Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$40,90
 
 
espacioliving.com

Claves de distribución para la cocina

Hay tres elementos cuya ubicación resulta esencial: la bacha, el artefacto de cocina y la heladera; aquí, algunos consejos para aprender a situarlos y obtener el mejor resultado

 

De acuerdo a la cantidad espacio y a las necesidades de los habitantes de una casa, la cocina puede ser sólo un lugar para preparar las comidas o convertirse también en un punto de reunión. Cualquiera que sea el caso, en general se trata de un ambiente de alto tránsito que, como tal, requiere una buena circulación y una distribución especialmente pensada.

Aquí hay tres elementos cuya ubicación resulta esencial: la bacha, el artefacto de cocina y la heladera. Tan pronto se haya decidido su lugar, situar los demás accesorios resultará relativamente fácil.

Esto es lo que se conoce como "triángulo de trabajo", cuyos vértices ocupan los lugares de mayor actividad. Cada lado del triángulo debería tener, aproximadamente, entre 1,2 y 2,7m, sin que el perímetro total supere los 7,9m. La meta de esta organización no es otra que economizar movimientos y permitir desplazamientos rápidos y sin obstáculos mientras se trabaja en la cocina.

La distancia apropiada entre dos hileras de muebles bajo mesada enfrentados es de 1,20m. Con esa medida, nos aseguramos el poder abrir las puertas indistintamente sin que se choquen. Es recomendable dejar no menos de 40cm de mesada libre a ambos lados de las hornallas. De ese modo, podremos apoyar nuestros utensilios con comodidad mientras estamos cocinando.

Si está planeando colocar el anafe o el artefacto de cocina completo alineado con la pileta de lavar, debe saber que la distancia aconsejable entre ellos es, como mínimo, de 60cm.

SOLUCIONES

* En los últimos tiempos, las islas de cocina se han vuelto sumamente populares, ya que implican una unidad de trabajo independiente además de ser un buen sitio para comidas frugales. Eso sí, sólo son aptas para cocinas amplias, ya que debe quedar un mínimo de 90cm entre su contorno y el resto del mobiliario. Si no sobran metros, una opción es elegir una isla con ruedas, que puede desplazarse según las necesidades o bien colocarse debajo de una mesada.

* En cuanto a las mesadas, la distribución en L es un clásico, pero es importante tener en cuenta que en las esquinas se quitan metros a los espacios de guardado. Por eso, a veces es más recomendable hacer una sola mesada con una isla de apoyo paralela, lo que permite una mejor y más fluida circulación.

* Lo ideal es colocar la bacha debajo de una ventana, para tener luz natural y buena vista, pero tampoco se trata de una regla inamovible, y lo cierto es que, a veces, resulta imposible. En cuanto al horno, la mayoría de las personas prefiere instalarlo al nivel de los ojos, sobre todo cuando se trata de personas mayores o de familias con chicos. Tenga en cuenta que es conveniente contar con una superficie cercana en la cual poder apoyar fuentes calientes.

Planear un espacio seguro


A los anaqueles capaces de soportar mucho peso.
A contar siempre con una buena ventilación.
A que la bacha se ubique cerca de los fuegos. A tener un lugar separado para el lavarropas.

NO
A ubicar los anafes debajo de una ventana: una ráfaga podría apagarlos y provocar una pérdida de gas.
A colocar imanes para cuchillos en la pared (por muy bonitos que sean) si hay niños pequeños en la casa.
A recargar los enchufes con demasiada cantidad de electrodomésticos.
A guardar los artículos de limpieza junto a los alimentos..

LAS
+
VISTAS