Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$73,90
 
 
espacioliving.com

Navidad: cómo revolucionar el arbolito

Seis chefs nos muestran sus originales propuestas de decoración navideña; mirá el video con ideas para aplicar en tu casa y opiná

 Por Verónica Mariani | Producción audiovisual: Matías Aimar.

Guirnaldas, bolitas de vidrio y plástico, pompas de algodón para simular una Navidad nevada, luces de colores y la famosa estrella: todos conocemos el tradicional listado de elementos decorativos para la Navidad. Pero… ¿qué pasa si este 8 de diciembre queremos revolucionar el arbolito?

Con el espíritu de aportar ideas novedosas para lograr una estética no convencional en casa, el Hotel Sofitel Buenos Aires Arroyo realizó l a quinta edición del Avant Premiére Noel: Chefs&Arts. Allí los chefs Paula Méndez Carreras, Soledad Nardelli, Martín Molteni, Darío Gualtieri y Jerome Mathe, junto a su anfitrión, el chef Olivier Falchi, fueron los encargados de reinterpretar la Navidad en los seis árboles que escoltan el lobby del hotel. El común denominador de sus creaciones fue la impresión de la propia personalidad y sensibilidad, sin seguir un camino preestablecido. No te pierdas sus mejores ideas para reinterpretar en casa en este video:



Olivier Falchi, Chef Ejecutivo Sofitel Buenos Aires Arroyo
Nombre del árbol: “Mi vida en Francia y Buenos Aires”


El anfitrión del evento se inspiró en sus amores Francia y Argentina. Ambas patrias están representadas a través de juguetes, objetos de su infancia gala, figuritas de brillantes e instalaciones culinarias de gran calidez. Lo deja muy claro: el árbol debe reflejar la propia historia.

Toda la puesta es muy colorida y responde a diversas texturas. Vale colgar galletitas, macarons, malvaviscos y los tan famosos cupcakes, sin preocuparse por su estado (si se usa azúcar, clara de huevo y gelatina, la horneada dura hasta Reyes). En el blog Divino Macaron pueden encontrar recetas fáciles de hacer.

También hay un guiño al bicentenario con un moño celeste y blanco, y Olivier usó figuritas de brillantes pegadas a palitos de brochet para que su infancia asome entre el follaje. Si no encontramos nuestra antigua colección, Tintha propone etiquetas con cinta y figuritas a $136 cada caja.

Martín Molteni de Puratierra
Nombre del árbol: “Árbol precolombino”

El territorio americano sin fronteras se despliega en un árbol que simboliza la amistad y la paz. M olteni utilizó materiales accesibles, como sacos de arpillera, yute, lanas y tejidos, para representar el espíritu rústico de la cultura precolombina, tan rica en texturas y colores.

Con fotos de gran tamaño, puso en el árbol productos y paisajes de varias regiones. Recurrir a la fotografía para retratar a las personas que queremos o aquellas cosas que nos gustan es una idea fácil de implementar para personalizar el árbol, que además permite jugar con los colores, el sepia o imágenes en blanco y negro.

Molteni acudió a telas de trama grande para envolver flores y especias aromáticas para que el árbol tuviera perfume. Se puede usar vainilla, cardamomo, canela o lavanda, entre otras. El chef también recordó la vieja usanza de pinchar naranjas con clavo de olor y colgarlas por la casa, otra forma de aportar un rico aroma a las Fiestas.

Darío Gualtieri de La Colección, Museo Fortabat
Nombre del árbol: “Árbol de la Vida”.

El pintor Joan Miró, el escultor Alexander Calder y el compositor Gustav Holst fueron fuente de inspiración para el árbol de Gualtieri, realizador en colaboración con las artistas plásticas Liz Álvarez y Claudia Dufau.

Este chef le escapó a la comida y se volcó de lleno al arte para llevar a cabo la misión, movilizado por la necesidad de encontrar equilibrio en el espacio y en los contrastes. Lo orgánico está dado por el árbol y lo inorgánico está representado por la instalación de PCV en los colores de Miró. El contraste en el color y la ubicación de los objetos resulta en un árbol dinámico que encuentra su propio equilibrio.

Esta máxima expresión lograda con lo mínimo se puede reinterpretar en casa con materiales más cotidianos, como papel reciclado, madera y botellas reutilizadas pintadas con acuarelas. También se pueden emular los pinchos de PCV con papel pintado con plasticola de color que, antes de secarse, otorga flexibilidad para que cobre la forma deseada en frío. El resultado es un objeto colorido de gran brillo, fácil de insertar por un alambre de aluminio que actúe como base de fijación en el árbol.

Soledad Nardelli de Chila Buenos Aires Cuisine
Nombre del árbol: “La alegría que alimenta el alma”

Lo primero que se le ocurrió a la Jefa de Cocina de Chila fue la palabra alegría y, con ese estado a cuestas, convocó a sus amigas diseñadoras Carla Mauri y Connie Franchini para crear un árbol muy fresco, colorido y femenino.

El objeto que sí o sí tenía que estar era el plato. “Es donde cada cocinero apoya su trabajo”, explica Nardelli. Y para darle protagonismo creó una estructura de alambre donde cada plato de telgopor se fijó con ganchos de cortina. Esta puede ser una buena idea para implementar en casas que no comulgan con los arbolitos de plástico o no tienen buena iluminación para uno natural. La estructura de alambre puede recibir páginas de revistas, fotos familiares y cualquier otro objeto fácil de enganchar.

Nardelli sumó cintas de muchos colores, cubiertos plásticos a los que les hizo piecitos y manos con alambre, y estrellas de origami (el Almacén de Lou las ofrece desde $20).

Paula Méndez Carreras de Cocina Pura
Nombre del árbol: “Refugio de amor puro”

Las Navidades familiares cobran vida en el árbol de Méndez Carreras, quien recibió la colaboración de Florencia Lagos, Gustavo Godoy y de la joyera contemporánea Marina Massone para crearlo.

Basta ver los panes y las servilletas de encaje de su abuela para comprender que el paso del tiempo y los valores familiares están presentes en esta intervención. También se recurrió a servilletas de papel calado para darle volumen al árbol y afianzar su estilo femenino y sofisticado.

De su base cuelgan palabras positivas y valores escritos a mano en tubos enrulados, fáciles de repetir con papel madera y una tijera. El árbol se completa con varillas de cobre que lo engloban, afirmando la sensación de refugio que la chef quería lograr.

Jerome Mathe de Café des arts del Malba
Nombre del árbol: “Souvenirs d' enfance”

Mathe abrió el baúl de sus recuerdos y colmó el árbol de regalos y cuentos mágicos. Lo más simple llevado al extremo también se observa en los móviles de telgopor rodeados de confites de chocolate y otras coloridas golosinas. Este es un recurso sencillo que se puede hacer con los chicos, así como limpiar envases de postrecitos para pintarlos y colgarlos como campanitas de Navidad.

En el árbol de Mathe no faltan los chupetines y malvaviscos esparcidos por acá y allá, mezclándose manzanas y naranjas frescas y algodón para recrear una blanca Navidad.

¿Cuál es la propuesta que más te gustó? ¿Qué consejos podés sumar para armar el árbol de Navidad? .


Encontranos en Facebook ¡Ahora también estamos en Twitter! Seguinos en @EspacioLiving COMPARTILO

LAS
+
VISTAS