Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$40,90
 
 
espacioliving.com

Qué tenés que saber antes de armar una parrilla

Dimensiones, materiales y ubicación: una guía para tener en cuenta al momento de poner manos a la obra; tomá nota

 

Al momento de construir una parrilla, primero debemos conocer las partes que la componen: la estructura de mampostería, el tiraje o conducto de evacuación de gases y el herraje o parrilla propiamente dicha.

La estructura debe realizarse con mampostería de ladrillos y una losa de hormigón ubicada a una altura de revestimiento terminado (unos 80 cm desde el nivel de piso). Las dimensiones de la boca de acceso dependerán del espacio disponible; a modo orientativo podemos estimar: 1.40 m de ancho por 80 cm de alto (es una medida razonable). En cuanto a la profundidad, lo ideal es de entre 70 y 80 cm de medidas finales terminadas.

La losa de hormigón debe recubrirse con ladrillos refractarios de 5 cm de espesor, colocados con su tierra refractaria correspondiente. Para lograr una buena terminación, podemos usar ladrillos redondeados en la parte del frente, especialmente diseñados para dar vista. En cuanto a las paredes del interior, hay que revestirlas con tejuelas refractarias de menor espesor. Este revestimiento asegura la conservación del calor.

La parrilla requiere una parte donde preparar el fuego, y otra para ubicar la comida. Es conveniente separar estos dos sectores para evitar el contacto de las cenizas con los comestibles. Para ello, se recomienda hacer una pared refractaria entre ambos sectores, suspendida unos 10 cm desde el nivel del piso de la parrilla. Así se asegura el traspaso de las brasas por debajo de ella, desde la zona de fuego a la zona de cocción.

El cuanto al herraje, en algunos casos lo hacen a medida, y puede ser de caño redondo, o perfil en V, esmaltado, en acero inoxidable o en hierro. En el caso del hierro, es menos higiénico que los anteriores, ya que es proclive a oxidarse y algunos microorganismos derivados de ello resisten las altas temperaturas.

Es imprescindible construir un buen tiraje para evacuación de gases y humos. Existe una relación entre la boca de la parrilla y las dimensiones del tiraje . Pueden ser con pulmón o con tiraje libre. Otro punto importante es la ventilación a los cuatro vientos que debe tener el conducto, es decir, que este último requiere de suficiente altura como para quedar por encima de paredes o techos cercanos.

Otra opción más simple es dejar la parrilla abierta, sin tiraje, tipo barbacoa. Si bien condiciona su uso a las inclemencias del tiempo, resulta práctica porque es más fácil de construir y más liviana (generalmente los balcones o terrazas de edificios no están preparados para recibir sobrecargas de construcciones agregadas)..

LAS
+
VISTAS