Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$40,90
 
 
espacioliving.com

Claves para decorar un depto alquilado

¿Sabés en qué te conviene invertir cuando la casa no es propia? Aquí, algunos tips para que logres un estilo optimizando los recursos

 

Por arq. Gustavo Peláez.

Cuando alquilamos es difícil que decidamos lanzarnos a realizar cambios profundos en los espacios. La alternativa, entonces, es pensar en cómo darle un plus al lugar para que tenga nuestro sello, con elementos que podamos incorporar en otro lugar el día de mañana.

Para esto, lo ideal es comprometer lo menos posible lo que llamamos espacio fijo, es decir, el lugar ocupado por las paredes y los pisos. La clave es pensar que la renovación pase por lo trasladable, es decir, los muebles. Lo mejor es invertir en piezas que se puedan utilizar de distintas maneras y resulten combinables con otras de diversos estilos.

Los espacios de guardado dentro de los muebles deben ser flexibles; hay que pensarlos como contenedores de todo tipo de objetos (vajilla, elementos de uso poco frecuente, libros, etc.).

Si necesitamos de elementos auxiliares, como por ejemplo estantes, que estos tengan una medida estándar para que podamos usarlos luego en otro lugar.

Si vas a poner una carpeta, que su estilo sea versátil y su tamaño no muy exagerado. Para un living alcanza que sus medidas se correspondan con el tamaño de los sillones.

En cuanto a la iluminación, los rieles son comodines al momento de definir una luz general. A futuro, en otro hogar, puede servir tanto para un pasillo como para un cuarto o un escritorio. En el comedor, la elección debe responder al tamaño de la mesa, más que a las dimensiones del espacio. A la hora de incorporar una lámpara de pie, es mejor un diseño neutro y con la doble función de luz de lectura y ambiental.

A la hora de pensar en jugar con los colores, hay muchos recursos. Podemos sumarlos a través de cuadros o piezas que ubiquemos sobre las paredes para conseguir un buen efecto. Los vinilos son buenos aliados porque son fácilmente removibles.

Para una entrada o en la espalda de un sillón, se puede apelar al uso de paneles de madera pintados o tratados con empapelados. Para el primer caso se podrían acoplar percheros; asegurarlos al muro por medio de tornillos.

Los géneros también sirven para sumar color. El uso de almohadones, caminos y cortinas, resaltan y dan vida a las paredes neutras.

Si tenés un patio o balcón hay propuestas que podés poner en práctica: un juego de jardín donde tanto la mesa y como las sillas se pueda plegar e incluso sumarlas al interior. También utilizar macetas del menor tamaño posible para que sean fácil de trasladar..

LAS
+
VISTAS