Revista Living Suscribite a Living y recibí tu tarjeta Club LA NACION
$40,90
 
 
espacioliving.com

Todo lo que hay que saber para tener un perro en casa

Tener un animal en tu hogar requiere de responsabilidad y un cuidado especial; aquí, algunos consejos útiles para que tengas en cuenta al momento de incorporar una mascota

 

Todos disfrutan de tener un perro desde cachorro, verlo crecer y jugar con él. Sin embargo, sumar un animal al hogar puede ser algo engorrosa si no se tienen en cuenta algunas cuestiones sobre su cuidado y etapas de crecimiento. LIVING te da algunos consejos útiles sobre el comportamiento de los perros dentro del hogar; tomá nota:

* Crecimiento: durante los primeros meses, cuando cambia los dientes, los muebles son una presa fácil de un cachorro. Para evitarlo, hay que satisfacer su necesidad de morder. Una forma simple es hacerlo jugar con ramas del jardín, juguetes o huesos esterilizados.

* Limpieza: al estar en el jardín (u otro espacio exterior), los perros se ensucian más. Debés tener presente que el animal va a pasear por todos los lugares de la casa que le permitas. Hay que educarlos desde chiquitos para que no se suban a las camas ni a los sillones, aunque todo depende de las costumbres de cada familia.

* Pelos: por mayor cuidado que tengamos, siempre quedarán pelos en la casa, sobre todo en época de muda. La solución para mantener todo impecable es aspirar con frecuencia muebles y alfombras, para eliminar pelos y pulgas, y cepillar al animal regularmente. Una manera de controlar esta situación es cortarles el pelo (cuando se trata de perros de pelo largo, claro).

* Educación: los animales desarrollan costumbres rutinarias. Por eso, es mejor educarlos desde chicos. Algunos expertos aconsejan que hay que fijarles un espacio desde el comienzo, ya sea fuera o dentro la casa. Es conveniente instruirlos con firmeza, pero sin agresividad, marcarle los límites del terreno y aquellos ambientes de la casa donde no pueden entrar.

* Seguridad: si el perro muestra los dientes, gruñe o se pone hostil, pueden ser señales de problemas para adaptarse a su nuevo entorno. Los animales no se vuelven agresivos de un día para otro. En ese caso, no dejes de hablar con un veterinario. Recordá que tener un animal en la casa implica una responsabilidad y que es esencial no aislarlo: al socializarlo evitás que se vuelva agresivo.

¿Tenés un perro en casa? ¿Cómo fue su adaptación? ¡Compartí tu experiencia!.

LAS
+
VISTAS