Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Todo lo que hay que saber sobre estantes flotantes

Una guía para saber qué tener en cuenta al momento de elegir el mejor sistema de soporte; mirá los videos y opiná

 
Foto: Raddesigning. 

Por Gustavo Peláez.

Ante la falta de espacio para el guardado, muchas veces buscamos alternativas y allí es cuando aparecen los estantes como gran opción. Hoy nos vamos a dedicar específicamente a los flotantes, ideales cuando queremos vestir una pared sin tener ménsulas a la vista.

Este recurso es muy flexible, nos da la ventaja de regular las alturas entre sí, según lo que tengamos que ubicar y también la posibilidad de regular la profundidad.

Por lo general, podemos optar por distintas profundidades según lo que queramos ubicar:
- Para objetos chicos o como alternativa en el baño, lo ideal es que no tengan más de 20cm de profundidad.
- Para una biblioteca estándar, unos 20 o 22cm son buenas medidas.
- Si la idea es usarlos para colocar cajas o elementos más grandes, podemos llegar a los 30cm.
- En el caso de querer que cumpla la función de mesa de luz, debe tener entre 30 y 40cm de profundidad.

Algunas formas de instalación

A la hora de instalar un estante, la primera pregunta que debemos formularnos es: ¿cuál es el peso que debe soportar? Y así elegir el mejor sistema de agarre a la pared.

El más simple, cuando la carga no es importante, es el siguiente procedimiento: primero, se atornilla un listón de madera a la pared, teniendo en cuenta el peso y tamaño del estante. Luego se encastra este último y se sujeta con tornillos al listón. Acá lo vemos en el video:

Si, en cambio, necesitamos estantes más resistentes, lo más simple será aplicar el siguiente sistema cuya base estructural está formada por una planchuela de hierro a la que están soldadas unas varillas en forma perpendicular. Para la instalación, el primer paso será fijar esta pieza al muro mediante tornillos. Luego hay que insertar las varillas dentro de unas perforaciones ubicadas en la parte posterior del estante. El paso final será asegurar cada estante con tornillos de cabeza chata, desde la parte superior de estos. Aquí pueden verlo en el video:

Para ambos tipos de instalación y de acuerdo al tipo de ladrillo sobre el que se coloquen (huecos o macizos), habrá que tener en cuenta el sistema de accesorios que se va a necesitar para ajustar el tornillo.

El método más resistente de sujeción, si la idea es sumar mucho peso, es el que se incluye pernos: se fijan unas varillas a la pared (pernos), generalmente con cemento o a rosca. Luego se encastran los estantes. Para esto se pueden utilizar varillas de acero (de 9 mm de diámetro y con un largo que no pase el ancho de la repisa). La cantidad de soportes debe responder al peso a soportar. Como ejemplo, para una repisa de 50cm de largo, es suficiente utilizar 2 ó 3 varillas..

LAS
+
VISTAS