Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Luz y color en espacios chicos: claves para no fallar

Una buena iluminación no sólo permite llevar a cabo diferentes actividades con eficiencia y comodidad, sino que también puede ayudar a delimitar en nuestro favor los contornos del espacio, incluída la capacidad de generar amplitud y disipar toda sensación de encierro

 

UNA APUESTA AL COLOR. La combinación de colores entre paredes y mobiliario cobra especial importancia en espacios reducidos. Entre ambos no debería haber un contraste exagerado: lo único que conseguiríamos con eso sería acentuar la presencia de los muebles y potenciar la escasez de espacio. En principio, los colores suaves y fríos son íntimos amigos de los lugares chicos, ya que tienen el poder de iluminar y aportar sensación de amplitud. En un ambiente chico, por lo general, no se emplean colores oscuros o cálidos: su efecto sería precisamente el contrario.

ARTEFACTOS. En el caso del dormitorio, para el espacio donde se ubique la cama es imprescindible reservar un artefacto que provea una iluminación suave, que invite al descanso y la relajación. Y tanto en la habitación como en el living, si el lugar no es muy grande, se puede prescindir de la luz general sustituyéndola por varias ambientales. Para el caso de las luces puntuales, una opción práctica es usar lámparas de pinza directamente sobre los estantes.

LUZ DE TRABAJO. Las lámparas ajustables han sido desde siempre grandes favoritas, ya que pueden dirigirse exactamente a donde uno quiera al tiempo que la movilidad de sus pantallas evita incómodos deslumbramientos. La altura ideal suele ubicar la parte de abajo de la lámpara justo a la altura de los ojos.

DE AFUERA HACIA ADENTRO. Siempre es importante hacer un esfuerzo por integrar exterior e interior. En ese sentido, una opción atractiva es pensar el balcón de un modo casi escenográfico. Por ejemplo: iluminándolo por la noche para, de alguna manera, "proyectarlo" hacia un interior que se mantiene tenue.

LUCES Y SOMBRAS. Dirigir los focos hacia paredes y el techo baña los muros de luz, dando también una ilusión de mayor amplitud. En cuanto a los cuadros, una iluminación bien pensada puede hacer que incluso un departamento chico pase a la categoría de los "grandes". ¿Otro dato? Apueste a los espejos: siempre serán útiles para dar la sensación de multiplicar el espacio y la luz.

DECORAR CON LUZ. La iluminación es fundamental para generar una sensación de espacio. Los colores oscuros o estridentes suelen producir entornos más opresivos, mientras que los colores claros ayudan a fomentar la sensación de amplitud y liviandad. Por eso, en la medida que sea posible, es importante aprovechar la luz natural y evitar a toda costa obstaculizarla. Si utilizamos divisores para la habitación, es preferible que sean traslúcidos o que no lleguen hasta el techo..

LAS
+
VISTAS