Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$79,90
 
 
espacioliving.com

Pufs: cuando el tamaño no importa

Parece que se viene un fin de semana bien frío… sinceramente no me molestaría pasarme los dos días encerrada mirando películas como ésta y haciendo fiaca. Pienso en comida rica, pantuflas, mantas y buena compañía, el plan perfecto. El problema es cuando el plan se descuajeringa porque en vez de ser dos en casa, somos más, todos peleándonos por un lugar en el sillón frente a la tele (o cama de una plaza, en mi caso). ¿Quién sale al rescate cuando necesitamos asientos extra en el living? ¡Los puf, banquitos y el Chapulín Colorado, por supuesto!

Me encantan los pufs. No importa qué tan chiquitos sean, siempre cumplen su misión de acomodar a las visitas; además le imprimen color y calidez al living. De hecho, para cenar muchas veces es hasta más cómodo sentarse en el puf a la altura de la mesa ratona, que en el sillón. En conclusión, son rendidores y siempre suman. Hoy les presento una sustancial lista de marcas que aportan sus enanos de living para que elijan sus favoritos…

 
Bohut Acha. 

Bohut Acha propone piezas únicas que presenta en su Facebook. Son pufs elaborados con telas traídas de India y otros accesorios que los personalizan aún más. También hacen trabajos a medida si el cliente quiere visitar el taller y elegir las telas. Las medidas parten en 45cm de alto y 40 de ancho, y los precios nacen en $400.

 
Corazón de Algodón. 

Corazón de Algodón no se olvida de los más chiquitos y los sienta en el living sobre un Chancho confeccionado con tela vintage y relleno de vellón. Sus terminaciones son bordadas a mano y mide 20cm de alto, 35cm de ancho y 40cm de largo (trae funda con cierre para sacar el relleno y poder lavar). Cuesta $190 y se encarga al mail ventas@corazondealgodon.com.ar

 
Gruba. 

Gruba imprime la nota ecológica al proponer sus banquitos cartoneros, hechos con cartón corrugado de descarte industrial y goma eva de colores. Viene desarmado en una caja para que el usuario lo pueda armar por encastres. De esta manera, el material se puede reciclar cuando el banquito se deja de usar. Su costo es de $300 y se encarga al mail estudiogruba@gmail.com

 
Hecho en Telar. 

Hecho en Telar usa aguayos, paño, tweed, telas en telar, gamuzas, flores artesanales de paño, fieltro y pompones de lana para elaborar artesanalmente sus coloridas propuestas. Son pufs resistentes, reforzados y apilables, lo cual viene bárbaro cuando la casa es chica pero el corazón es grande. Se hacen por encargo y el interesado puede armar su propio diseño. Los precios parten en $390.

 
Laboratori. 

Laboratori aporta la buena dosis de madera con el modelo Pura Pata (en azul, turquesa o rojo), que además de banco es un juego de encastre, lo pueden ver en la página web. También está el banco caja (¡qué personalmente me encanta!) hecho de madera paraíso con telas KOM. Es de 47x 47x26cm de alto, y va desde $450.

 
Mil Objetos. 

Mila Objetos nos llena de color alegre con sus pufs de estructura de madera y tejidos íntegramente. Usan lana sintética de colores y ofrecen sus modelos Tejidos y los Arlequines, que tienen una hilera de bolitas forradas en lana. Miden 38 cm de diámetro x 38 cm de alto, y cito: "son súper fuertes, pueden ser utilizados por niños livianitos o por señores bien grandotes". Cada 15 días sale una nueva tanda de productos únicos. Se elijen por fotos, y se retiran en el taller o se hacen envíos a todo el país. El precio es $300 cada uno.

 
Nodo Objetos. 

Nodo Objetos también resuelven sus asientos a puro color. Por un lado está la banqueta Bodoni ($320 + IVA) y por el otro la reposera Tunga ($650 + IVA). Todo se apila y está hecho en polietileno, con espesores que van de los 3 a los 5mm, lo cual los hace resistentes a todo tipo de golpes e impactos. También le aplicaron protección UV en el compuesto, lo que otorga colores duraderos.

 
Puerta al Sur. 

Puerta al Sur tejen sus pufs a mano con los colores elegidos por el cliente, o sugeridos por las hermanas Debuchy, a cargo de esta texturada empresa. Cuestan $300 y, como todo se hace a pedido, la demora oscila entre 30 y 40 días. Atienden a gente de todo el país.

 
Puff and Home. 

Puff and Home son madre e hija buscando ofrecer un producto único. Para lograrlo, el cliente tiene total participación en el diseño. Usan telas de tapicería y proponen modelos de 50cm de diámetro y de 45cm de alto, de 80cm de diámetro y 40cm de alto, y de 88 cm de diámetro y 32cm de alto. Los precios nacen en $700.

 
Tribalia. 

Tribalia acude al algodón natural para crear. Con este noble material elaboran asientos tejidos a mano y con trenzado tubular, lo que implica que es una sola pieza, sin costuras. Están disponibles en 18 colores y el relleno es de goma espuma de alta densidad para que tenga una estructura rígida que rebote. Los asientos Zero, Sub Zero y Mini se diferencian únicamente porque son tejidos a mano con lana Merino 100% natural, el resto se repite. Los que vivan en Capital y Zona Norte, pueden ver las creaciones de la marca rosarina en Revestir Av. Centenario 939, San Isidro..

LAS
+
VISTAS