Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$40,90
 
 
espacioliving.com

Paso a paso: Cómo instalar un piso flotante

Son una buena alternativa para aislar el hogar de los ruidos y del frío. Acá te contamos qué tenés que saber sobre esta propuesta

Deben su nombre a su forma de colocación que tiene la particularidad de no ir adheridos a la superficie de apoyo. Ello, sumado a su poco espesor, convierte a estos pisos en prácticos y aptos para usos múltiples.

Su composición es un tablero de alta densidad, HDF por sus siglas en inglés, (High Density Fiberboard) que está recubierto en una de sus caras con una película decorativa prensada a alta temperatura protegida por una película transparente. Pueden tener 2 tipos de terminación:

1.- Los recubiertos con películas decorativas impregnadas con resinas, cuyos diseños simulan la textura y veta de distintas variantes de madera.

2.- Los recubiertos con enchapado de madera natural, es decir, con pequeñas láminas obtenidas de la madera maciza.

 
Las tablas vienen machi hembreadas y si bien las medidas dependen de cada proveedor, a modo orientativo y en forma genérica tienen 20 cm de ancho x 130 cm de largo y 8 mm de espesor. Las tablas se fijan entre sí con adhesivo o con un sistema de encastre sin cola, que lo hace desmontable.

Lo ideal es apoyar las tablas sobre un manta de 2mm que ya viene con el film de polietileno incluido. La primera tiene una función de aislación acústica y la segunda hidrófuga. A pesar de esto, suelen transmitir el ruido propio de los pasos con tacos, por lo cual no son recomendables en lugares donde la buena acústica sea una premisa básica.

Debemos chequear que las tablas queden bien encastradas y unidas entre sí, y no olvidar dejar una junta de dilatación de 1,5 cm en el perímetro, contra las paredes del ambiente y cada tanto en el caso de grandes superficies. Esta separación quedará disimulada de la vista, debajo del respectivo zócalo o moldura que combina con el piso y está especialmente diseñado para este fin.

Se instalan rápido y puede hacerse sobre cualquier superficie lisa y nivelada. Puede ser tanto sobre una carpeta de cemento como sobre un piso de cerámicas o mosaicos existentes. No pueden colocarse sobre alfombra. Son de fácil limpieza y mantenimiento y gracias a su superficie lisa, no acumulan bacterias y son muy higiénicos y apropiados para personas alérgicas. El mercado ofrece gran variedad de marcas, texturas y colores.

No son recomendables para zonas húmedas, como baños o cocinas, porque de haber alguna inundación por perdida de agua, podrían dañarse. Se limpian con un trapo ligeramente húmedo, y con un simple aspirado. No se recomienda colocarlos sobre sistemas de losa radiante en base a resistencias eléctricas.

Encontrá más ideas para tu casa en el Room Finder. Si estás pensando en reformar tu casa, entrá al Direccionario de espacioLiving.com.

Arq. Daniela Villaverde
danielavillaverde@hotmail.com

Si estás buscando soluciones para tu casa, entrá a reDecorate y dejá tu consulta. Entre Gustavo y los lectores te vamos a dar una solución a tu medida.

Mirá estas otras notas relacionadas: Simple&Real: Cómo elegir el piso de la cocina | Pisos en deck de madera | Pisos: cómo cuidar cerámicos y porcelanato | Cómo colocar un piso de madera | De amplitud serena | Lo que ellos prefieren | Consejos para cuidar pisos de madera | Ruta de Compras: recorrido de materiales por Juan B Justo | Pisos en deck de madera.

LAS
+
VISTAS