el estar-comedor y el box del toilette. Un gran porcentaje de la decoración y el equipamiento fue parte del diseño constitutivo de la casa..
El comedor está bajo el eje de las lámparas galvanizadas, que determinó la ubicación de la mesa laqueda con patas tipo caballete; los sillones (todo, BLVD Furniture), junto con la carpeta de fibras naturales, define el sector del living..
Con intención de sumar color y calidez incorporaron alfombras y almohadones estampados (Marimekko) y uno con forma de Mamuschka (Piaf design). Las 4 sillas Jacobsen a tono con el piso fenólico de madera..
La cocina es una mesada de madera continua con tres nichos abiertos y dos cerrados con puertas que se abaten hacia adelante. Patricia aprovechó el espacio libre inferior e incorporó cajones de mimbre..
Exactamente simétricos, los dos cuartos tienen ventilador de techo, un paño fijo rectangular que da al frente sobre la cabecera, un estante amurado a modo de repisa/mesita de luz y una lámpara con brazo flexible..
Una puerta corrediza comunica con el baño privado con ventana y ducha; los muebles de guardado realizados en madera son parte de la estructura fija..
Subiendo la escalera del frente hay un paso abierto que deja ver el enorme terreno del fondo. Cruzando ese espacio y doblando a la izquierda, se accede al deck de circulación que rodea el volumen de los dos dormitorios..
En lugar de tener una baranda, el deck sube y se transforma en un largo banco para sentarse a mirar el bosque..
Alfonso es el Golden Retriever que viene con Orly y Patricia cada fin de semana..
Construida totalmente en madera, la casa requiere un atento mantenimiento tanto en el exterior como en los interiores para protegerla del sol, de la humedad y del moho..
Cuando la compraron, estaba pintada de gris oscuro, pero sus dueñas actuales la están repintando para devolverle su color original. El nombre “Casa negra” es previo: ellas también se ocuparon de hacer el cartel que la identifica..
 

Producción: Violeta Quesada / Fotos: Magalí Saberian / Texto: Lucrecia Álvarez.

La Casa Negra, proyectada por los arquitectos Lucila Rastellini, Paola Salaberri y Daniel Wepfer para un publicista, fue durante tres años sede de workshops y locación de diversos proyectos. Cumplido ese ciclo, se puso en venta en diciembre de 2011 y no duró nada en el mercado: apenas uno de los vecino vio el cartel, llamó por teléfono a su hermana, la arquitecta Patricia Daiez. "Tengo la casa perfecta para vos", le dijo con convicción. Patricia fue con la galerista Orly Benzacar a conocer la propiedad y antes de fin de año, ya era de ellas.

La obra, que ocupa una franja paralela del terreno sobre el borde costero, se compone de dos volúmenes habitables: el área social de 5x10m contiene la cocina que corre en paralelo al living y el comedor con un frente abierto, mientras que el sector de los dormis está aislado en su condición de refugio, y encuentra su relación con el exterior enmarcando el paisaje. En el medio, el espacio común se prolonga hacia la escalera de acceso y la plataforma del muelle como una expansión al agua.

Para habitarla, sus flamantes dueñas debieron incorporar los elementos domésticos que no estaban contemplados en su función original. Sumaron espacios de guardado, bancos exteriores, percheros, cortinas y están diseñando mosquiteros enrollables para los ventanales. El resto es el inmaterial toque humano dado por el buen vivir y la resignificación de los espacios (con los nombres de Rincón guaraní, Chill out y Place Vendôme Patricia y Orly bautizaron algunos). Mediodías de asado al aire libre, tardes de mate y lectura y noches de vino blanco con amigos son la nueva rutina de la casa y sus flamantes habitantes..

LAS
+
VISTAS