Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$40,90
 
 
espacioliving.com

Renovar la casa en vacaciones: ¿en qué consiste el servicio de llave en mano?

Irte de vacaciones y volver a tu casa renovada ya no es un sueño. Ahora existe un servicio que, planificación mediante, lo hace posible

 

Todos saben que renovar una casa es un proceso que lleva tiempo y que puede ser incómodo para la familia si continua viviendo allí en el transcurso de la reforma. ¿Cuántos han soñado con irse de vacaciones y al regresar encontrarse con su nuevo hogar? Las remodelaciones llave en mano descartan el estrés de los habitantes del hogar y depositan la responsabilidad en los profesionales a cargo del proyecto.

Esta modalidad trae numerosos beneficios, ya que los dueños de casa aprovechan al máximo sus días de descanso. Al regresar de las vacaciones, ellos reciben las llaves para encontrarse con la nueva estética de la morada. Durante ese tiempo los profesionales se encargan de todo, hasta de organizar la limpieza final (el espacio debe quedar listo para ser habitado).

En este tipo de tareas es importante la confianza brindada por los arquitectos: ellos son los que ofrecen la garantía de cómo saldrán las cosas. Hasta la seguridad del lugar debe estar integrada el tiempo que dure la tarea. El equipo de trabajo también deberá ocuparse de otras actividades de mantenimiento, como darle de comer a las mascotas y abrirle la puerta al jardinero, etc.

Durante el proyecto es posible remodelar todo: desde los placares hasta cambiar pisos o tirar paredes; también se rediseña la iluminación y se equipa con nuevos muebles. Todo dependerá de las necesidades de cada persona o familia.

Para que esto sea posible se confecciona un proyecto entre el profesional y el duelo de casa. Así se eligen todas las piezas (muebles, objetos de arte y accesorios, revestimientos, etc.). Si surge alguna duda en el procedimiento, se contacta al cliente por mail para descartar posibles errores y se van adelantando el resultado mediante fotos.

En las reuniones entre clientes y profesionales, los primeros deberán despejar todas las incertidumbres (es recomendable exigir ver obras ya terminadas, preguntar por el modo de trabajo de los obreros, etc.). Por su parte, los expertos indagarán acerca de los gustos personales de cada integrante de la familia y sus rutinas domiciliarias. Así, se conforma un equipo entre ambas partes que potencia todo lo que se genera.


Por Graciela Tarrab, socia de Creadores de Ambientes .

LAS
+
VISTAS