Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$32,90
 
 
espacioliving.com

Una chacra con deco criolla

Materiales nobles y técnicas típicamente criollas expresan la tradición local en esta chacra polera a 100 kilómetros de Buenos Aires

. El ambiente principal está armado en torno a una estufa a leña (Bosca) centrada entre dos bibliotecas de madera reciclada (El Chañar) un diseño de Marcela que acompaña la altura de las puertas..
La mesa ratona se hizo a partir de una mesa que originalmente se usaba para amasar en un viejo rancho: se le cortaron las patas, se limpiaron los rastros del trabajo y se trató con cera natural de abeja..
La diseñadora buscó darle a la cocina integrada un aire varonil y canchero con una jugada combinación de colores. La mesada de cemento alisado se pintó con el rojo típico de los ranchos, presente también en los textiles artesanales que visten los ambientes..
La cama del dormitorio principal está formada por dos catres con zunchos en las patas y un colchón hotelero para adaptarse a las visitas de Henry con su familia..
Las mesitas de luz conservan su azul original, mientras que los roperos diseñados por Marcela se hicieron con pino tea recuperada (El Chañar). Sobre la ventana central se divisa un cuadro de Sebastián Lezica..
Los catres traídos de Santiago del Estero son encastrados sin clavos con tientos de lonjas de cuero cortadas a cuchillo. Para restaurar estas piezas, Marcela cuenta la ayuda de artesanos del interior..
En el baño de los chicos, el piso calcáreo en verde y ámbar dialoga con la amplia ventana de hierro repartido cuyos laterales coloreados remiten a las antiguas mamparas de zaguán..
La casa cuenta con dos baños en suite realizados en microcemento con revestimiento calcáreo color hueso. A los sanitarios, en lugar de mochila, se les hizo un depósito superior para "tirar la cadena", como antes..
Los silloncitos de hierro con almohadones de lino (Klas) son los tradicionales asientos de patio de pueblo que fueron reformados para configurar esta especie chaise longue gaucha"..
La galería que rodea toda la casa conforma uno de los múltiples puntos de reunión pensados para el disfrute del dueño, que pasa aquí varios meses al año con familia y amigos..
De hierro y vidrio, la puerta de entrada es una pieza original (Lorenzetti Antigüedades) y está rodeada por faroles eléctricos y a vela, también de hierro, diseñados por Marcela Rodríguez Barrena y realizados en la tienda local Las cortaderas..
 

 Producción: Matías Errázuriz | Fotos: gentileza Alejandro Mezza | Texto: Lucrecia Álvarez.

Henry es australiano, tiene 42 años y le gusta el polo. Cuando visitaba el país para jugar durante la temporada, se quedaba en algún lindo hotel del centro. Pero sentía que se estaba perdiendo de algo. Entonces, compró una chacrita en el Club de Polo Santa María de Lobos, en la provincia de Buenos Aires, y convocó al arquitecto Carlos Abdala y a la diseñadora Marcela Rodríguez Barrena para proyectar su propia casa-caballeriza. Su principal consigna fue poder interactuar con los caballos desde la vivienda. El mayor desafío para Carlos y Marcela fue que, dicho esto, Henry aprobó el proyecto y voló para sus pagos.

La planta en U aloja la casa en el bloque central, mientras que sus alas contienen sendos cuartetos de boxes, todo mirando a un patio central. Se utilizaron materiales nobles y tradicionales: aberturas de demolición, cemento alisado y pisos calcáreos. En 100m2 se desarrolló un espacio franco, sin pasillos, con un estar-cocina y dos cuartos en suite. La tarea de Marcela fue rescatar antiguos muebles criollos, textiles autóctonos y más: "Literalmente, puse hasta las cucharitas. El dueño vino una vez, fuimos a recorrer Palermo ¡y le gustaba todo! Pero conseguimos cerrar el concepto gracias a un término que aprendió acá, lo quería 'bien gauchito'".

En cada temporada, la casa se llena de afectos en concurridos asados y tardes de mate y truco, costumbres que constituyen un valor agregado al encanto del polo y que son, justamente, lo que Henry no quería perderse..

LAS
+
VISTAS