Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Una casa colorida y fresca

Cada detalle en el hogar de esta joven familia refleja la energía y el gusto de una madre polifacética. Estética actual con esencia de otros tiempos.

El living es casi íntegramente blanco, con cortinas de voile, confortables sillones con fundas, una gran lámpara de pie tipo Twiggy y dos mesitas Tulip..
El piso hidrolaqueado (Patagonia Flooring) brinda el contraste perfecto para este lienzo sobre el que Virginia va pincelando colores a través de almohadones hechos con géneros que compra en sus recorridas por la ciudad..
En el contrafrente, la galería, donde se destaca la inmensa araña de hierro con pantallas cuidadosamente combinadas por Virginia. Mesa extensible y asientos hechos a medida (todo de 4 Estaciones) con almohadones en fucsia..
El family con piso de porcelanato en damero (SBG). Se armó en torno a una mesa baja con tres bandejas (Champagne) donde libros y objetos configuran diferentes situaciones decorativas que pueden retirarse y cambiarse fácilmente..
Alrededor, un sofá y un diván en blanco y un par de pufs a tono con el dúo de silloncitos (Gris Dimensión) invitan a ponerse cómodo y bajar la pantalla de proyección para ver una película en familia..
Un largo mueble aloja libros de arte, de cocina, cuentos infantiles y cuatro acrílicos de Javier Casals de la serie Cruces..
Como cálido telón de fondo y a tono con los pisos oscuros, una clásica biblioteca Thompson comprada en anticuario..
Alrededor de la mesa de comedor (Gris Dimensión), la dueña de casa recibe a familiares y amigos con su vajilla favorita, como las copas (Anthropologie) y la aceitera (Williams- Sonoma) y sus simpáticos floreros (Cosas de Fieltro)..
Amplia y luminosa, la cocina integra el área de la terraza y la parrilla con el mismo piso de porcelanato de 60x60 (SBG). El mueble en forma de L con mesada de Silestone fue realizado por un carpintero; es totalmente blanco, a excepción de los herrajes, la alzada y el zócalo de acero inoxidable..
Un pequeño comedor diario con sillas Tulip..
La biblioteca que ocupa todo el largo de la pared guarda revistas y libros de arte y diseño que le sirven como inspiración y referencia. El mismo mueble aloja el televisor dispuesto en un espacio que lleva el sello de su autora..
Escoltando la cama, dos piezas de anticuario en lugar de mesas de luz tradicionales..
El baño en suite tiene box de ducha y jacuzzi con grifería del diseñador francés Philippe Starck y revestimiento de pared en porcelanato (todo de Barugel Azulay)..
Josefina tiene una habitación muy femenina, con una cama como la de su hermano pero en blanco, al igual que el estante empotrado. El cuadro se completa con tonos de rosa y verde claro en la ropa de cama, las cortinas y la lámpara de pie..
En el cuarto de Tomás, de 5 años, su mamá optó por una paleta masculina que combina tonos de marrón y azul con toques de rojo..
Este baño tiene las mismas características constructivas que el resto, con piso y revestimiento de pared en porcelanato y un corte de acero inoxidable a media altura que se encargó a un herrero..
Para este balcón-terraza para el que se encargó un gran camastro de 1,1x1,8m (4 Estaciones) con colchonetas blancas y el detalle de un almohadón en cuadrillé blanco y negro..
 

Producción: Javier Casals | fotos: Javier Csecs | texto: Lucrecia Álvarez.

Diseñadora, decoradora, pastelera y artesana, Virginia parece tener alma de abuela con el gusto enriquecido por la vida cosmopolita y el corazón lleno de amor por su familia. Cuando ésta se estaba gestando (literalmente, porque Josefina crecía en la panza), el joven matrimonio se dio a la tarea de buscar una casa lejos del Centro, y tanto tiempo pasaron sin dar con el hogar perfecto que la familia ya era una realidad cuando se animaron a comprar un terreno en Martínez.

La obra llevó dos años, y tuvo los traspiés que suelen aparecer cuando hay una idea muy clara de lo que se desea. Pero, finalmente, se concretó la caja blanca con contrastantes pisos en madera oscura, techos altos y grandes aberturas que recuperan luz natural hasta muy entrada la tarde. "Quería una casa fuerte, como las de antes, con paredes anchas, techos de yeso, los zócalos entarugados y puertas de madera maciza", explica Virginia con el orgullo de haberla conseguido. Los 430 metros cuadrados distribuidos en dos pisos son sencillos: hall, living, comedor, family room y cocina en planta baja, y un escritorio y tres dormitorios en suite arriba. Ella misma dibujó el equipamiento, supervisó la refacción de los muebles antiguos y diseñó alfombras, lámparas, cortinas y almohadones. Y para disfrutar aun más de su casa -y haciendo gala de su condición de mamá moderna a la vieja usanza-, Virginia también trabaja allí, diseñando la ambientación de los espacios de sus clientes. *.

LAS
+
VISTAS