Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$38,90
 
 
espacioliving.com

Una casa con toques mágicos

A 60km de Ciudad del Cabo, esta sensacional casa contemporánea les ofrece a sus dueños confort y elegancia sin formalidades

La leñera sobre el hogar del living es prácticamente una instalación..
La galería conectada con el patio interior. Allí, mesas de arrime hechas a partir de grandes troncos, a tono con el almohadón del sillón Lolah diseñada por Kenneth Cobonpue..
La expresión barefoot luxury (lujo descalzo), recientemente acuñada, resume lo que se vive acá. Un confort y una elegancia sin formalidades, que no te inhibe ni te tensa..
En el comedor, banquetas de cuero y pie de acero de Okha. Al igual que la escalera frente a ella, la mesada está hecha de un aglomerado de cuarzo, un material fresco y suave al tacto..
Como la suite principal está en el piso superior, la trama que crean las vigas del techo, pintadas de blanco brillante, son un elemento de fuerte presencia..
En el cuarto de huéspedes, pared entelada y lámpara colgante sobre una original mesa de luz: un haz de troncos unidos por una cintura de metal..
Uno de los baños de la casa..
El cuarto de Mila, la recién nacida, sigue con la idea reinante en el resto de la casa de mezclar pocos colores, pero todos alegres..
En su cuarto, Sebastián (4) tiene unas cuchetas geniales. Mientras que la de abajo tiene como fondo una biblioteca, a la de arriba se sube por unos muy coloridos cajones que también sirven como espacio de guardado..
Plegables o corredizas, las puertas-ventana de vidrio dejan a los interiores en contacto permanente con el bien pensado patio central..
La pileta está rodeada por un deck con reposeras de madera, una nueva señal de continuidad entre el afuera y el adentro..
Con el árbol de la isla verde como referencia, notamos que, a continuación del comedor, se ubica este espléndido bar semicubierto, con una combinación original de hormigón, piedra y madera..
 

Producción: Jeanne Botes | Texto: Laura Twiggs | Fotos: Adam Letch/H&L / surpressagency.com

Por lo general, la decoración y la arquitectura nos impactan por la vista, pero hay una conciencia cada vez mayor –entre los que las usamos y vivimos– de que también se sienten. Podemos rechazar estructuras y objetos por percibirlos como algo frío, o advertir el deseo espontáneo de acariciarlos, se trate de un tapizado o del mismísimo piso del living. Si hay algo que Regardt y Marili Scharrighuisen priorizaron al planear su casa de ensueño en Paarl fue, precisamente, su dimensión táctil. El verdadero feeling.

El proyecto inicial es obra del arquitecto Gardiol Bergenthuin, pero cuando llegó el momento de concentrarse en el planeamiento y diseño de los interiores, se contó con la colaboración de Mark Rielly, Jon Case y el decorador Ashleigh Gilmour, todos de la firma Antoni (aainteriors.co.za). Sin proponérselo –a medida que las ideas para darle identidad a la casa iban tomando cuerpo–, los dueños de casa se fueron dando cuenta de cuán importante les resultaba el aspecto "tangible" de su futura casa. Con un equipo de lujo para traducir sus deseos, la sensualidad quedó grabada en cada rincón. Yendo a lo concreto, se decidió evitar todo elemento artificial o de imitación y, por el contrario, enfatizar la presencia de materiales naturales como la piedra, la madera, los géneros y el cuero. La otra elección importante fue incorporar con elegancia la energía de los elementos, que no en vano a todos nos atraen en mayor o menor medida: aire, tierra, fuego y agua, visibles de manera más evidente en las cascadas que flanquean la entrada, los enormes hogares (incluyendo uno larguísimo en el comedor), el patio interno y sólidas piezas de piedra..

LAS
+
VISTAS