Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$40,90
 
 
espacioliving.com

Estilos deco: ¿qué diferencia hay entre lo rústico, lo vintage y lo minimalista?

Más que un conjunto de reglas rígidas, los estilos decorativos operan hoy como puntos de partida para hacer propios ciertos rasgos y adaptar el resto a nuestros gustos, dando lugar así a nuevos y personales criterios.

 

VINTAGE. Inspirado mayormente en los años 40, 50, 60 y 70, el estilo vintage suele transmitir una atmósfera emotiva al basarse en diseños de estilo antiguo que hayan sido intervenidos para darles un uso actual. Por lo demás, la paleta de colores no es estricta y tampoco existe una línea estética demasiado marcada. Tal vez más que ningún otro, se lo podría calificar de "diverso".

SHABBY CHIC. "Shabby" significa "desaliñado", aunque en este caso le agregamos el término "chic" para indicar que luce como nuevo, aggiornado. Se define principalmente por una paleta de colores claros donde, de todas formas, prima el blanco, y un menú de accesorios que incluye arañas, elementos antiguos, viejos espejos y estampados floreados.

INDUSTRIAL. Se centra en la arquitectura del lugar, en la que pueden destacarse tanto vigas y cañerías como todo tipo de detalles que brinden un aspecto fabril. Los materiales preferidos son el vidrio, el acero, la chapa, las maderas rústicas y el cemento.

CLÁSICO. Es el más atemporal de todos los estilos y se presenta en espacios elegantes, refinados y reconfortantes. Se caracteriza por el uso de maderas lustradas, muebles y accesorios con curvas suaves, el uso del dorado a la hoja, estampados intrincados y texturas ricas que brindan calor y confort.

MINIMALISTA. Su nota más característica es la extrema simplicidad de sus líneas, los ambientes preferentemente amplios y despojados, las formas geométricas y los tonos neutros, en un conjunto que promueve el equilibro sin rebusques. Muy de moda en los 90, hoy les está dejando paso a espacios más barrocos.

RÚSTICO. Se destaca por el uso de materiales naturales casi siempre poco tratados, como podrían ser la madera, el mimbre o la esterilla. También la combinación de texturas resulta de gran importancia, en general apelando a una paleta de colores más bien neutra.

ORIENTAL. Los colores, objetos y tejidos se inspiran en la cultura milenaria a la vez que se da cierto contraste de texturas (papel, madera y, a veces, piedra) y ciertos elementos místicos, como pueden ser fuentes, velas e inciensos). La paleta de colores suele ser cálida.

KITSCH. Aquí predominan el color, las formas y la utilización de elementos de colores fuertes y a veces antiestéticos, incluyendo texturas de lo más variadas (pieles sintéticas, plástico, vinilo y papel). Los muebles y otros objetos adquieren formas raras y los accesorios pueden ser disparatados, con estampados llamativos y poco convencionales..

LAS
+
VISTAS